40 años sin Allende. Conversamos con José Antonio Gutiérrez

2049

Tertulia | Iniciativa Debate | 23/09/2013

La tertulia de esta semana la dedicamos al recuerdo de Salvador Allende, ahora que se cumplen 40 años de su muerte y del golpe de Estado que perpetró Augusto Pinochet y por el que, como en casi todos los casos, nadie ha debido responder ante la justicia.

Para no olvidar aquellos sucesos, y para hablar del pasado y presente de Chile, contamos de nuevo con José Antonio Gutiérrez, analista político y activista social chileno.

Conduce Camilo Alzate.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Muy interesante la entrevista Camilo, como siempre. En la época de la Unidad Popular y del golpe de Pinochet estaba yo en Alemania y los españoles, por lo menos los concienciados, los politizados, seguimos el acontecer de Chile día a día como si fuera el acontecer de España. En aquel momento, las cosas en nuestro país iban demasiado lentas. No podíamos imaginarnos que en menos de 3 años los cambios iban a alcanzar la velocidad que tomaron. (Para quedarse todo en nada, en lo que se quedó).

    Estoy de acuerdo en todo lo que expone José Antonio Gutiérrez, sin embargo echo en falta un tema que siempre consideré muy importante, que explica también las dificultades de Allende para llevar a cabo su revolución pacífica. Se trata de la configuración geográfica del país. Chile es un país larguísimo y estrecho. Tiene una longitud de más de 4300 Km y su anchura no sobrepasa los 240. De esta forma, toda la distribución de bienes y consumos debe hacerse por carretera y resulta relatívamente fácil organizar un boicot de suministros. Los camioneros y transportistas, pertenecientes en su mayoría a la pequeña burguesía, tenían bastante fácil poner al Gobierno en un aprieto y lo hicieron en repetidas ocasiones.

    Yo también soy de la opinión de que a partir del “tancazo”, apenas 3 meses antes del 11 de Septiembre, el Gobierno de Allende hubiera tenido que organizar milicias populares. Esta medida hubiera estado justificada y la hubieran comprendido hasta los militares.

    Pero todo esto es agua pasada. Mas vale estar ahora pendientes de lo que pueda pasar en nuestro país.

    Gracias amigo Camilo por tus interesantes tertulias.

  2. Todavía resuena la voz de ese pacifista convencido que murió empuñando un fusil, disparando sólo contra los aviones que bombardeaban y los tanques que incendiaron el Palacio de la Moneda: “La historia es nuestra y la hacen los pueblos”.

    Grande Allende, un grande de América Latina.

DEJA UNA RESPUESTA