Publicado el: Lun, mar 19th, 2012

La revolución de papel. ¿Quieres?

Paco Bello. Iniciativa Debate. 19/3/2012

Cometemos un inmenso error esperando una transformación social. Y hablo en primera persona cuando digo que hasta cierto punto también nos equivocamos volviendo una y otra vez a las mismas alternativas. Ya deberíamos haber asimilado la existencia de otros modelos absolutamente válidos. Pero nos empeñamos en no hacer frente al fondo de la cuestión… por donde pasa el capitalismo no crece la hierba.

Permacultura, ecoaldeas, energías alternativas, nuevos métodos de participación política, sostenibilidad, cooperativismo, regulación, moderación, socialismo democrático. ¿Y qué? Simplemente con algunas modificaciones estructurales y legales sería suficiente para mejorar de forma importante el estado del país, pero tampoco importa.

Somos algunos los que sabemos que otro mundo es posible y necesario. Somos conscientes de que sería mucho más justo, cómodo, y feliz que este. Pero parece que olvidamos que ese cambio hoy ya no depende de nosotros.

Si las opciones que se plantean tienen como objetivo actuar al margen del sistema, siempre hay que tener presente que no puedes pescar sin licencia, no puedes ocupar un terreno que no es tuyo, no puedes construir ni en lugares razonables y para vivienda habitual, incluso comprando un terreno. No puedes tener animales sin permiso, no puedes talar un árbol (aunque después plantes 100). Hay derechos de riego y no puedes vender tu excedente, No puedes fundar una cooperativa sin recursos, ni es tuya la decisión del tipo de energía a utilizar, ni tienes cauces vinculantes para proponer cambios, ni acceso a la gran difusión de propuestas (imprescindible para sumar el número de población necesaria para enfrentarse a la máquina del Estado). Está bien soñar, pero nuestros proyectos no pueden pasar de la marginalidad. Y no, tampoco es una opción la violencia, porque ese es precisamente su campo, y tienen toda la experiencia del mundo en él. De poco sirve igualmente levantar las manos o hacer una huelga de un día, máxime cuando el que tiene trabajo, como ya no tiene derechos (y puede que ni medios), jamás lo arriesgará en una situación como la actual para sumarse a una huelga “de verdad”, a una huelga indefinida.

No hace falta volver a hablar de alternativas, o redescubrirlas. Están ahí. Hay muchas personas muy bien preparadas que le han dedicado todo el tiempo del mundo. Hay planes, bibliografía y documentación hasta en exceso. Más allá de esto, los mismos que han impuesto el sistema, sabrían hacerlo incluso mejor que nosotros, y mucho más rápido. No caigamos en la cómoda tentación de infravalorarlos. De hecho nos conformaríamos (y sería casi inamovible) con un mundo en el que se cubrieran nuestras necesidades básicas, aunque mantuviera la existencia de clases, siempre que no estuvieran tan acentuadas, e incluso así. En el que la justicia no fuera justa pero se guardaran las formas. En la que pareciera que contamos como algo más que objetos, aunque en el fondo siguiera la cosificación. Pero ya no les importa la amenaza de unos pocos, porque no somos realmente ninguna amenaza.

El panorama político es deprimente. Los partidos hegemónicos copan todos los ámbitos del poder expreso. El poder fáctico, mucho más poderoso, sigue en manos de los mismos de siempre; el capital, el ejército y la Iglesia. El que se mueve no sale en la foto.

Queda un solo partido que pudiera suavizar (que no arreglar) la situación. Pero ni IU está libre de los mismos defectos y servilismos que afectan a los demás partidos. Ya dijo Julio Anguita en una ocasión, que si él hubiese llegado a Presidente, su libertad de acción hubiera sido similar a la de los otros (matizó que ahora sí conoce los cauces para hacerlo bien, pero es tarde ya). De todas formas, si de verdad hubiera dignidad, IU debería haber salido del Congreso indefinidamente, y no marear con propuestas que saben perfectamente que van a ser rechazadas. Se les puede reprochar también que no monten paradas en la calle de todas las ciudades para informar continuamente, que no aprovechen e impliquen a esa masa social de afiliados para influir (con argumentos) y delegar tareas, o que no hayan propuesto crear medios de comunicación, ya sea prensa, radio o televisión. También que no sean mucho más contundentes en sus declaraciones, o que tampoco denuncien por vía judicial los muchos delitos que se están cometiendo. Pese a todo, son el tuerto en el país de los ciegos (y hasta tendrían buena visión si se lavaran la arena del ojo afectado).

De esta no saldremos por la vía política, ni con buenos actos, movilizaciones o palabras.

Un sistema como el actual no es posible derrocarlo ni modificarlo con actividades ingeniosas que ni le rascan la piel. Y no tenemos capacidad para que algunas de las propuestas que hacemos y que campan por el ambiente “indignado”, tengan algún éxito importante. La insumisión fiscal nos haría más daño a nosotros que a ellos, y además los que puedan hacerla no están excesivamente afectados por la crisis (o no tendrían posibilidad de secundarla), y difícilmente arriesgarían hasta ese límite. La retirada de efectivo en masa parece una broma cuando conoces los entresijos de la economía actual, y en cualquier caso, peca del mismo problema; el grado de seguimiento sin difusión de envergadura sería mínimo, e incluso con ella, las inversiones no se retirarían, y son el grueso del dinero no circulante. Las manifestaciones pacíficas, las cooperativas, el trueque, y todo lo demás ya he comentado que más allá de pequeños colectivos no funcionará en la parte del Estado sin formación política. Son muchas las razones por las que no lo hace o haría a medio plazo; desde las citadas cuestiones culturales hasta las coyunturales. En cualquier caso, si tuviera éxito, usarían los medios necesarios para abortarlo.

Esto no quiere decir que haya que parar, ni mucho menos. Lo ideal sería que se intensificaran las protestas, y seguro que será así. Pero no podemos esperar milagros inmediatos. Lo malo es que hay quien se está quedando sin tiempo, y quien sufrirá pronto las consecuencias de la inacción. Lo malo es que el pozo cada día es más profundo, y puede que el día que se den las condiciones para intentar salir, quede la salida fuera de nuestro alcance.

Nos guste o no, esto es lo que hay.

Vuelvo al principio. No esperemos una gran revolución consciente de las masas. Siendo optimistas, seguro que no somos más de un millón de personas las que estamos dispuestas a hacer algún esfuerzo. Esta está siendo y será una lucha desigual.

No podemos combatir contra el aparato mediático y de formación del poder, por mucho empeño que pongamos. No se adquiere el conocimiento imprescindible para librarse del yugo condicionante de la noche a la mañana, y por otra parte, es muy difícil adquirirlo con esfuerzo; debe existir una inquietud previa, lo demás viene solo. Por tanto, no podemos esperar una rebelión de la consciencia.

Pero no tenemos por qué jugar limpio contra un oponente sucio. Si queremos crear las condiciones para el cambio pronto, sí tenemos capacidad para hacerlo.

Todo el sistema se apoya en la legitimidad que les confiere la participación electoral. Sin ella no son nada. No podemos luchar contra sus medios de adoctrinamiento con sus propias armas, pero tenemos algunas mucho más poderosas. No podemos convencer con argumentos a los desconocidos, y en muchos casos ni a los conocidos. Pero podemos saltarnos uno de los tabús impuestos.

