Francisco Marhuenda y sus asuntillos

25248

Marhuenda

Recopilación de información de losgenoveses.net 

EL “ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO” DE MARHUENDA, ¿UN PAGO POR SU LEALTAD A FERNÁNDEZ DÍAZ?

La relación del director de `La Razón´ al ministro de Interior se remonta a los años

Según reveló la Revista Mongolia el pasado mes de octubre, en el período en el que Marhuenda trabajó como director del gabinete del ministro de Administraciones Públicas (en aquel entonces, Mariano Rajoy) el ahora director de La Razón habría recibido un sueldo mensual complementario por parte de Vicente Cardellach, ex-presidente del Colegio de Graduados Sociales de Barcelona y, casualmente, suegro del actual ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.

“Honorarios Señor Marhuenda”
Los pagos mensuales, de los que, según la auditoría de la entidad dirigida por Cardellach, no se hacían facturas, oscilaron entre las 400.000 y 460.000 pesetas (entre 2400 y 2700 euros) y hasta finales del año 1998 constaron en su contabilidad como “Honorarios Señor Marhuenda”, como indica la citada revista. AR Servicios de Auditoría afirmó que estos pagos sin factura ni retención del IRPF, al ser anteriores a 1999, ya habían prescrito a efectos fiscales.

Apartado de la política
A partir de 1999, los pagos comenzarían a ingresarse en empresas administradas por el propio Marhuenda y por su esposa. El flujo de dinero cesó cuando Marhuenda fue acusado de vender el fondo documental de una empresa de la que supuestamente era titular a un Centro Público. Este hecho supuso, tal y como afirman diversos medios de comunicación, el fin de la carrera política del actual director de La Razón en el momento en el que ejercía el cargo de Director General de Relaciones con las Cortes del Ministerio de la Presidencia, cuyos número uno y dos eran, precisamente, Mariano Rajoy y Jorge Fernández Díaz. Fuentes del Partido Popular afirman que fue el propio Aznar el que se encargó de transformar su cese y salida por la puerta de atrás en una renuncia voluntaria.

Apuntando maneras desde el principio
La carrera periodística de Marhuenda estuvo ligada a Fernández Díaz desde sus primeros pasos profesionales en su Barcelona natal. De la mano del empresario Javier de la Rosa (su jefe en el catalán Noticiero Universal y también uno de lo mayores financiadores de Alianza Popular en Cataluña) se convirtió en el altavoz público de un triángulo de poder formado por Enrique Lacalle (concejal en Barcelona de 1989 a 1991), el propio Jorge Fernández Díaz y el hermano de este, Alberto.

Pleitesía a sus correligionarios
La pleitesía de Marhuenda hacia sus correligionarios era de dominio público ya en la década de los 90. Fue desde su tribuna en la edición catalana del diario ABC donde publicó “La resurrección de Lázaro”, un texto incluido en una serie de artículos donde Marhuenda defendía a capa y espada a un Javier de la Rosa que en aquel entonces se encontraba en prisión por el caso Grand Tibidabo, en el que se le acusó por la descapitalización fraudulenta de la empresa, lo que afectó a 9000 inversores. En el texto, Francisco Marhuenda apoyaba al financiero en sus denuncias a altos cargos de la política catalana y denunciaba que el Caso Tibidado era “una conspiración en la que confluyen fiscales justicieros, periodistas resentidos, políticos con oscuros intereses y otros que quieren esconder sus vergüenzas”.

Dando la cara por los suyos
Unas declaraciones que muestran ya a un Marhuenda siempre dispuesto a dar la cara por los suyos, teniendo siempre presente que los favores en determinados círculos de poder siempre tienen su respuesta. El propio Julio Ariza, propietario de Intereconomía y con el que mantiene un sonoro intercambio de golpes, afirmó en La Mañana de Federico Jiménez Losantos que Marhuenda ha generado pérdidas por valor de 22 millones de euros desde 2009 en su periódico, pero que su producto se mantiene “por razones que usted y yo conocemos”, le dijo al periodista de Libertad Digital.

