Los transgénicos pierden Europa. Una victoria para las organizaciones ecologistas

Publicado en: may 31 2013 - 10:35am por IDP

Nils Mulvad | IRD | 29/05/2013

Traducido del inglés por iniciativadebate.org

Monsanto parará la producción de maíz transgénico en toda Europa, excepto en España, Portugal y la República Checa. La multinacional agroindustrial no gastará más dinero en pruebas, desarrollo, marketing, procesos legales o cualquier otra cosa para conseguir que el maíz GM sea aceptado en Europa.

El responsable de ensayos en cultivos en Tystofte, Gerhard Deneken y la responsable del ministerio de agricultura Eva Kjer Hansen ilustran sobre la historia del maíz OGM

En silencio desde el pasado año

“En Europa Monsanto sólo vende el maíz GM en tres países. “El maíz transgénico representa menos del 1% de los cultivos de maíz de la UE por superficie terrestre. Los ensayos de campo se mantienen en progreso solo en tres países. No vamos a gastar más dinero para convencer a la gente para que los planten”, afirma Brandon Mitchener, Responsable de relaciones públicas de Monsanto en Europa y Oriente Medio, en una entrevista con Investigative Reporting Dinamarca.

La decisión se tomó de puertas adentro. La compañía no encontró ninguna razón para comunicarlo. Esto significa que las empresas agroindustriales han renunciado a los cultivos modificados genéticamente en Europa –al margen de la venta en España y Portugal–.

Wikipedia sobre los organismos genéticamente modificados.

Efectos en la lucha contra los OGM

“Esto no es una sorpresa, sabiendo que BASF detuvo sus actividades de investigación biotecnológica en Europa en 2012 y Syngenta trasladó sus investigaciones años antes. Esto influirá en la actual expansión internacional de los OGM a escala global “, comenta Klaus Sall MSc.

Sall ha estado estudiando la política de la industria de los OGM desde hace varios años, y ahora está trabajando como asesor estratégico de negocios. Acaba de escribir un informe de situación sobre el desarrollo de los OMG en la UE para la Asociación Ecológica de Dinamarca (Okologisk Landsforening).

BASF, Bayer y Syngenta detuvieron su desarrollo de patatas OGM en Europa en 2012, por las mismas razones que Monsanto – la batalla estaba perdida.

A pesar de esto, las organizaciones verdes todavía siguen enfrentándose a la empresa agroindustrial –en Europa y el resto del mundo–.

“No solo somos una empresa de biotecnología, y las campañas de las ONG contra el cultivo de transgénicos en Europa son una pérdida de tiempo”, señala Brandon Mitchener.

Sólo España y Portugal continúan con el cultivo de OGM’s

En la Rep. Checa la venta de maíz GM está en declive, los únicos países en los que está en aumento son España y Portugal. Actualmente los ensayos de campo de maíz transgénico están haciéndose en tres países: Rumania, Eslovaquia y la República Checa. Los ensayos están siendo llevados a cabo por socios académicos de Monsanto o del registro de variedades de la UE. (Totales aquí).

“Paramos la mayoría de los ensayos, incluyendo el ensayo en Dinamarca, tras una decisión estratégica en 2011 para centrar nuestra actividad comercial en Europa con las semillas híbridas de alto rendimiento, convencionales. Monsanto tiene un próspero negocio en Europa con semillas convencionales y productos de protección de cultivos. Como cuestión de principios, Monsanto sólo tratará de vender semillas de biotecnología en los países donde exista una alta demanda y el apoyo político para ellas, así como un funcionamiento, y un sistema de regulación basado en la ciencia – condiciones que sólo se aplican en algunos países de la Europa de hoy, “dice Brandon Mitchener.

Toque el maíz OGM

La ex ministro danés de Agricultura y Alimentación, Eva Kjer Hansen, del Partido Liberal, Venstre, anunció el 16 de septiembre de 2009 el inicio de tres ensayos de Monsanto con maíz transgénico resistente al herbicida Round-Up (NK 603) en Dinamarca.

La entonces ministro dijo a la prensa que en tres años en Dinamarca se lograría la aceptación de los cultivos transgénicos y que una gran cantidad de agricultores lo cultivarían. Invitó asimismo a los periodistas a un recorrido que les permitiera tocar el maíz transgénico en el campo de ensayo en Tystofte Skælskør cerca de la ciudad danesa.