Como media todos tenemos acceso a 10 allegados. Puede que ellos no sepan el daño que hacen manteniendo el actual modelo bipartidista, pero vosotros sí, y como os afecta directamente su comportamiento, esto pasa a ser algo personal.

Se puede ser sutil, desenfadado o directo, pero debéis convencerlos para que no voten PP-PSOE, o si no ven alternativa, que no voten o voten nulo. Hay que mojarse. Y si hace falta apelar al cariño o el sentimentalismo habrá que hacerlo. Contra esto el establishment no puede nada, es el arma más poderosa.

Padres, madres, abuelos, hijos, nietos, tíos, cuñados, amigos. Con cada uno se puede afrontar el asunto de manera diferente. Y si es necesario ponerse serio, habrá que hacerlo. Aunque en la mayoría de los casos será muy sencillo.

Si lográsemos que la participación quedara restringida a un 35-40% (y no al casi 70% constante), muchos se iban a quitar las caretas. Pronto habría repetición de elecciones, y el bombardeo de amenazas mediáticas con perder la democracia sería tremendo. No tendríamos por qué preocuparnos. No se pueden permitir perder la legitimidad. Casi por arte de magia surgiría una alternativa con un programa que satisficiera a esas mayorías descontentas, pues ellos saben mejor que nosotros lo que queremos. Ese sería el momento de decidir si íbamos más adelante, o aceptábamos la mejora.

Falta solo saber si queremos de verdad un cambio para antes de dos generaciones. Pasa por nuestras manos, tan solo con una mínima implicación y poniendo en valor nuestro mejor recurso.

Podemos empezar por Andalucía y Asturias.

La revolución deberá ser de papel. Si no tienes otro remedio, míralos fijamente y con sinceridad. Si me quieres, si te importo; no les votes. Tienes razones de sobra para hacerlo.

Una última reflexión. Si no somos capaces de algo tan simple, ¿cómo nos vamos a atrever a soñar con otras complejidades?

Mostrando 40 Comentarios
Tu opinión
  1. David Sempau dice:

    NiNeu, acabo de leer una frase de Jiddu Krishnamurti que te reconfortará: “No es saludable estar adaptado a una sociedad profundamente enferma.”

    ¡Un abrazo para tod@s!

    (0/5)0

  2. montejb dice:

    ¡¡Que así sea!! Jero, Paco, Harta, Fernando 2º, MaríaDinamita, Javier, Lamareenoire, David, y a todos los demás amigos, aquí y en todos los lugares en donde se encuentren. Hagamos una ola el próximo 26, “Día contra la esclavitud”. Al anochecer apaguemos las luces y encendamos velas hasta el amanecer.

    (0/5)0

  3. David Sempau dice:

    JAVIER dice:
    “los conservadores son menos pero hacen todos lo mismo, sin pensar, y así gobiernan. Los progresistas son muchos más pero piensan demasiado y entre que se aclaran y no se aclaran, se quedan en la cuneta.”

    Perfecta radiografía de la eterna disparidad. En azul prietas las filas, firme el ademán, desfilando al paso. En gama de rosas y rojos, gallinero revuelto con demasiados gallos, cada cual cacareando su propio discurso. El resultado a la vista está.

    PACO dice:
    “seguimos buscando desesperadamente una salida posible en lo imposible”

    Has dado en el clavo, Paco. Ya lo dijo Einstein: “No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.” y “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.” El reto está pues en la aventura hacia lo nuevo, en lo que está por inventar y descubrir, en lugar de perder el tiempo y las fuerzas dando vueltas en redondo. Para mí, dar vueltas en redondo es seguir participando en la comedia electoral, yendo a votar cada cuatro añitos para que nada cambie más allá de la consabida alternancia.

    ¡Un abrazo para tod@s!

    (0/5)0

    • Paco Bello dice:

      Sabes que no veremos ni el apoyo al único partido presunta y parcialmente decente que no ha gobernado, ni la abstención masiva. Pero supongamos que tenemos capacidad para condicionar esa acción. Pensemos también en las consecuencias parcialmente imprevisibles de una abstención masiva… ¿Por qué sería la abstención y no el voto a IU la opción?

      Conste que es por conocer tu opinión, porque no nos jugamos nada.

      Un abrazo, David.

      (0/5)0

      • Permitid que me meta por en medio un segundo. Paco, no te conozco cuanto desearía así que no lo sé, pero en los últimos comentarios y artículos te noto especialmente derrotista. Y perdoname la osadía.

        Yo esos accesos también los tengo, porque realmente parece imposible meterle mano a este bicho, pero… esta web es un altavoz, ¿no? Es decir, hay mucha gente aquí, hasta donde yo sé. Que no es “masa”, pero es gente.
        Y si no entendí mal el leitmotiv del sitio, esta web es más que una colección de artículos buenos, es más cercano a un foro de debate guiado, por así decirlo. Colgáis artículos, “proponéis” unos temas, y la gente debate.
        Y lo hace, yo aprendo la hostia, y lo que más interesante me parece es que, por lo que veo, aquí entra gente de todas las edades y todas las filias y fobias políticas (bueno, tirando pal rojillo jajaja).

        Así que, considerando que la “revolución”, si estalla, estallará sola, no tenemos mucho más que hacer durante los próximos años. Si Rajoy no acaba la legislatura (que no lo veo yo muy claro) tampoco tenemos que preocuparnos, porque será todo un descontrol social. Y si la acaba, eso significa que tenemos tres años y pico para pensar, debatir, y analizar las opciones políticas reales. Antes escribí una chorrada sobre una tabla comparativa, pero a lo mejor no es tan tonto hacer un estudio de opciones democráticas viables. En serio. ¿Por qué no analizar pros y contras de abstención o determinados partidos? ¿Por qué no colgarlo, debatirlo, modificarlo, ampliarlo, y finalmente valorar la mejor opción? ¿Tan imposible sería que nos pusiéramos de acuerdo en un punto, y luego ese punto lo defendieramos? Un punto marrón, por así decirlo. En realidad, es muy simbólico.

        Así que decidido ese punto, esa opción preferente, se pone uno a hacer proselitismo. Y a ver hasta dónde llegamos. Tampoco hay que dejarse vencer, si algo tenemos ahora, es tiempo. Lo que pasa es que quisiéramos no tenerlo, y hacer algo YA.

        Un saludazo, amigos!

        (0/5)0

      • David Sempau dice:

        Ya lo he repetido ad nauseam y no quisiera hacerme pesado. Votar a CUALQUIER partido significa aceptar el juego y sus reglas, ambos corrompidos hasta la médula en mi opinión. Abstenerse significa decir alto y claro “Hasta aquí hemos llegado, conmigo no contáis más”. En otras palabras y parafraseando a los opositores a la agresión a Irak, “No con mi voto”.

        ¡Un abrazo para tod@s!