Maurici Casals y sus influencias
Como no podía ser de otra forma, la llegada de Marhuenda a La Razón en 2001, tras su abandono apresurado de la política, se produjo bajo el auspicio del ministro de Interior y de las relaciones con las altas esferas políticas. En este nuevo cargo toma especial relevancia Maurici Casals, presidente de La Razón y bautizado como El príncipe de las tinieblas por su propio jefe, el presidente del Grupo Planeta José Manuel Lara. Además de ser reconocido amigo íntimo de Fernández Díaz, el ejemplo más visible de los estrechos lazos que Casals mantiene con altos cargos gubernamentales está en las informaciones publicadas por El Mundo, en las que el rotativo entonces dirigido por Pedro J. Ramírez afirmaba que el presidente de La Razón había actuado como interlocutor entre Luis Bárcenas y el Partido Popular.

Siempre del lado del ministro
Marhuenda no ha perdido la oportunidad de defender a Fernández Díaz cada vez que ha podido intervenir en los diversos medios de comunicación donde colabora. Lo hizo en Al Rojo Vivo, el programa de La Sexta, con motivo de la salida de Alejo Vidal Quadras desde el PP a las filas de VOX. “Yo conozco a Alejo Vidal-Quadras del año 1983 del club Prisma, yo viví como el traicionó a su mejor amigo que era Jorge Fernández Díaz. Le traicionó por la ambición cuando se le abre la posibilidad de liderar y hacerse con el poder en el PP de Catalunya”.

Relación longeva y sin fisuras
Una relación longeva que se mantiene a través de los años y de los cargos que ambos van desempeñando a lo largo de sus carreras. Uno de los últimos episodios en los que Marhuenda ha esgrimido una defensa a ultranza del ministro es la denunciable actuación de la Guardia Civil el 6 de Febrero con unos inmigrantes que intentaban llegar a nado a la ciudad de Ceuta. En ese momento Marhuenda negó que la Benemérita disparase pelotas de goma a los inmigrantes para disuadirles de seguir avanzando hacia la ciudad.

Papel importante en el PP
Estas informaciones revelan que Mariano Rajoy no fue el primer contacto importante de Marhuenda con los gerifaltes del Partido Popular. Ejerciendo de fiel escudero desde todos los ámbitos, el director de La Razón sigue jugando un papel importante y multidisciplinar en la representación del ideario del partido en todo el espectro de los medios de comunicación. Para Marhuenda, las fronteras entre el periodismo y la propaganda política no están muy claras, y eso le ha permitido mutar durante su carrera profesional sin dejar de ser fiel a su partido. Y a sí mismo.

http://www.elplural.com/2014/03/09/el-enriquecimiento-ilicito-de-marhuenda-un-pago-por-su-lealtad-a-fernandez-diaz/

EL PSOE PREGUNTA POR LOS NEGOCIOS DE UN ALTO CARGO DEL PP CON LA COMUNIDAD

El grupo PSOE-Progresistas en la Asamblea presentó ayer una docena de iniciativas interesándose por los negocios de Francisco Marhuenda, actual director de Relaciones con las Cortes. Los socialistas demandan información sobre operaciones de una empresa -cuyo administrador único es ese alto cargo del PP- con la Universidad Rey Juan Carlos, dependiente de la Comunidad. Estos negocios (venta de fondos bibliográficos y mobiliario a la Universidad) pueden incumplir la Ley de Incompatibilidades, según el PSOE.

La empresa Estrategia, Asesoramiento y Comunicación es una sociedad limitada con un capital de 500.000 pesetas divididas en 50 acciones, 45 de las cuales están en poder de Francisco Marhuenda, que consta en el Registro Mercantil de Barcelona como administrador único de la sociedad. Las otras cinco acciones están suscritas por Francisco Marhuenda Marín.

http://elpais.com/diario/2001/03/17/madrid/984831867_850215.html

UN ALTO CARGO DEL PP CATALÁN COBRÓ 32 MILLONES DE LA AUTONOMÍA DE MADRID

El director general de relaciones con las Cortes, Francisco Marhuenda, vendió un fondo documental de una empresa de la que supuestamente era titular a un centro educativo que depende del Departamento de Enseñanza de la Comunidad de Madrid. La venta se realizó por 18,5 millones de pesetas en octubre de 1999, según denuncia del grupo PSOE-Progresistas de la Asamblea de Madrid. Marhuenda habría cobrado además del mismo centro por otros conceptos hasta 32 millones de pesetas entre 1999 y 2000.

