Seguimos informando | 04/01/2016

Decenas de miles de niñas y adolescentes, muchas menores incluso de 15 años, trabajan en la industria textil asentada en el estado de Tamil Nadu en la India.

Aquí producen gigantes del sector como Zara y Bershka (Inditex)Carrefour España, el Corte InglésCortefielPrimarkBenetton o H&M , entre otros. La actividad de esta producción no se detiene ni uno solo de los 365 días que tiene el año. Los turnos de trabajo son de 68 horas semanales, el ambiente es insalubre, y no se goza de derecho laboral básico alguno, ni bajas por enfermedad, ni movimiento sindical. Y todo ello por 1,3 euros al día.

Con todo lo expuesto no es muy incorrecto tachar dichas condiciones de explotación laboral, incluso esclavitud laboral.

A las niñas y jóvenes se les recluta, laboralmente hablando, entre los 14 y los 20 años. La mayoría son Dalit, también conocidos como “intocables“. Las empresas envían reclutadores a las zonas más pobres del estado y allí convencen a los padres para que envíen a sus hijas a trabajar, con promesas de buen salario, opciones de escolarización, 3 comidas diarias y una paga extra a los 3 años para costear su dote y contraer matrimonio.

El informe “Tejidos defectuosos” publicado el pasado octubre por la ONGd holandesa Centre for research on Multinational Corporations, especializada en escrutar los estándares éticos de las grandes multinacionales, saca los colores a gigantes mundiales de la moda por aprovecharse de esta situación promoviendo graves violaciones de derechos humanos y laborales.

El citado informe es resultado de 3 años de investigación, incluyendo entrevistas a unas 150 trabajadoras anónimas.

Una de las principales complicaciones para luchar contra esta situación es la falta de transparencia en la cadena de fabricación de los productos, lo que dificulta muchísimo la trazabilidad e impide conocer las empresas intermediarias y el exigir responsabilidades. En el caso de las grandes compañías de la moda, último nivel antes de la venta:

“Apenas proporcionan información acerca de sus proveedores, lo que hace muy dificil exigir responsabilidades. La responsabilidad de las grandes firmas se extiende más allá de sus proveedores de primer nivel, hasta los segundos y terceros niveles, incluyendo las macrofactorías de Tamil Nadu.”

Super Spinning Mills Ltd. es una de las 5 megafactorías estudiadas en la región. Suministra cantidades ingentes de hilo de algodón a diferentes compañías, todas con sede en Bangladesh. Una de estas compañías es Cotton Club, que pertenece a Mondol Group y a Fariha Knit Tex, que a su vez es propiedad del Grupo Asrotex, uno de los principales proveedores de Inditex, Cortefiel, el Corte Inglés y Carrefour España.

Por su parte, Inditex afirma que hace ya tiempo obligó a su proveedor en Bangladesh, Cotton Club, a dejar de trabajar con Super Spinning Mills Ltd., sin embargo, en la web de Mondol Group, propietaria de Cotton Club, continúan figurando las empresas españolas como clientes.

El resto de compañías afirman trabajar de una manera ética y rechazar frontalmente cualquier atentado contra los derechos humanos o laborales también.

Comenta. Lo importante es tu opinión.