        (0/5)0

      • NiNeu dice:

        Para responder a esa pregunta me remontaria a una conferencia de Julio Anguita que pusisteis en el otro blog de Iniciativa Debate hace un tiempo….decia que si el estuviera ahora de presidente no tendria otra opcion que tomar las mismas medidas que esta llevando acabo Rajoy….
        En mi opinion, creer que el sistema capitalista se puede cambiar estando dentro, esto es, aceptando sus reglas, jugando a su juego (valga la redundancia) es una derrota anunciada.
        Imaginemos otras opciones y empecemos a caminar hacia ellas….siempre lo digo, Reforma o Revolucion? de Rosa Luxemburgo, yo lo tengo claro, Revolucion sin duda, y vosotr@s?
        Un saludo

        (0/5)0

      • NiNeu dice:

        No me habia dado cuenta que haces referencia a esa conferencia de la que hablo, me he percatado al releer tu texto con mas calma, un saludo.

        (0/5)0

  4. ALEJANDRO dice:

    GALGOS O PODENCOS, SIEMPRE NOS COMERÁN. CONTRA MÁS LARGAS DIATRIBAS MENOS NOS LEEN. YO NO CONVENZO NI A MI MUJER DE HACER LA HUELGA Y MENOS A MI HIJO. LA CORRUPCIÓN Y SUS NOTICIAS TENDENCIOSAS A TODA PÁGINA HACEN TIRAR DE LA CADENA A TODOS LOS “HONRADOS SIN DIGNIDAD”.

    (0/5)0

  5. David Sempau dice:

    Bienvenido al club Paco. Lo primero que hace falta para resolver un problema es admitir que existe, y tu escrito me suena al grito desesperado del que tiene la necesidad de compartir esa desesperación, fruto de la constatación de la magnitud del reto y de los escasos recursos, tanto materiales como humanos, con que contamos.

    Cada vez que en este foro he propuesto la abstención me han llovido desde teorías hasta improperios, a pesar de lo cual sigo pensando que es uno de los pocos recursos individuales que nos quedan y que, por supuesto, practico. Y no se trata de decir que te gusta más tal o cual partido que todo lo demás, sino de dejar pública constancia del rechazo global a TODO el planteamiento electoral y político. Hice una única excepción en las pasadas municipales, donde me presenté sin éxito como cabeza de lista del único partido catalán realmente independentista. No lo hice porque de repente hubiese visto la luz y creyera en el sistema electoral y de partidos, sino porque era la única opción accesible para la defensa de mi tierra desde dentro del propio sistema. Sólo así puedo entender a quienes postulan el voto por IU, partido que (como bien dices) si tuviera un mínimo de coherencia abandonaría el Parlamento. Puede que no lo haga para tratar de luchar desde dentro del sistema o puede que, simplemente, sus diputad@s prefieran tragarse los sapos que haga falta y vivir del presupuesto del Estado, pensión posterior incluida.

    Repito pues una vez más desde este foro que una abstención masiva sería uno de los pocos revulsivos que se me ocurren. Dicho lo cual añado enseguida que no creo que se vaya a producir nunca porque, simplemente, la gran masa sigue tan aborregada como siempre, y me temo que así seguirá por los siglos de los siglos, amén. Tendremos pues que dar la razón a los sabios que dicen cosas como:

    “La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida, por la elección hecha merced a una mayoría incompetente.” George Bernand SHAW

    “La democracia es como una partida trucada. Antes de ir a votar los imbéciles ya han vencido porque son mayoría.” Pino APRILE

    ¡Un abrazo para tod@s!

    (0/5)0

    • Joer, estos días estais sembrados todos entre artículos y comentarios, la de tiempo que me quita esta web!!

      El caso es que seguimos exactamente en el mismo punto que en las últimas elecciones, y en las locales y autonómicas anteriores. Los “conservadores” solo tienen una opción, el PP, sin argumento alguno más que gobernar “como Dios manda”. Los “progresistas” tienen mil opciones, argumentadas todas ellas.

      Los hay que votan al PSOE porque dicen que, puesto que son varios millones, es el auténtico voto útil.
      Los hay que votan a IU porque asumen que el PSOE es un ful del Estambul y es la única opción medio-decente con posibilidades de rascar diputados.
      Los hay que tiran de minoritarios, Equos, etc, porque les parecen políticamente más puros.
      Los que tienen otra patria de la que sentirse parte, tiran a partidos independentistas para poder escapar de esta locura de país llamado España.
      Y los que entienden que el problema es más sistémico que partidista, proponen abstención masiva, borrón y cuenta nueva.

      Resultado: los conservadores son menos pero hacen todos lo mismo, sin pensar, y así gobiernan.
      Los progresistas son muchos más pero piensan demasiado y entre que se aclaran y no se aclaran, se quedan en la cuneta.

      ¡Qué difícil es ser de izquierdas! ¡Qué locura serlo en este país!

      Oye, en serio, ¿por qué no preparamos una especie de Tabla del Voto Útil? No es una coña. Sería idear un sistema de puntuación (un poco consensuado, pero tampoco demasiado, porque si nos ponemos a debatir durante siglos nos lo pasaremos muy bien pero no lo tendremos listo cuando llegue el 2015) y argumentar todas y cada una de las opciones políticas con sus pros y sus contras, muy trabajado. Les damos puntos y vemos quién gana, y hacemos campaña a partir de ahí, a favor de IU, de la abstención, o del Partido Pirata.

      Macho, es que si no no acabaremos nunca!!!

      (0/5)0

      • Harta dice:

        Ja,ja,ja, me encanta. Tienes toda la razón, Javier.
        Me parece una buena idea. Pero tendremos que hacer mucha pedagogía o de poco nos va a servir ponernos de acuerdo entre nosotros.
        Además, tu sentido del humor alegra la vida.
        Un saludo afectuoso.

        (0/5)0

      • ALEJANDRO dice:

        la izquierda está dividida y la tabla de principios sería una excelente opción, invitemos a los partidos y sindicatos a realizarla a ver que ocurre???.

        (0/5)0

    • BRAULIO dice:

      Desde luego, sería una fórmula maravillosa (la abstención o voto en blanco) para dar donde más les duele a los partidos, sobre todo a los partidos mayoritarios, pero ¿cómo se consigue eso?: Intentar una abstención o voto en blanco del 60, 70, 80%, con una masa aborregada, como tú dices, que parecen los testigos de Jeová, todos a una con el profeta, empresa harto difícil, pienso.
      Me queda la curiosidad de saber el número de seguidores de este blog, con los que comparto anhelos y utopías.
      Un abrazo y mi respeto

      (0/5)0

    • BRAULIO dice:

      Desde luego, sería una fórmula maravillosa (la abstención o voto en blanco) para dar donde más les duele a los partidos, sobre todo a los partidos mayoritarios, pero ¿cómo se consigue eso?: Intentar una abstención o voto en blanco del 60, 70, 80%, con una masa aborregada, como tú dices, que parecen los testigos de Jeová, todos a una con el profeta, empresa harto difícil, pienso.
      Me queda la curiosidad de saber el número de seguidores de este blog, con los que comparto anhelos y utopías.
      Un abrazo y mi respeto
      (Un atrevido comentario a David Sempau, que fue colocado en lugar equivocado.)