El director general, que pertenece al Ministerio de Presidencia, que dirige Juan José Lucas, tiene previsto abandonar su cargo en los próximos días ‘no por estas denuncias, sino porque ha aceptado una oferta profesional’, explican fuentes próximas a Marhuenda. De acuerdo con la denuncia del PSOE en la Comunidad de Madrid, la empresa Estrategias, Asesoramiento y Comunicación, SL, vendió un fondo bibiliográfico al Instituto Ramón Carande, de la Universidad rey Juan Carlos, cuyo consejo de administración está presidido por el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Gustavo Villapalos.

Se trata, por tanto, de un organismo público que contrató servicios con la empresa de un alto cargo político del PP. Máxime cuando Marhuenda era en esas fechas jefe del gabinete del anterior ministro de Educación, Mariano Rajoy, cargo que ocupó hasta mayo de 2000, cuando fue nombrado director general de Relaciones con las Cortes.

Los diputados del PSOE de Madrid Antonio Carmona y Antonio Martínez Sanjuán afirman que el Registro Mercantil de Barcelona indica que Francisco Marhuenda es fundador y administrador único de la sociedad que cobró del instituto público madrileño. De ello se desprendería, a juicio de esta formación política, un supuesto incumplimiento legal de las incompatibilidades de altos funcionarios y también en cuanto a la contratación del organismo público.

La ley señala que la incompatibilidad de altos cargos afecta también a los familiares directos de éstos. Los diputados de la Federación Socialista Madrileña del PSOE también mantienen que Marhuenda cobró a título personal 840.000 pesetas del Instituto Ramón Carande. El instituto tiene que aplicar la ley de contratos del Estado, que prohíbe a toda entidad financiada mayoritariamente por las administraciones públicas contratar con altos cargos de la Administración.

Fuentes próximas a Marhuenda, que fue diputado autonómico catalán en representación del PP hasta que José María Aznar formó su primer Gobierno, afirman que ‘traspasó las acciones de esta empresa, eminentemente familiar, en 1994, para no incurrir en las incompatibilidades previstas en la ley’. Según parece, el fondo bibliográfico pertenecía a la sociedad de la familia de Marhuenda y constaba de unas 4.000 piezas, sostienen estas fuentes.

http://elpais.com/diario/2001/04/10/catalunya/986864848_850215.html

DE LA ROSA DECLARA QUE ENTREGÓ, 20 MILLONES DE PESETAS A LA CÚPULA DEL PP

Javier de la Rosa declaró ayer ante la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios que entregó a la cúpula del PP 20 millones de pesetas en 1991. De la Rosa corroboró así una declaración anterior del dirigente catalán del PP Enrique Lacalle en el sentido de que él no recibió dinero de De la Rosa y que las relaciones económicas entre su partido y el financiero se llevaban desde Madrid. El escándalo de la financiación de De la Rosa al PP estalló al conocerse la existencia de unas cartas en las que Lacalle agradecía al financiero sus aportaciones.

  • El financiero admite que apoyó económicamente la campaña de Lacalle

De la Rosa aseguró que “personalmente, a petición de Lacalle, aportó 20 millones de pesetas al PP en Madrid en abril de 1991”. De la Rosa justificó estas donaciones -que de ser ciertas rebasarían el límite máximo de 10 millones que establece la ley para las aportaciones de particulares- argumentando que “en aquel momento [Lacalle] se presentó a las elecciones municipales y, según le explicó, el PP le había dejado solo y necesitaba dinero para la campaña y al estar centralizado en Madrid entregó en Madrid ese dinero”. De la Rosa también aseguró que “en 1992 participó con 5 millones en la rifa que organizó el PP”. De la Rosa aprovechó la comparecencia para “hacer constar espontáneamente que Lacalle es una buena persona, que había sido amigo del declarante y que le consta su honestidad”.A pesar de que las declaraciones de Lacalle y De la Rosa coinciden a grandes rasgos, hay un punto de discordancia. Mientras De la Rosa negó conocer a ningún dirigente del PP, Lacalle aseguró en su declaración de septiembre ante la juez que el financiero tenía acceso directo a responsables del partido. Ayer, la juez preguntó a De la Rosa si un tal “Rodrigo” -mencionado por Lacalle en una de sus cartas de fecha 3 de junio de 1991- era el ministro de Economía, Rodrigo Rato. De la Rosa dijo simplemente que no lo sabía.

