Una juez obliga a un menor a hacer la primera comunión en contra de su voluntad

9430
Imagen de archivo de una primera comunión.
Imagen de archivo de una primera comunión.

Amina Nasser | andaluces.es | 15/11/2014

D.J.O. tendrá que empezar este martes las clases de catequesis preparatoria de la primera comunión en una parroquia de Sevilla por imperativo judicial. El menor, de 8 años, se confiesa no creyente, según cuenta su madre. Pero la titular del Juzgado de Primera Instancia número 26 de Sevilla ha resuelto en un auto atribuir al padre la facultad de decidir que acuda a catequesis para la primera comunión.

La juez accedió así a la petición del padre, que había solicitado al Juzgado que adoptara todas las medidas necesarias para que el niño pueda acudir a la catequesis, “incluso en fines de semana en el que le correspondiese disfrutar de la compañía de su madre”, para asegurar que realice la primera comunión. “Él no cree en Dios”, dice Irene, la madre, quien considera que la resolución judicial vulnera los derechos del menor y defiende que esa decisión correspondería a los dos progenitores. De hecho, en el escrito que presentó al Juzgado señalaba que las cuestiones relativas a “la educación o formación del menor en determinadas ideas o creencias religiosas y su participación en actos de iniciación o culto de una confesión religiosa, como la primera comunión”, excedían del ejercicio ordinario de la patria potestad.

La custodia del menor está en manos del padre desde hace poco más de un año, cuando el mismo juzgado de Sevilla se la quitó a la madre por la negativa del niño a cumplir el régimen de visitas. Eso le supuso el cambio de residencia, de Granada a Sevilla, el cambio de colegio y la ruptura con su ambiente y sus amigos. Son circunstancias que el Juzgado obvió en su momento, al retirarle la custodia a la madre, y que ha vuelto a ignorar ahora al determinar que se haga la voluntad del padre, obligando al pequeño a acudir a las clases de catequesis para hacer la primera comunión sin el consentimiento de la madre.

LA JUEZ NO HA OÍDO AL MENOR

“Este tipo de decisiones corresponde conjuntamente a los dos progenitores de común acuerdo” decía la madre en su escrito de alegaciones al Juzgado en el que también subrayaba que “no existe una edad máxima para recibir la primera comunión”. En sus alegaciones, la madre alegó, además, que “los menores de edad son también titulares del derecho a la libertad religiosa” y de culto, tal y como ha determinado el Tribunal Constitucional en varias sentencias y como reconocen distintos organismos internacionales y la Convención de Derechos del Niño. Nada de eso se ha tenido en cuenta en la resolución judicial. Ni siquiera se ha oído al menor, como pedía la madre, antes de dictar la resolución, contra la que no cabe recurso.

El Juzgado no ha aceptado ninguno de sus argumentos. La juez ha asumido los argumentos del Ministerio Fiscal que, sin oír al pequeño, consideró que debía atribuirse al padre la facultad de decidir porque no había nada que justificara que las clases podían perjudicar la menor. Lo más curioso del auto son los argumentos que esgrime para forzar al niño a acudir a las clases de catequesis para realizar la primera comunión. En sus fundamentos jurídicos, la juez alude a las consideraciones del Ministerio Público, que le quita la razón a la madre porque se casó por la Iglesia, porque el niño fue bautizado y porque la madre “instó al padre para que inscribiera al hijo común, una vez en Sevilla”, en los Escolapios.

Por estas razones, la Fiscalía consideró “ajustado a derecho atribuir la facultad de decisión al padre respecto a si el menor puede o no recibir clases de catequesis para la preparación de la primera comunión, y ello teniendo en cuenta la doctrina del Tribunal Supremo anteriormente expuesta relativa a la consideración del interés del menor como una cuestión de orden público, debido a la falta de capacidad del mismo para actuar defendiendo sus propios intereses, siempre que los criterios utilizados para su determinación sean razonables y se ajusten a dicho interés”, según se desprende de la resolución judicial.

LA FE NO HACE DAÑO

Además, la juez entiende que la madre del pequeño no ha acreditado en modo alguno que “la decisión del padre de que reciba clases de catequesis, acorde con su educación en la fe católica, suponga un perjuicio para el mismo, pues tan solo se hace referencia a la libertad de decisión del menor y a posibles situaciones de estrés o crisis emocional para el menor no acreditadas”.

Para que no quede ninguna duda, el auto incide en que los cónyuges “contrajeron matrimonio canónico comprometiéndose a formar una familia y educar a sus hijos en la fe católica, y posteriormente bautizaron al menor, siendo renovado dicho compromiso en el momento del bautismo”. También fundamenta la decisión de obligar al pequeño a recibir las clases de catequesis en la sentencia de nulidad matrimonial canónica de la pareja, dictada por el Tribunal de la Rota de la Nunciatura Apostólica de España, procedimiento instado por la madre, “no considerándose, como indica el Ministerio Fiscal”, que “pueda actuar ahora en contra de los actos libremente asumidos en su día, sin que la decisión para la que el padre interesa autorización suponga un daño o perjuicio acreditado para el hijo menor”.