      (0/5)0

  6. Harta dice:

    Bueno Paco, creo que te entiendo. No lo tienes claro, al igual que la mayoría de todos nosotros, y me alegra que sea así, porque pienso que lo mejor es darle al tarro hasta que encontremos la solución si es que la hay. Estoy de acuerdo en que no podemos pretender descubrir ahora la sopa de ajo, puesto que antes que nosotros ya lo han hecho gente muy preparada y además creo que aún hay quien se dedica a la política por vocación (llamadme ilusa). Yo, al igual que Fernando, estoy en contra de la abstención, aunque esoy convencida de que hay que cambiar el sistema electoral. Si no ejercemos el derecho al voto, ¿qué nos queda? ¿el derecho a patalear? éste afortunadamente aún lo tenemos. Por ahora y mientras no se nos ocurra algo, creo que lo mejor es hacer pedagogía e intentar que no se vote a los dos partidos mayoritarios, o por lo menos no al PP, como dice María. Yo también me pongo enferma sólo de verlos u oírlos. Cambio de emisora o cadena de TV al momento, me producen auténtico repelús, algo visceral. Apuesto por el voto a IU, como ya he dicho otras veces. Es el único partido con posibilidades que me da confianza, hay otros que me gustan, como Equo, pero creo que el voto sería muy utópico. Claro que también IU puede salirnos rana, pero hay que arriesgar, no? por lo menos votaríamos con sentido crítico, no con las anteojeras que llevan los votantes del PP. Me gusta que no apuestes por la violencia y también pienso que debemos hacer lo que tenemos a nuestro alcance, empezando por lo más simple, votar, y protestar todo lo que podamos. Creo que si tiene que haber una revolución social, ésta se dará por su propio peso en el caso de que no se puedan aguantar los cuatro años que nos quedan por delante. Mientras, a seguir escribiendo, protestando y apoyando a todo el que lo esté pasando mal. Poco a poco iremos siendo más. Me encanta que en tus escritos te manifiestes como si estuvieras pensando en voz alta, me siento identificada con tus dudas y pequeñas contradicciones, lo cual nos hace a todos más humanos.
    Un saludo cariñoso a todos, comparto vuestras dudas, ideas, propuestas, me ayuda mucho poder compartir mis pensamientos con todos vosotros.

    (0/5)0

    • Paco Bello dice:

      Y tanto que no lo tengo claro. Pero ¿es que es posible hacerlo?

      En cualquier caso, sí hay algo que tengo claro. El sistema está podrido, y tenemos tanta confusión que pese a ello seguimos buscando desesperadamente una salida posible en lo imposible.

      Si en las elecciones andaluzas la proporción de voto PPSOE sigue estable, me uniré definitivamente al club de David. Al menos, si algún día la abstención fuera realmente alta, ya no podrían decir con esa seguridad de la que siempre hacen gala “los españoles nos han dado su confianza”.

      Es un sueño, pero me gustaría ver algún día a todos los partidos minoritarios retirarse de las elecciones, y pedir la abstención. Argumentando la desigualdad manifiesta que existe en la difusión de ideas, y cuota de pantalla. ¿Cómo es posible que sigan jugando en una partida que saben amañada? ¿Cómo se puede permitir que en nuevas elecciones se parta con una infinita ventaja a los que ostentan el poder?

      En fin, que sí tengo muchas dudas, pero también alguna firme certeza. Una de ellas es que hasta que no nos perdamos el miedo, de esta no saldremos.

      (0/5)0

      • Jerónimo dice:

        Paco: si yo tengo miedo el problema es mío, si consigo que ellos tengan ese miedo mío, el problema es de ellos.

        Es posible que sea lo único que podemos hacer ahora. Aprendamos a esperar, no es mal arma, créeme.

        Un chiste:

        Son las cuatro de la madrugada. Una pareja está durmiendo y ella observa que Pepe está con pesadillas y muy agitado, absolutamente alterado.
        Pepe.. ¿Qué te pasa?
        Que Mañana le tengo que ingresar a Jaime 5.000 € y no los tengo.
        Dame el teléfono de Jaime.
        Oye Jaime, soy la mujer de Pepe, perdona la hora. Pepe no podrá ingresarte mañana los 5.000 €.
        Pepe duerme como un lirón a partir de ese momento.
        Jaime no pega ojo…

        Próxima meta: conseguir que la pelota esté en su campo, ya nos plantearemos cuando nos sea posible ganar el partido.

        ¿Cómo generarles preocupación…? Ya estamos en la página adecuada y nos reconocemos como cómplices.

        Felices sueños a todos, dormid tranquilos, éste es el camino. Jero.

        (0/5)0

  7. Fernando 2º dice:

    Esta vez sí me has mareado, querido Paco. Siempre me ha gustado mucho tu forma de escribir por tu claridad y concisión, pero hoy, debo reconocerlo, no te entiendo. No se si predicas la abstención o la participación. En tu frase “Si lográsemos que la participación quedara restringida a un 35-40% (y no al casi 70% constante), muchos se iban a quitar las caretas” está claro que sí, abstención, pero después en las contestaciones a l@s compañer@s, no queda tan claro. En todo caso yo tengo que dar mi opinión: Yo estoy totalmente en contra de la abstención. Mi modesta argumentación: Para conseguir ese 60 % de abstención tendríamos que empezar por convencernos a nosotros mismos, (Yo estoy en contra y como yo puede que hayan muchos), después, todos juntos deberíamos convencer al resto. Si no somos capaces de conseguir que la gente no vote al PPSOE, ¿Cómo vamos a conseguir que se abstengan? La gente se abstiene o bien por pasotismo o por una muy elevada concienciación. ¿Cuántas elecciones no habrían de pasar hasta conseguir ese 60 %?, ¿Lo conseguiríamos alguna vez? Y mientras tanto, ellos frotándose las manos. Y después, si se consigue, NO PASA NADA, como dice José Mota. Ellos siguen gobernando como grandes triunfadores. No seamos ilusos. En muchos países de Sudamerica u otros continentes se “consigue” una abstención del 60 % o más y NO PASA NADA. Vuelvo a repetir la fórmula que me parece mas acertada y que creo que viene del 15M, por lo menos fue ahí donde yo la vi por primera vez; votar a la izquierda del PPSOE, cada cual a su grupo favorito. Pienso que en este momento IU es lo mas conveniente, a pesar de todo. A mi me gustaría votar a un partido en el que el máximo interés estuviera en modificar la Constitución. Esto es lo mas urgente. Una nueva constitución mas participativa, con mas facilidad para convocar referendums vinculantes para los temas mas importantes para el pueblo, con una ley electoral mas justa, con posibilidad de recusar a los dirigentes y por supuesto con la elección de nuestro Jefe de Estado.

    “De hecho nos conformaríamos (y sería casi inamovible) con un mundo en el que se cubrieran nuestras necesidades básicas, aunque mantuviera la existencia de clases, siempre que no estuvieran tan acentuadas, e incluso así. En el que la justicia no fuera justa pero se guardaran las formas. En la que pareciera que contamos como algo más que objetos, aunque en el fondo siguiera la cosificación.”
    Esta frase sí que me parece exacta. Y la situación que encarna peligrosisima. De hecho es lo que nos ha pasado en los últimos 15 o 20 años. Pero parece que el sueño ha pasado y no debemos desperdiciar el despertar de la gente. Creo que el momento ha llegado o está llegando.