El PP desmintió ayer “rotundamente” las declaraciones del financiero. En un comunicado, el partido que preside José María Aznar asegura que en las elecciones de 1991 “todas las donaciones de campaña fueron nominales (…) sin que ninguna de ellas fuese realizada por el citado De la Rosa”.

Una parte significativa de la declaración de De la Rosa se centró en explicar qué hizo con las cartas que le había enviado Lacalle agradeciéndole sus ayudas. El financiero reconoció que entregó fotocopias de las mismas “a un amigo suyo que trabaja en el Ministerio de Administraciones Públicas” y a quien acabó identificando como Francisco Marhuenda, jefe de gabinete del ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy. Según De la Rosa, a quien se ha atribuido un intento de presión sobre el Gobierno utilizando como arma las cartas de Lacalle, no supo cuál fue el destino que les dio Marhuenda.

Encuentros con ‘El Mundo’

A continuación, el ex vicepresidente del Grupo Torras relató sus encuentros con representantes de El Mundo, tras los que se produjo la publicación de las cartas de Lacalle.Según el relato de De la Rosa, a través de su jefe de prensa, Jordi Domenech, acordaron una reunión con el director del rotativo, Pedro J. Ramírez, y uno de sus redactores. De acuerdo con las explicaciones de De la Rosa, el 21 de mayo pasado Ramírez organizó que él y Domenech acudieran en un coche con cristales “ahumados” al aparcamiento del hotel donde iba a tener lugar el encuentro. Allí se reunieron en una “suite alquilada al parecer por Ramírez”.

El relato ante la juez prosigue dando detalles sobre las conversaciones: los representantes de El Mundo, según De la Rosa, “le pidieron información al declarante sobre supuestos pagos suyos o ordenados por él al PP, al presidente de la Generalitat y a [Miquell Roca”, ex secretario general de CDC, el partido de Jordi Pujol, y actualmente concejal del Ayuntamiento de Barcelona.

Siempre según esta versión, “lo único que les interesaba es que el declarante les informara de cuentas en el extranjero a nombre de Roca, que a su vez en aquella época era el asesor de [Antonio] Asensio [por aquellas fechas presidente de Antena 3 TV], que estaba enfrentado con Ramírez, y lo que querían era presionar a Roca de alguna manera, para a su vez poder presionar a Asensio”.

Aunque el acta de la declaración no lo recoge, testigos presenciales han asegurado que De la Rosa se refirió en este punto de forma explícita a la oposición de Pedro J. Ramírez al acuerdo sobre explotación de los derechos televisivos de los clubes de fútbol que alcanzaron Antonio Asensio y Jesús de Polanco.

En el momento de publicar las cartas, El Mundo aseguró que la fuente de las mismas había sido De la Rosa. Ayer, el afectado dio su versión y afirmó que fueron los representantes del rotativo “quienes le enseñaron las fotocopias de las cartas que Lacalle le había dirigido”.

De la Rosa acudió a declarar ante la juez Teresa Palacios, titular del juzgado número 3 de la Audiencia Nacional, en el caso Torras, una querella criminal de esa empresa contra De la Rosa y otros ex gestores por presunta estafa y apropiación indebida de más de 100.000 millones de pesetas. En el contexto de esta causa se investiga la supuesta Financiación del PP desde el grupo Torras, destapada al conocerse las cartas de Lacalle a De la Rosa en las que le agradecía sus aportaciones para las elecciones municipales de 1991 y las generales de 1992.

http://elpais.com/diario/1997/11/04/espana/878598011_850215.html

DIRIGENTES DEL PP CATALÁN ASEGURAN QUE MADRID RECIBÍA Y CENTRALIZABA LAS AYUDAS DEL PARTIDO

Diferentes dirigentes del Partido Popular de Cataluña han asegurado a este diario que el control de las finanzas ha estado centralizado tradicionalmente por el aparato del partido en Madrid. Tras conocerse la existencia de posibles aportaciones financieras de Javier de la Rosa al PP, a raíz de la publicación de algunas cartas enviadas por el dirigente conservador Enrique Lacalle al financiero entre 1989 y 1993, dirigentes dé ese partido afirman que durante ese periodo la dirección catalana nunca discutió sobre la financiación de la organización, que estaba en manos de la dirección nacional del partido.

