Enfermeros desmienten a Sanidad: “No hay control sobre los que atendimos el ébola”

12510
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, atendiendo a los periodistas, ayer, tras visitar el Hospital La Princesa. / Paco Campos (Efe)
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, atendiendo a los periodistas, ayer, tras visitar el Hospital La Princesa. / Paco Campos (Efe)
Actualización de las 13:45 con las declaraciones de la ministra de Sanidad, Ana Mato.

Aníbal Malvar | Cuarto Poder | 14/08/2014

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, afirmó ayer, antes de acudir al funeral por el sacerdote Miguel Pajares, que todo el personal que ha asistido al primer español fallecido a causa del ébola está siendo sometido a “controles continuos” para descartar contagios. Hoy, la ministra de Sanidad, Ana Mato, ha sido más prudente y se ha limitado a asegurar que  los protocolos se están cumpliendo  “a rajatabla” en el caso de las personas que han tenido contacto con el padre Miguel Pajares. cuartopoder.es entrevistó en la tarde de ayer, horas después de escuchar las tranquilizadoras palabras del consejero de Sanidad, a uno de los enfermeros que atendió a Pajares en el Carlos III. “A mí no me han hecho ningún control ni ninguna analítica. Ni a mí ni a ninguno de los compañeros con los que he contactado. Tampoco la Consejería de Sanidad se ha puesto en contacto con nosotros. Solo la supervisora de mi servicio, en cuanto falleció Pajares, nos llamó para anunciarnos que había muerto. Nos dijeron que nos revisáramos la temperatura por la mañana y por la noche. No nos han dicho nada más que tengamos que hacer. Que se pondrán en contacto con nosotros, pero aún no nos han llamado. He hablado con mis compañeros y a ellos tampoco los llamó nadie. Y varios de nosotros salimos de vacaciones la semana que viene. No sé lo que van a hacer”.

—¿Qué trabajo hacías tú exactamente?

—Soy enfermero. Cumplí un turno de diez horas en el Carlos III atendiendo a Pajares.

—¿Entrabas en la habitación con el traje de aislamiento?

—Sí, pero no estábamos dentro todo el tiempo. El enfermo estaba vigilado por cámaras y monitorizado. Cuando había que entrar íbamos de dos en dos. Por ejemplo, para aplicarle el tratamiento. O para vigilar el balance de entrada y salida de líquidos. O cuando la alarma de alguna bomba pitaba.

—¿Cómo se usa el traje de aislamiento?

—No aguantas con él puesto más de 20 o 30 minutos. Hace un calor terrible ahí dentro. Sudas.Te pones el traje cada vez que entras en la habitación y te lo quitas cada vez que sales. Entonces, todo el material se desecha.

—¿Te habían preparado antes para el uso correcto de este traje?

—Desde abril nos impartieron módulos de un cuarto de hora o media hora para aprender a ponérnoslo y a quitárnoslo. Pero no nos lo llegábamos a poner físicamente, y el traje con el que nos prepararon era distinto al que estuvimos utilizando estos días.

—¿Te sentías preparado para atender una emergencia así?

—No, no me sentía muy bien preparado. Pero tampoco estaba inseguro. Los compañeros que ya habían estado con Pajares nos explicaron lo que había que hacer. Eso tranquiliza bastante.

—¿Tus compañeros? ¿De forma voluntaria?

—Claro. Lo hacían por compañerismo. Entre nosotros, en los ratitos que podíamos, ensayábamos cómo ponernos bien el mono.

—¿Y, cuando entrabas en la habitación, no estabas un poco acojonado?

—Siempre te queda la duda, pero ya te digo que no me sentía inseguro.

—Y, cuando acababa el servicio, salías del Carlos III y te ibas a casa sin que ni siquiera te hicieran una extracción de sangre, o de saliva, o de lo que sea.

—No. Ningún tipo de revisión o prueba.

—¿Y cómo se siente uno cuando entra en casa y se sienta a cenar con la familia?

—Los que tienen o tenemos familia se sienten más inseguros, claro.

—¿Ni a ti ni a ninguno de tus compañeros que han tratado a Pajares les han hecho hasta ahora ni una analítica simple?

—No. A ninguno con los que yo he hablado les han controlado nada.

—He hablado con médicos que me han dicho que, al no haber protocolo, los que atendisteis al enfermo de ébola deberías de permanecer aislados. ¿Qué hiciste tú al día siguiente de atender a Pajares?

—Fui a trabajar al Hospital de La Paz.

—¿No te parece que es un riesgo que un enfermero que un día ha estado en contacto con el ébola, al día siguiente se ponga a trabajar en un centro del que entran y salen 3.500 pacientes diarios?

—Sí, considero que es un riesgo.

—Voy a decir en el reportaje que el consejero de Sanidad miente cuando dice que todo el personal que atendió a Pajares está controlado desde el principio. ¿Te parece bien?

—Sí.

Fuente: Enfermeros desmienten a Sanidad: “No hay control sobre los que atendimos el ébola”

Comenta. Lo importante es tu opinión.