    “Un sistema como el actual no es posible derrocarlo ni modificarlo con actividades ingeniosas que ni le rascan la piel.”
    Perdona, pero en esta frase y su continuación noto un pesimismo, un negativismo que me asusta. (Perdona, no se como me atrevo a hablarte así). Pero, ¡Es que tú eres nuestro lider, no puedes fallar! (O quizá sea que no te comprendo). (Es posible, en realidad yo no tengo cultura y puede que se me escape alguna sutileza). Por eso me gusta cuando escribes y te entiendo.

    Sigo.
    Yo no puedo conformarme con la idea de que no hay nada que hacer, de que ellos ya lo tienen todo previsto y todo es inútil. Quizá no sea eso lo quieres decir pero esa sensación me ha dado a mi. Pienso que cualquier forma de lucha es buena y necesaria siempre que unas formas de lucha no se interfieran con otras, desde estampar una firma, asistir a una manifestación, participar
    en una huelga (aunque solo sea una) etc. La revolución no viene de golpe. Viene después de muchas luchas pequeñas en el momento que nadie (o por lo menos “ellos”) se la espera.

    Bueno, voy a terminar. Perdonar la extensión y perdonar sobre todo mi descaro de hablar como si fuera “alguien”. Como si supiera algo de algo.

    Un saludo a tod@s

    POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, YA

    Fernando 2º

    (0/5)0

    • Paco Bello dice:

      Empiezo por el final. Me encanta la buena gente, y he aprendido a sentirme cómodo desde el primer momento con solo un primer vistazo a mi interlocutor. Creo que la mayoría somos dignos de confianza y aprecio. Pero sé que hay algo que nos ata a a la sinrazón y que solo se podrá romper si confiamos más en el sentimiento que en los argumentos (lo ideal sería un 50% de cada). Con este texto solo quería hacer patente que no sabremos liberarnos de nuestros complejos hasta que no nos aceptemos, seamos de verdad nosotros mismos, y sepamos no guardar las distancias. Sé que he sido demasiado críptico, discúlpame.

      La idea no es tanto voto a minoritarios o abstención, sino “nivel de compromiso”. Si tanto nos importa cambiar el sistema, y somos conscientes de que la verdadera ruptura pasa por las urnas, por qué íbamos a desestimar una idea tan básica como “pedir” a nuestros seres queridos que participasen apoyando a los que quieren igualdad, o en último término a ninguno…

      Mi opción primaria es (y ha sido) voto a IU, pero dejando claro que están perfectamente integrados en un sistema podrido, y eso no es una buena carta de presentación.

      Como sé que es mucho más complejo pedir el voto que pedir la abstención, he creído conveniente mencionarlo como opción válida para el que no comparta la idoneidad de la apuesta propuesta.

      Si ves desánimo es porque realmente lo hay, y mucho. No tenemos demasiado tiempo para encontrarnos un modelo irreversible. Y evidentemente no hay disposición para el cambio.

      Fernando, amigo, no tengo alma de líder. Otra cosa muy distinta es participar o sumarme a cualquier acción propuesta, o ayudar a cualquiera que lo solicite, pues ya te digo que cada día me gusta más la gente. Pero líder… a veces ni de mí mismo.

      Un abrazo.

      (0/5)0

    • alejandro dice:

      estoy de acuerdo contigo, fernando 2º, llevamos siglos pidiendo por mas justicia, paz, etc. y cuando parece que lo vas consiguiendo, te atizan como a los conejos. Una nueva Constitución que contemple todo lo que dices sería el mas enorme avance conseguido en dos siglos. Mientras, ser como el agua, que con el tiempo todo lo transforma.

      (0/5)0

  8. Como es bien sabido, tenemos a los peperos asentados en el poder con la obtención del 30% de los sufragios de la población con derecho a voto. Esto quiere decir que el 40% restante o bien han votado a otros partidos de lo más variopinto (PSOE, IU, EQUO…) y el otro 30% se han quedado en casa por diversas razones y supongo que mayormente, por la desconfianza que les provocaba votar a cualquier partido político, porque la política cada vez más actúa en contra del pueblo al que representa.
    Con este panorama me quedo que pueda haber al menos un 10% de los votantes del PP que le han votado inconscientemente, por no votar al PSOE, vaya!! por el giro a la derecha especialmente en el último mandato. Este grupito del 10% debería haberse quedado en casa para evitar el resultado que hoy sufrimos, y forman parte de los rápidamente arrepentidos de haberles votado (al menos eso es lo que constato en mi entorno).
    En definitiva, que siempre habrá un 20% íntegramente de derechas y que no se perderían unas votaciones a no ser que les diesen todo el oro del mundo, jeje… ¿Qué nos queda al 80% restante?.
    En mi humilde opinión, ir a votar sería lo más justo. Eso sí… ni a PSOE ni a PP, claro está. ¿De qué nos sirve la abstención?. A los peperos les da igual que el índice de participación sea del 30%, el 20% de esos 30% serán suyos y lo importante es el poder, independientemente de si representan o no a la mayoría de la población. Pero si ahora tampoco la representan!!!.
    La ley electoral no establece un mínimo de participación para poder declarar nulas unas elecciones. Por lo tanto, lo que nos queda es votar en masa a IU y otros partidos minoritarios y quién sabe… quizás obre el milagro. Mientras no surja una alternativa al PPSOE estamos perdidos porque mientras estén en la poltrona no van a cambiar el sistema electoral. Si IU consiguiese un número representativo de escaños y algunos partidos minoritarios fuesen despuntando con 1-2 escaños se podría llegar a algo. Sé que es tarea difícil pero desde luego mi lucha es intentar convencer a mis allegados que no voten ni a PSOE ni a PP, especialmente a estos últimos, es que me pueden… me pongo mala sólo de verles.

    (0/5)0

  9. lamareenoire dice:

    Querido Paco, hace unos días cuando comentabas uno de mis comentarios (valga la redundancia) me felicitabas porque decías que a veces te mordías la lengua y parecía que yo no lo hacía…Me hizo gracia porque en esos momentos yo estaba preparando un post que al final no he publicado porque, amigo, yo también me muerdo la lengua. El caso es que mi post iba un poco en la dirección de criticar la postura que se había tomado en las últimas elecciones de cargarse al PSOE y aunar directa e indirectamente a IU…Bueno, pues saludo que por fin se diga alto que IU es tan partido político como el que más, y, aunque reconozco tenerles más simpatía que a otros, no pongo mi mano en el fuego por ellos tampoco, porque son partido y se mueven y actúan como tal, porque se sienten cómodos en el sistema, y porque no se puede criticar ferozmente al PSOE olvidando el apoyo que de IU han recibido. También comentaba en mi artículo “no nato” que a veces me invadía la flaqueza y me culpaba a mi misma por haberme abstenido, poniendo el gobierno en bandeja al PP, al que sigo considerando muuuuucho peor que al PSOE, se diga lo que se diga…