Incluso más ensayos

Dos años más tarde, en enero de 2011, Monsanto expandió estos dos años de examen, con un año más de prueba, que fue aceptada por la autoridad de Medio Ambiente de Dinamarca, Miljøstyrelsen.

El procedimiento era que los nuevos cultivos de las agroalimentarias se pondrían a prueba institucional durante dos años antes de que pudiera estar permitido vender y cultivar en Dinamarca. En ese momento, Monsanto quería poner a prueba un total de cinco variedades diferentes con la transformación del NK603.

Los resultados del ensayo están normalmente abiertos al público. En este caso, Monsanto pidió explícitamente mantener la prueba en secreto, y se retiraron las variedades antes de terminar la prueba, por lo que no se publicaron los resultados.

No hay información pública de esos ensayos.

La lucha por el acceso a los resultados del ensayo

Investigative Reporting Dinamarca, junto a la organización para la transparencia, Åbenhedstinget, solicitó acceso a los resultados. El resultado es que los ensayos fallaron el segundo año. El 1 de febrero de 2011, la autoridad indicó que los cultivos transgénicos no podían ser permitidos en base a los resultados de los ensayos de los dos primeros años. La autoridad propuso un año más de estudios.

Según esta autoridad del Estado (Plantedirektoratet, Afdeling para Sortsafprøvning, Fagudvalget), el nuevo cultivo de maíz resistente al Round-Up sólo alcanzó 97 pct. en comparación con el maíz tradicional durante los dos años de pruebas. También advirtió de los efectos nocivos del herbicida Round-Up y concluyó que la decisión más razonable era no permitir su cultivo en Dinamarca.

Monsanto fue cancelando las diferentes pruebas progresivamente. La última fue cancelada el 1 de febrero de 2012. Haciendo así que la decisión pudiera mantenerse fuera del dominio público.

Las autoridades apoyan a Monsanto con su silencio

Las autoridades –después de más de dos meses consideración– accedieron a silenciar, siguiendo la petición de Monsanto, el resultado de aquellas pruebas.

Documentos clave de la libertad de información.

El argumento principal es que la publicación de los resultados del ensayo repercutirían un efecto económicamente perjudicial a la empresa, ya que los cultivos no pasaron la prueba.

Unidos, Investigate Reporting y Åbenhedstinget elevaron el caso al Ministerio de Agricultura danés. Las dos organizaciones argumentan que desde un punto de vista científico y para el conocimiento de otros países, es necesario que los resultados de ensayos fallidos sean también publicados.

“Cuando las empresas pueden decidir que sólo los resultados positivos pueden ser publicados, se está corrompiendo el método científico. Por lo tanto, es importante contar con la publicación de esta investigación”, subraya Klaus Sall.

“Este es un buen ejemplo de la necesidad de exigir a estas empresas a aceptar el libre acceso a sus semillas transgénicas, para la investigación científica, cuando su cosecha ha sido permitida para la importación a la UE como lo ha sido la NK 603.”

El ensayo danés será publicado.

Brandon Mitchener de Monsanto apunta a una página web donde se presentan pruebas. Los ensayos daneses serán reportados allí a finales de este año. Los datos reales de los ensayos no se incluirán en los informes.

“No puedo creer que una compañía revelara jamás voluntariamente información que pudiera ser útil para sus competidores. No es realista, es incluso surrealista, que cualquiera pudiera esperarlo de nosotros. Las leyes han encontrado el equilibrio adecuado entre la confidencialidad y la transparencia “, dice Brandon Mitchener.

El caballo está muerto (N. del T. es una expresión similar a nuestra: “no se pueden pedir peras al olmo”).

Monsanto: la transparencia tiene límites.

Los expertos han conseguido alejar los OGM

En septiembre de 2009, el Ministerio danés de Agricultura y Alimentación publicó un informe de 235 páginas sobre en un intento de revitalizar el debate y hacer que se permitieran los OGM en Dinamarca. Esto tuvo lugar en el mismo día que se paseaba a la prensa por los campos de prueba.

El informe fue recibido con una fuerte crítica en el debate público. Hoy en día el tema está cerrado.

“En la actualidad ninguna empresa de agroindustria tiene variedades genéticamente modificadas en pruebas para la inscripción en la Agencia AgriFish”, explica Kristine Riskær, directora del centro para la agricultura y las plantas de la Autoridad Estatal Danesa para la Agricultura, NaturErhvervsstyrelsen, una rama dependiente del Ministerio danés de Agricultura y Alimentos.