Para la asociación Granada Laica, la resolución judicial vulnera de entrada los derechos del niño y lo somete a un adoctrinamiento y a cumplir rituales, en este caso, católicos, en contra del niño y de lo que sostiene la propia Iglesia. El coordinador de Granada Laica, Manuel Navarro Lamolda, considera que un juez no puede obligar a un niño a ir a clases de catequesis y a hacer la primera comunión porque va en contra de las convenciones internacionales que han reconocido el derecho a la libertad religiosa de los menores.

Comentar con Facebook ()

Comentar (8)

8 Comentarios

  1. A mi y a mis hermanos nos bautizaron a escondidas de mi madre y mi padre…nos kuidaban los abuelos y ellos al ser creyentes kreyeron ke era lo mejor(solo nos etxaron el krezepelo ese al ke le llaman agua bendita o pollas en vinagres) no hizimos komunion ni mierdas de esas…cuando nazio mi hijo dezidi (a pesar ke la familia de mi ex marido keria ke fuera bautizado mi hijo) no obligarlo a ninguna religión,cuando fuera grande decidiría el mismo,tiene 14 años y piensa exactamente lo mismo ke nosotros sus padres (la unika iglesia ke ilumina es la ke arde!! Y a OS kuras ni en pintura!! La religión es una manera mas ke tienen pa robarnos lo poko ke nos keda después de lo ke nos roba el estado…Grazias a dios somos Ateos y Agnostikos…salut y Anarkia!!!Agur

  2. Cuando tenía siete años e iba a catequesis, un día le dije a mis padres, que ami no me gustaba lo que decia el cura ni lo que me enseñaban porque no me dejaban preguntar lo que quería, ambos me dijeron que tenía la edad para elegir, me dieron fuerza seguridad, e independencia de pensamiento, que viejos magníficos que tuve, creci y sigo pensando = con coherencia y defendiendo esa libertad que algunos SECUESTRAN. Ahora me doy cuenta aún que no es olo el gobierno y el sistema podrido que opera, todos los estamentos están putrefactos.
    La idea de la verdad revelada existe en todos aquellos que detentan el poder, vaya basura de gente……

    • hola, de verdad fuiste agraciada con unos padres muy coherentes, enhorabuena, normalmente en mi tiempo los padres se movian mas por la moralina del entorno que por sentimientos, si decias algo parecido a lo que tu hiciste probablemente hubiese recibido una bofetada, en mi caso

  3. Lo lamento pero no creo que esta “noticia” pueda ser base de debate. En primer lugar destacar la inconsistencia de ambos progenitores que habiéndose unido en matrimonio por la iglesia bautizan a su hijo. Según se desprende de vuestra exposición, ninguno de los dos es creyente.Que yo recuerde, ambas ceremonias son sacramentos para los católicos. En fin, allá cada cual con la dosis de teatro que crea necesaria en su vida para ser feliz.
    Por otro lado, me parece una más de esas disputas enconadas que mantienen vivas las relaciones entre ex parejas y en las que, lamentablemente, los hijos acaban siendo las víctimas.
    Por más que la decisión del juez pueda ser discutible, sería de agradecer un poco más de rigor y no entrar al trapo únicamente porque se puedan unir en una misma frase las palabras “juez”, “obligación”, “iglesia”.

    • Parece mentira que aún no sepas que para mucha gente la boda por la iglesia forma parte de una tradición, y no de significado religioso, muchas veces por contentar a padres y abuelos…el que de hayan casado por la iglesia no le quita derechos a ese niño, eres tú el que mezcla términos, ideas y conceptos. Si el niño tiene claro que no la quiere hacer obligarle se salta TODOS los artículos de la Constitución referentes a los derechos religiosos de las personas, y especialmente de los niños. Yo no me siento católico y sin embargo hice la comunión porque todos mis amiguitos la hacían juntos, no porque yo realmente deseara hacerla. Y otra cosa, eso de que la fe no hace daño según el juez…supongo que debe saber perfectamente lo extremadamente difícil que es ejercer tu derecho a la apostasía…por que en cuanto la faciliten baja el número de católicos en España al mínimo…basta ya de defender “opciones” forzosas!!!

  4. ESTOS ES FALTAR A LA LIBERTAD DE LA PERSONA , LO DIGA EL JUEZ O LO DIGA EL PAPA , NADIE ESTA OBLIGADO A HACER LA COMUNIÓN NI A CREER EN DIOSES , ESTÁN RECORTANDO LAS LIBERTADES DE PERTENECER O DE CREENCIA , NADIE LO PUEDE OBLIGAR , CREO QUE EL JUEZ SE EQUIVOCA POR COMPLETO , QUIEN ES EL PARA OBLIGARLO , POR EL SIMPLE ECHO DE SER JUEZ NO LO PUEDE OBLIGAR

    • esta sentencia es nula de pleno derecho y me atreveria a decir incluso que inconstitucional dado que la libertad religiosa corresponde a uno incluso siendo menor de edad

DEJA UNA RESPUESTA