Algunos de estos dirigentes consultados tan sólo han podido recordar durante esos años una reunión de la ejecutiva del partido en Cataluña en la que se hiciera referencia a cuestiones financieras, concretamente un informe sobre el presupuesto anual.De otra parte, ayer continuó la tormenta política desatada por las cartas de Lacalle. El primer secretario del PSC, Narcís Serra, emplazó al PP y a CiU a explicar ante la opinión pública qué hay de verdad y qué de mentira en las acusaciones de que ambas formaciones políticas fueron financiadas por De la Rosa. Serra rechazó implícitamente la petición formulada ayer por el presidente de Iniciativa per Catalunya (IC), Rafael Ribó, de llevar este. asunto al Parlament Catalunya y al Congreso; en lugar, el líder socialista dijo que prefiere que sean los propios partidos afectados los que tomen la iniciativa de dar explicaciones. Serra consideró que estas acusaciones son “un paso más en la larga cadena de descalificaciones dirigidas contra los partidos políticos por parte de personas enfrentadas a la justicia por la presunta comisión de delitos comunes y que. han gastado parte de sus fortunas en él intento de sustituir los mecanismos democráticos.”

El presidente de IC ha pedido ya las respectivas comparecencias del presidente del Gobierno, José María Aznar, y del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, en el Congreso y en el Parlamento catalán, respectivamente, para informar sobre la presunta recepción de fondos de De la Rosa. Ribó indicó que la presunta financiación irregular de partidos por De la Rosa es un asunto “que aparece y desaparece como el Guadiana” y pidió transparencia ante la posibilidad de que haya “formaciones políticas e instituciones bajo el chantaje de las estrategias de defensa” de De la Rosa.

La diputada del Partit per la Independència (PI), Pilar Rahola, declaró que Lacalle debe dimitir de su cargo de delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca, si se demuestra que sus campañas electorales se financiaron de forma irregular.

Fernández Díaz declaró ayer que en 1991 no “tenía ninguna responsabilidad” en el PP de Cataluña. Sin embargo, la correspondencia de Lacalle se remonta a 1989. También negó haber estado en el despacho de De la Rosa.

Las cartas

Las cartas de Lacalle forman parte de una documentación que, según diversas fuentes, De la Rosa hizo llegar al Gobierno. El receptor inicial, según esas fuentes, fue Francisco Marhuenda, jefe de gabinete del ministro para las Administraciones Públicas, Mariano Rajoy. Marhuenda es amigo de Lacalle y del secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, y presidente del Partido Popular de Cataluña durante una parte del periodo al que se refiere la correspondencia de Lacalle, Jorge Fernández Díaz. El destinatario final de los documentos era, según afirman personas conocedoras de esos movimientos, el ministro de Economía, Rodrigo Rato. Marhuenda, que reconoció la existencia de contactos con De la Rosa, ha negado haber recibido de él ningún documento, así como haber entablado algún tipo de negociación. Las mismas fuentes sostienen que el momento de máxima actividad de De la Rosa con esa correspondencia se sitúa en tomo a las fechas inmediatamente anteriores al 27 de febrero pasado, día en el que la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios convocó una vistilla para decidir medidas cautelares contra el financiero por el caso Torras-KIO. Tras la vistilla, la juez impuso a De la Rosa una fianza de 400 millones de pesetas, que cubrió después de solicitar una prórroga.