    Pero mi flaqueza dura poco y ayer, viendo un documental sobre Grecia en TV3, se me volvieron a revolver las tripas. Del documental destacaría muchas cosas, pero me quedaré con una: nos muestran a un diputado del PASOK al que estuvieron a punto de partirle la cara durante una de las innumerables protestas que los griegos han protagonizado en los últimos meses. Este diputado lamentaba que el pueblo no supiera discernir entre los antiguos políticos y los nuevos, léase, entre chorizos y no chorizos… Yo me temo que, para su pesar, lo que sí han entendido los griegos es que no es de recibo que cada diputado del parlamento griego, sea nuevo o viejo, chorizo o no, cobre 9.000 euros mensuales, cuando una profesora de francés en la universidad, con hijos, cobra 800 euros mensuales, o una funcionaria del Ministerio de Finanzas (cachondeos aparte), también con dos hijos, pase, en cuestión de meses, de cobrar 2000 a cobrar 800 euros (con una hipoteca de 1200 creo), y que sus padres tengan que mandarle aceite de oliva desde el pueblo para cocinar cada mes porque no se lo puede permitir…
    Basta ya, basta ya….ni los unos ni los otros…abstención masiva de una vez por todas…Ya lo hemos hablado otras veces; lamentablemente en el sistema electoral no existe un mínimo de participación que deslegitime las elecciones, pero si se diera de una vez por todas en la práctica, entonces tendrían que pararse a pensar y eso, al menos, demostraría que muchos de ellos no conocen dicha actividad… En serio, ¿qué pasaría si realmente fueran a votar un 20% de la población? Una posibilidad es que gobernara el que hubiera conseguido más votos, por eso que acabo de comentar acerca de la ausencia de un límite deslegitimador, en cuyo caso las preguntas a hacerse serían: ¿qué legitimidad moral iba a tener dicho gobierno? O ¿qué fuerza iba a tener para llevar adelante proyectos de ley? Pero creo más factible la segunda de las posibilidades, que no sería otra que la salida de los tanques a la calle, y la instauración de un gobierno con maneras dictatoriales con la excusa de la excepcionalidad de la situación…

    De todos modos sé, como tú también sabes, que no se dan las condiciones para eso. En el comentario al que hago alusión, criticaba precisamente que el PP o CIU pudieran revalidar sus mayorías a pesar de la escabechinada que están llevando adelante…Por lo tanto, opto por lo único que podemos hacer: concienciar y poner en práctica las alternativas que, como bien dices, están ahí, están inventadas y se difunden como nunca antes, aunque sea a pequeña escala. Que ¿falta lo más importante? ¿La gente, el pueblo, pasar de la indignación al cabreo? Llegará, como ha llegado en Grecia, porque la situación de Grecia es mucho más grave de cómo la pintan. No ha caído únicamente la clase más débil; ha caído la clase que vivía bien, la clase media alta, la clase de profesionales liberales que jamás podría haberse imaginado tal situación. Ya lo advirtió hace poco alguien desde el FMI, que sabe mucho de cargarse pueblos y economías: se debe tener cuidado con los recortes, porque a partir de cierto límite, si se te va la mano, se cae en el peligro del estallido social y eso no lo quieren los de arriba, aunque a veces parezca que es exactamente lo que buscan con sus palabras insultantes y sus actos intolerables. Y España va en el mismo camino; el “grupito” que se va a manifestar el 29 será más grande dentro de poco, estoy segura de ello… y si no, tiempo al tiempo…

    El peligro, creo, es que muchas personas opten por el pasotismo y el hartazgo, y eso es lo que hay que evitar: antipolítico sí, apolítico no. El sistema es una mierda pero formamos parte de él; no es ajeno a nosotros. Nosotros lo alimentamos y lo perpetuamos, por lo tanto, de nosotros depende dejar de hacerlo, ¿no? Y una forma más que simbólica de perpetuar el sistema es ir a votar. A lo largo de siglos de lucha la ciudadanía logró el derecho al voto; el voto era la única arma de la que se disponía para echar a aquellos que no hacían bien su trabajo. Ahora nos dicen aquello de “si no te gusta, ves a votar y cámbialo”… El derecho a voto se ha convertido así en la argumentación perfecta para que te calles; ya no se puede protestar porque se tiene derecho a voto… pero ¿qué silogismo es ese? ¿Quién ha dicho que el voto es el último derecho al que aspirar? ¿Quién les ha hecho creer que con el derecho a voto se acabaron sus problemas? El invento fue bueno, pero como con todos los inventos, hay muchos que abusaron de él y lo corrompieron hasta el punto de vaciarlo de sentido. Ya no nos basta con el voto; ya nos hemos dado cuenta del gancho. Así que a pensar en algo nuevo…

    Aprovecho para dejar un link que me ha parecido muy interesante para quien vaya a secundar la huelga el día 29:

    http://waldendos.org/index.php/Sucesos/Estos-son-tus-derechos-en-una-huelga.html

    Salud

    (0/5)0

    • Paco Bello dice:

      Amiga, el otro día comentaba con una persona a quien quiero, que ya estaba harto de ser tan cauteloso. Que iba a intentar (sin quemarme) ser un poco más “yo”.

      Todos tenemos mucho cuidado de no perjudicar a la única realidad que puede ser beneficiosa. Pero no podemos dejar de nombrar si queremos respetarnos a nosotros mismos, aquello que sabemos.

      IU es lo menos grave dentro de un panorama político enfermo terminal. Pero eso no quiere decir ni mucho menos que estén sanos. De hecho tienen un tumor con posibilidad de metástasis, y no quieren pasar por cirugía.

      Yo en cualquier caso, no puedo pedir la abstención general, porque no está a mi alcance. Incluso creo que sería contraproducente si lo estuviera. Creo que el PP se debe quedar solo (casi solo, D’hondt se encargaría de ello). Estaríamos ante la situación más interesante del último siglo.

      Me reafirmo en que aparecería de la nada (una nada perfectamente estructurada) un partido que mejoraría en gran medida las condiciones sociales (sin llegar a nada espectacular, desde luego).

      Olvida los tanques. No pueden hacerlo, no son tan imbéciles, esto es un negocio, y cuando hay que dar un paso atrás, se da, y no pasa nada.

      Un abrazo.

      (0/5)0

      • lamareenoire dice:

        Entonces Paco no he entendido nada…cuando dices “Si lográsemos que la participación quedara restringida a un 35-40% (y no al casi 70% constante), muchos se iban a quitar las caretas” o “Se puede ser sutil, desenfadado o directo, pero debéis convencerlos para que no voten PP-PSOE, o si no ven alternativa, que no voten o voten nulo”…estás pidiendo la abstención, entre otras opciones, cierto, pero la abstención está ahí…En cuanto a los tanques, yo sí los considero imbéciles…además me quedó muy gravado en la mente el Ensayo sobre la lucidez…Sería indudablemente la situación más interesante de los últimos siglos pero creo que traería consecuencias fuertes; nadie de los que está ahí sentado está preparado para tal “incidencia”, y si los militarotes entraron a saco porque consideraban que una República (forma de gobierno legítima) era sinónimo de caos y decadencia, no te cuento una abstención del 80%…Pero bueno, todo son elucubraciones…

        Salud

        (0/5)0

      • Paco Bello dice:

        Creo que sí me has comprendido. La abstención es una opción, pero la prioritaria (con carácter general) es no votar PPSOE.

        Desde luego el panorama sería “morbosamente” apasionante, de darse las circunstancias que conjeturamos respecto a la participación.

        Pero tengo claro que por la importancia de un Estado como este, integrado en la OTAN, y miembro de la UE y el euro, y siendo las circunstancias fruto de un proceso democrático, la opción nunca serían los tanques. O de lo contrario el efecto contagio podía desmontar el sistema completo.

        No he hablado de una hipotética victoria de IU, porque ese panorama sí es complejo de veras, y podía ser sucedido por un importante ruido de sables.