Fuente: http://www.ir-d.dk/gmo-lose-europe-victory-for-environmental-organisations/

Acerca del autor

2 Comentarios Únase a la conversación

  1. enemigo 05/31/2013 at 22:03 - Reply

    Peligroso y nada cierto el titular, la realidad es que casi han erradicado el cultivo tradicional de maíz en su país originario: México. Extensible al arroz en Costa Rica, a las prohibiciones de guardar semilla de un año para otro en ciertos estados de la India, o a la todavía reciente penalización de recogida de agua de lluvia en Bolivia… pero sobran ejemplos documentados. Copio y pego:

    may 31
    El tratado de libre comercio entre EEUU y la UE.

    Artículo publicado por Vicenç Navarro en la revista digital SISTEMA, 31 de mayo de 2013

    Este artículo critica que haya tan poco debate en España sobre el propuesto Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea que tendrá un impacto negativo en el bienestar de la población en España.

    Es extraordinaria la poca atención que está teniendo en España la preparación del Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la Unión Europea, y ello a pesar de que la aplicación de tal tratado tendrá un impacto muy negativo en el bienestar y calidad de vida de las clases populares de los países de la Unión Europea. En teoría, tal tratado se presenta y defiende como todos los anteriores Tratados de Libre Comercio, bilaterales o multinacionales, que han existido entre EEUU y otros países: todos ellos se venden como una buena medida comercial que incrementa la actividad económica, y con ello se facilita la creación de empleo. Así se han presentado todos los Tratados de Libre Comercio (TLC) entre EEUU y Australia, Brunei, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, Rusia, Singapur, Vietnam y México. El más conocido fue el firmado entre México, Canadá y EEUU, que tenía que haber sido la solución para el futuro de México.

    La realidad, sin embargo, ha sido muy diferente, y los resultados muy opuestos a los que se profetizaron. En el TLC entre México y EEUU se destruyeron empleos en EEUU y también en México. En EEUU porque se desplazaron puestos de trabajo hacia México. Pero en México también se perdieron puestos de trabajo, ya que los que se ganaron resultado de la movilidad de empresas estadounidenses a México fueron menores que los que se destruyeron como consecuencia de que las economías de escala de las empresas estadounidenses y su fácil acceso al crédito destruyeron muchas empresas pequeñas que no pudieron competir con las grandes estadounidenses. El TLC benefició a empresas grandes muy influyentes de Washington y en la Ciudad de México. Pero dañó a las clases populares y a la clase trabajadora de los dos países, a los dos lados del río Grande. Tal experiencia se ha repetido en todos los casos de TLC.

    El hecho de que las únicas beneficiarias del TLC siempre hayan sido las grandes empresas financieras, manufactureras y de servicios, explica que éstas estén ahora trabajando cuarenta y ocho horas al día en Bruselas y en Washington intentando escribir el texto del TLC entre EEUU y la UE. 2.532 lobbies ya están movilizados en Bruselas. Y mientras, hay un silencio ensordecedor en los medios sobre los preparativos de tal tratado.

    De la experiencia de otros TLC con EEUU se puede ya predecir que las medidas tomadas favorecerán intereses muy particulares a costa de los intereses generales. Por ejemplo, el TLC prohibirá el monopolio de los servicios públicos, como la sanidad, exigiendo el desmantelamiento del Servicio Nacional de Salud, eliminando su universalidad. Y todo ello en aras a la necesaria “competitividad y libre comercio”. Y veremos cómo las élites gobernantes en la UE (que ya están tomando medidas en esta dirección) darán la bienvenida a estos cambios. Hasta ahora, la excusa para hacer tales cambios (como la privatización) era que así lo pedían Bruselas, Berlín o Frankfurt. Ahora se añadirá Washington. Y continuarán haciendo tales cambios con silencio, nocturnidad y alevosía, sin apenas discusión pública. Y a todo ello tendrán la desfachatez de llamarlo democracia.

    Fuente: http://www.vnavarro.org/?p=8967

  2. Romontfe 05/31/2013 at 23:51 - Reply

    Hace unas semanas que el gobierno de Hungría mandó quemar 500 Hectáreas de maíz transgénico.
    Noticia publicada en el Ranger de la Salud, de USA.

Comentar