Lo privado es más eficaz… colegio Santa Illa embargado

1011

No es difícil entender la indignación de los padres de estos niños y adolescentes, pero sí es muy difícil entender que no supieran lo que significa “privado”. Puede que esto les deje claro que su ignorancia no les inmuniza de la realidad de un Sistema que no han entendido. Es bueno en cualquier caso que comprendan que en su caso hay mucha menor excusa que en otros supuestos similares en los que no hay alternativas; como en el caso de los depósitos de ahorro o en la solicitud de hipotecas o préstamos en la única banca existente; la privada. Algunas de las declaraciones que se pueden leer en este artículo son sorprendentes por lo sintomáticas e inocentes.

Por cierto, no se ha detenido el embargo. Hoy los operarios han acabado de vaciar las aulas.

———-

El Colegio de Santa Illa de Madrid, embargado en mitad de clase

Madrid.- Los operarios de la Seguridad Social embargaron los materiales del colegio privado Santa Illa de Madrid ante la estupefacta mirada de alumnos y profesores. A las diez de la mañana, los operarios entraron y se llevaron los pupitres, los ordenadores y hasta las tizas, sin atender al llanto de los más pequeños y de algunos de los profesores.

El embargo había sido comunicado la noche anterior por fax y la secretaria y la policía judicial acudieron a la cita con puntualidad. El centro tiene 167 alumnos matriculados, con edades comprendidas entre los tres y los 17 años. Según informó el dueño del colegio a los padres de los estudiantes, el centro debe 992.000 euros a la Seguridad Social desde 1993.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ordenó parar el expediente de embargo hasta que finalice el curso, como se lo comunicó a la consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar. La consejería de Educación ya había previsto recolocar a los alumnos en varios centros bilingües de la zona, aunque ahora podrán permanecer en el centro hasta el fin de curso.

Ni padres ni docentes estaban al tanto de la situación económica del centro. Muchos se enteraron tras ser avisados por la secretaría de que debían recoger a sus hijos antes del mediodía y se sucedieron escenas de histeria y nerviosismo. “Nos dijeron que teníamos que recoger a nuestros hijos por un fallo administrativo”, comentó el padre de una de las alumnas. A los que tuvieron que quedarse, se les permitió permanecer en el comedor, aunque quedaron advertidos de que volverían para llevarse la cocina.

Uno de los profesores del centro, Jon Scott, aseguró a ‘ABC’ que la dirección del colegio trató de aplazar el embargo hasta el sábado, pero las autoridades judiciales se negaron. “Yo estaba dando clases de inglés a niños de 4º de primaria cuando han llegado al aula. Les han indicado que sacaran de las cajoneras todos sus libros y que los amontonaran en una esquina. Los niños no entendían nada, ha sido una experiencia muy traumática”.

Precisamente, a los más pequeños se les dijo que “los Reyes Magos les iban a traer muebles nuevos”. Sin embargo, algunos de los mayores, conscientes de lo que estaba ocurriendo, llegaron a encararse con algunos de los operarios. Algunos padres aseguraron que estos hicieron comentarios despectivos como: “Pijos, ahora vais a saber lo que es estudiar en un colegio público”.

Los padres ahora estudian emprender acciones legales contra la Seguridad Social. “Se han vulnerado los derechos de los alumnos y de los padres de este colegio. No se puede tolerar que porque exista una deuda de una empresa privada con la administración se aplique un embargo salvaje que imparte educación obligatoria. Han levantando a nuestros hijos de sus sillas en plena clase y sin ningún tipo de escrúpulos. No les ha importado ver llorar a niños que no tenían que haber sido testigos de esta ‘animalada’”, afirmaba furiosa Lola Izquierdo, una de las madres.

Según Izquierdo, “entre otra serie de barbaridades, se han violado con toda seguridad la protección de datos de nuestros hijos y del propio colegio”. “Se ha llevado ordenadores y discos duros en los que se guarda información personal sobre nuestros hijos referentes a sus estudios o su salud. También todos nuestros números de cuentas bancarias”, aseguró.

Otra de las madres comentó: “Si querían dar un golpe de efecto lo han conseguido, pero lo han hecho atentando contra los intereses de los niños y sin importarles las consecuencias que podrían tener en su futuro próximo. Existen muchas formas de maltrato y esta es una de ellas”.

En la imagen, operarios de la Seguridad Social se llevan una pizarra del colegio de Santa Illa (Foto: Cuatro)

Fuente: http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/536343/el-colegio-de-santa-illa-de-madrid-embargado-en-mitad-de-clase

Comenta. Lo importante es tu opinión.