        No tiene demasiada importancia, porque no veremos ni lo uno ni lo otro.

        (0/5)0

      • Manuel Harto dice:

        Creo que fue en el 94 -hace tanto tiempo que se me ha olvidado el año- cuando decidí no volver a votar porque no quería colaborar a mantener este infame juego. Felipe González fue quien me convenció. Incluso con amigos de mi misma cuerda tuve dificultades para defender mi decisión. “Beneficias a la derecha…” me decían. Yo no cedí y mantuve mi actitud de objetor. Traté de convencer a todo el que quería oirme y lo cierto es que no tuve ningún éxito.
        Pasó el tiempo y llegó el 15-M con su aroma fresco y esperanzador. Quise unirme. La consigna era votar a otros partidos que no fueran PP-PSOE y pensé que quizá tenían razón, que con mi postura no íbamos a ninguna parte y, aunque me seguía pareciendo peligroso colaborar con el sistema, cedí y voté.
        No me gustó lo que hice porque no estaba convencido y, en mi fuero interno, seguía pensando lo mismo. Me justificaba diciéndome que si muchos creían que era lo mejor, el equivocado debía ser yo.
        Hoy me ratifico: no volveré a votar nunca.

        (0/5)0

      • Fernando 2º dice:

        Lamareenoire, ¿te estás refiriendo a “Ensayo sobre la ceguera” de Saramago? ésta si la conozco y el ejemplo tiene sentido.
        Un saludo.

        (0/5)0

      • lamareenoire dice:

        @Fernando: “Ensayo sobre la lucidez” es, podría decirse, la continuación de “Ensayo sobre la ceguera”. En “Ensayo sobre la lucidez” el 80% de la población decide votar en blanco, y a partir de ahí se van desarrollando los acontecimientos, y acabamos encontrando personajes de “Ensayo sobre la ceguera”, de ahí que pueda decirse que se trata de una segunda parte. Si no lo has leido, te lo recomiendo de todas todas..

        Salud

        (0/5)0

    • NiNeu dice:

      Lo primero, me ha encantado tu exposicion lamareenoire y la comparto.
      A Manuel Harto: no sabes como te entiendo,la defensa de la abstencion es una ardua batalla, siempre los mismos argumentos en contra, pero todavia nunca me han dicho ninguno que me convenciera de estar equivocada; y, que conste que estoy abierta a opiniones y a aceptar mi error pero no me sirve el tan trillado: ‘si no votas estas favoreciendo a la derecha’….porque parto de la base de que en este sistema, capitalista, no hay una politica real, los gobernantes (da igual su ideologia) son unos titeres y no actuan por y para el pueblo…
      No me quiero extender, solo queria decirte Manuel, que al leer tu comentario me he sentido identificada con lo que decias, la presion de la mayoria, eso que nos han inculcado desde peques de ‘si toda la gente dice lo contrario que tu, lo mas probable es que la equivocada seas tu’….discrepo totalmente con esta afirmacion y ademas, la historia nos demuestra que no es verdad.
      Para acabar, una frase de un poema que suele cantar Paco Ibañez, la mala reputacion:….yo no pienso pues hacer ningun daño, queriendo vivir fuera del rebaño….
      Un saludo

      (0/5)0

  10. montejb dice:

    Mis disculpas, ahora sí copio de MARIANA VIADA – Barcelona – 19/12/2011 le publicaron en cartas al director “Revolución Virtual” <Se podría decir que, como sociedad, hemos perdido completamente la fe en la política. Desde luego es así en mi caso y, sin embargo, todavía parece quedar esperanza. O al menos eso pensaba mientras leía el artículo de la ley Sinde sobre cómo Zapatero decidió no tirar hacia adelante la reforma debido a la presión en las redes sociales. Me gusta creer que podemos ejercer algún tipo de influencia aunque sea desde detrás de una pantalla. Hoy en día, vale más una revolución cibernética que no una manifestación
    multitudinaria en las calles. Ahí solemos acabar cansados, afónicos o con represión policial y sin resultado aparente; mientras que, a tiro de ratón, hemos sido capaces de parar una reforma de ley o conseguir que la continuidad en antena de un programa como La noria pendiera de un hilo. No sé si debemos emocionarnos o dejarnos engañar por esta aparente obtención de poder… pero desde luego, es mucho mejor que nada. http://www.elpais.com/articulo/opinion/Revolucion/virtual/elpepuopi/20111219elpepiopi_8/Tes

    (0/5)0

  11. Jejeje en referencia a lo que dice Marga, recuerdo con cariño cuando en el caos del 11M (que, desde luego, no es una fecha para recordar con cariño, entiéndaseme bien) mi padre me preparó una papeleta del PP y me dijo, muy serio: “hijo, a mí me parece muy bien todo lo que tu piensas, pero esto es muy serio y con lo que ha pasado hay que votar con responsabilidad”. Ni que decir tiene que tiré la papeleta, y supongo que él sabía que lo haría, porque siempre le acabo llevando la contraria. Yo, por aquel entonces, no votaba. ¡Y el disgusto que le di cuando voté a IU en las pasadas elecciones jajaja!

    El caso es que a veces, el círculo familiar, me parece aún más hermético que el desconocido. Me refiero, por supuesto, a los casos en que la divergencia ideológica es fuerte. Creo que lo tendría más fácil para convencer con argumentos a un desconocido en una tertulia, que al 70% de mi familia, que tienden a la derecha en mayor o menor medida. Bueno, mentira. Lo que son es votantes ultrafieles del PP. A pesar de que luego, en la vida diaria, no se suelan comportar como tales. Han sido horas y horas de sobremesas y argumentos incontestables, liquidados con un “bueno, tú piensas esto, pero yo…”

    Y es que muchas veces pienso que esto ni siquiera tiene que ver con la ideología. Para mucha gente, votar PP o PSOE es como ser del Madrid o del Barça, algo ciego e irracional, que haces por filias más que por programa. Y no votar, o votar a otros partidos, es como no ver el futbol o ser de otro equipo. Claro que con la veteranía democrática que tenemos en este país, es comprensible.

    Hoy aún tenemos que chuparnos portadas alabando a la Pepa como si aquello fuera la gran cosa. Y la Pepa fue un pufo como un castillo…

    (0/5)0

    • Paco Bello dice:

      Esto que he propuesto no funcionará en todos los casos, y los hooligans del PP sean probablemente los menos influenciables. Es, efectivamente, como decirle a un seguidor del R. Madrid que se haga del Barça. Pero esa es la intención… que el PP se quede solo. La máquina se pondría a funcionar al día siguiente, no lo dudes.

      Los votantes del PSOE son personas más reflexivas, y si me apuras, lo que es más importante… más humanas.

      (0/5)0

      • Sí, comprendo por dónde ibas, Paco, sólo lo comentaba porque aquello en su momento me pareció muy curioso y tu post y el comentario de Marga me lo han recordado.

        De todos modos, yo sigo teniendo una duda respecto a los votantes del PP. Y mi duda es… ¿habría forma de convencerles? Porque aunque existe un perfil “general” de votante del PP, nada es blanco ni negro. La escala de grises quizá sea menos matizada con este partido, pero estoy seguro de que también existe.

        Lo digo porque en mi entorno tengo el ejemplo perfecto. Mis padres y mis hermanas tienden al PP más que la cabra al monte, y sin embargo, son excelentes seres humanos. Una cosa no excluye a la otra, y de la misma forma que asumo la violencia como legítima en la lucha social, pienso que el diálogo con el “enemigo”, por así decirlo, debe ser tenaz e inagotable. No existe en este país un foro donde derechas e izquierdas puedan debatir con normalidad y sin matarse.

        En el caso de mi familia, por ejemplo, les importa una mierda la disfuncionalidad de una familia, hace siglos que ni van a misa ni se preocupan especialmente por este tipo de cosas más allá de lo estrictamente personal, viven y dejan vivir. Mi madre es furibunda feminista, y a mi padre siempre le digo que él, en realidad, es un anarquista despistado, a lo que él asiente divertido porque, en el fondo, creo que sabe que tengo razón. Simplemente, se los creen. Viven de la nostalgia de los últimos años franquistas basándose en una única realidad que hoy, es difícil desmentir. Dicen “oye, estaba Franco y tú currabas cuanto te daba la gana y podías subir a tu familia y tener un buen nivel de vida, y ahora curras el doble para tener menos de la mitad y estar jodido”. Ya puedes explicar macro y microeconomía, que de ahí no salen, y en parte lo entiendo. Su segunda fase es la fase Aznar. Superficie: “con Aznar España creció la hostia y con los socialistas se ha ido al carajo”. No se creen que aquella crecida fuera un ful como una casa, ni asumen que existe una crisis sistémica occidental que lo arrastra todo. Aparte de que Zetapé tiene poca justificación en sí mismo. Pero ya asocian todo pensamiento No-Pepero como pro-sociata, como si no hubiera más.
        Y, en su mente, el único que puede hacerlo bien es el PP. Se creen sus mentiras. ¿Debe existir forma de convencerles? ¿Ese líder que comentábamos en otros artículos? Me resulta muy curioso que el político que más valora mi padre, después de Aznar, sea Julio Anguita. Y hablamos de un hombre que está convencido de que Fraga era un gran tipo. En fin, me pregunto si habría forma de meterle mano a esos 10 millones de votantes que, a fin de cuentas, van a pringar igual que nosotros con esta debacle nacional.
        Porque no son 10 millones de opresores. Los opresores, los ricos, y los empresarios auténticos serán del PP, pero son pocos. Hay allí una enorme masa que está, directamente, engañada, tanto como la masa socialista.

        (0/5)0

      • Paco Bello dice:

        Estimado Javier, si valoramos de forma racional a qué cantidad de ciudadanos le resulta práctico y beneficioso un gobierno del PP, la cifra siempre sería inferior a dos millones. De hecho, con este colectivo sí podrías confrontar argumentos, y desde su perspectiva, evidentemente te vencerían. Nadie tiene la obligación de ser o sentir como tú crees que es correcto ser o sentir.

        Dejando al margen cuestiones filosóficas, con esa otra masa de nueve millones de fieles votantes, solo vale la coacción del sentimiento, porque su argumentario está exento de racionalidad. Lo comento por si alguien ha creído que planteaba una solución simplista. No es una opción el diálogo con alguien que actúa por impulsos. La única vía es la de un impulso afectivo mayor.

        Esas razones que comentas y que ciertamente esgrimen, las he desmontado mil veces en conversaciones que han terminado con un: “ya, pero esto es lo que hay, y no se puede cambiar”, o un “ya seguiremos, que tengo prisa”.

        No hace falta que me hables de familia, tengo la “suerte” de haberlo probado. En mi caso funcionó el “no votes a ninguno”.

        (0/5)0

  12. montejb dice:

    Si no somos capaces de algo tan simple, ¿cómo nos vamos a atrever a soñar con otras complejidades? Apreciado Paco, suscribo “La revolución de papel. ¿Quieres?”. Efectivamente desde la legitimidad se puede hacer mucho y ellos lo saben. En las pasadas elecciones proponía no votar al senado votado nulo, de tal suerte que ante la falta de cuórum quedaran desierto el nombramiento de senadores. Parecido se debiera hacer en las próximas elecciones en Andalucía y Asturias, pero mucho me temo como bien dices, tendremos que esperar un tiempo. Posiblemente deberemos empezar por acciones más simples por ejemplo: De MARIANA VIADA – Barcelona – 19/12/2011 le publicaron en cartas al director “Revolución Virtual” – De hecho aquí en ID y en otros muchos sites estamos haciendo promoviendo una revolución digital. Pero hay muchas más acciones que se pueden iniciar a modo de protesta para aunar solidaridad; el próximo lunes 26 es el día contra la esclavitud, al anochecer podemos apagar las luces y encender velas hasta el día siguiente y así seguido todos los lunes… Si como parece, estamos “Rodeados de cisnes negros”, convirtámonos todos nosotros en Cisnes Negros, aunque en principio sólo seamos un millón, quizás así pronto podamos ser muchos más y derribar este abominable y cruel sistema. Es mi convicción que solo una acción se necesita para derribar cuanto queramos. Sólo una.La cuestión es encontrar la adecuada.

    (0/5)0

    • Paco Bello dice:

      Gracias, Juan.

      Yo no soy tan optimista. Sigo creyendo (y lo mantengo desde siempre), que solo desde los cauces institucionales es posible lograr algo.

      Pero es triste que siempre haya sido tan sencillo como hacer valer el único derecho que nos queda, y que aún así, y con lo que ha llovido, todo siga igual. Por eso insisto que es una lucha de unos pocos contra una mayoría condicionada. Como casi todos ellos son nuestros seres cercanos, deberemos usar nuestras armas.

      (0/5)0

  13. marga dice:

    Un buen artículo, pero la solución ofrecida….decepciona. ¿Qué más les da que seamos 7o% o 30% los votantes? Y además ¿y si mi madre me pidiera, por amor, que votase al PP y me creyera yo lo que dice la COPE???¿qué amor puede maś?

    (0/5)0

    • Paco Bello dice:

      Queda a tu criterio apostar por la igualdad o la diferencia, por la solidaridad o el egoísmo. Creer una mentira demostrable depende también de cada uno. Por poner un par de ejemplos ¿crees que es justo que se esté indultando a todos los poderosos metidos en problemas judiciales? ¿Crees que es lógico que se preste dinero público a los bancos al 1% para que después compren deuda con una rentabilidad superior al 5%? Eso depende siempre de ti.

      También depende de ti diferenciar entre verdad y mentira, entre sinceridad y manipulación, y entre realidad y ficción.

      ¿Que qué más da 70 o 30? Da mucho. Si todos los demás partidos quedasen sin representación o con una representación mínima, muchos intereses se pondrían en marcha, no lo dudes. La fidelidad de los votantes de derecha es casi inquebrantable. El sistema proporcional haría el resto del trabajo. Lo que no tendría demasiado efecto es que se mantuviese la proporcionalidad en las Cámaras aún con una baja participación, pero eso queda descartado por la propia idiosincrasia “patria”.

      En cualquier caso ¿crees o no que el problema son los partidos actuales? Y si lo crees ¿Por qué no vas a usar todos los medios a tu alcance para evitar su continuidad?

      (0/5)0

Comenta

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

La revolución de papel. ¿Quieres?