En una carta fechada el 13 de mayo, Lacalle explica a De la Rosa: “Como el tema de ponerse de acuerdo con Madrid habrás visto es complicadísimo, te agradecería que si no tienes inconveniente, la ayuda complementaria de lo que me ha dado Madrid, me la dieras directamente en Barcelona”. En el mismo documento afirma: “Tú me hablaste de 50, para tu información me han dado 20”. Otros dirigentes del partido, sin embargo, han señalado que Lacalle se montaba sus propias campañas municipales al margen de la estructura financiera general del partido.

http://elpais.com/diario/1997/07/02/espana/867794422_850215.html

EL JEFE DE GABINETE DE RAJOY DEFENDIÓ A DE LA ROSA EN ‘ABC’

Francisco Marhuenda, jefe de gabinete del ministro para las Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, escribó en enero de 1995 un artículo de opinión en la edición catalana del diario Abc titulado ‘La resurrección de Lázaro’. En esa columna, Marhuenda hace interpretar a De la Rosa el papel de muerto resucitado y le invita a explicar todo lo que sabe: “Lo mejor sería que De la Rosa hable, ante el magistrado, ante la prensa o la comisión que el Parlament [de Cataluña] no quiere crear, porque su situación nunca será peor”.¿De qué debería hablar el financiero entonces encarcelado por el caso Grand Tibidabo? En opinión de Marhuenda, “los dirigentes de los principales partidos no tenían ningún deseo de que compareciera en una comisión de investigación. Ni aquí ni en Madrid. El papel que le habían asignado era el de mudo [ …] Durante unas semanas se mantuvo en silencio y todos respiraron tranquilos. El susto de los telegramas [que, De la Rosa envió desde la prisión a varios dirigentes políticos] fue suficiente, y bastante desconcierto hay en el país como para añadir a un De la Rosa dispuesto a contar su auge y caída con luces y taquígrafos”.

La resurrección de Lázaro formaba parte de una serie de escritos por Marhuenda en apenas tres meses, defendiendo a De la Rosa mientras éste estaba en prisión, En ellos se refiere a los fiscales del caso, el fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, y el fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, como “los mismos que han perseguido con empeño a empresarios y políticos catalanes” y compara el asunto de De la Rosa con el de Banca Catalana: “Qué le hubiera sucedido a Pujol de no contar con la inmunidad que acertadamente establece el Estatuto”.

Para Marhuenda, el caso Tibidabo es “una conspiración en la que confluyen fiscales justicieros, periodistas resentidos, políticos con oscuros intereses y otros que quieren esconder sus vergüenzas”.

http://elpais.com/diario/1997/07/02/espana/867794423_850215.html

EL PP CONTRADICE A LACALLE Y RECHAZA DONACIONES DUDOSAS

Mientras Enrique Lacalle, tras conocerse sus cartas petitorias a De la Rosa, justificó ayer en un comunicado el haber pedido donativos al financiero “dentro de las normas legales”, el PP negó que De la Rosa hubiera hecho ninguna aportación. La dirección nacional del PP abordó ayer, en su Comisión Permanente, la situación creada por las acusaciones de que Javier de la Rosa les financió campañas electorales y que ahora intenta presionarles para salir airoso del caso KIO. El vicepresidente primero, Francisco Álvarez Cascos, negó que en la contabilidad auditada del PP figure ninguna aportación nominal de De la Rosa ni anónima de la cuantía en discusión, unos 500 millones entre. 1991 y 1993, informa Javier Casqueiro.El ministro para las Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, rechazó que el director de su gabinete, Francisco Marhuenda, le hubiese trasladado, tras los contactos que tuvo con De la Rosa, ningún documento comprometido. El PP limita la relación de Marhuenda con De la Rosa al ámbito particular, fruto de sus contactos anteriores cuando el hoy jefe de gabinete de Rajoy trabajaba como periodista.

  • De la Rosa ya dio dinero a Lacalle en 1989

Sobre las relaciones económicas, entre De la Rosa y Enrique Lacalle, ex presidente del PP en Barcelona y delegado del Gobierno ahora en la Zona Franca, el PP no hizo comentarios oficiales. El PP remarca que la ley electoral permite a los partidos recibir donaciones aunque no admita que se hayan recogido en este caso. Cascos constató que en las cuentas del PP sí figuran dos transferencias de 20 y 5 millones de la dirección nacional a la catalana para la campaña de 1991, como refleja el correo personal entre De la Rosa y Lacalle. José María Aznar dijo estar convencido de que se había obrado legalmente y subrayó que a su Gobierno “ningún grupo tiene capacidad, para presionarle”.

Alberto Fernández Díaz, presidente del PP de Cataluña, afirmó que “nadie pagó por su cuenta” los gastos de la campaña de 1993 para el mitin de Aznar en la plaza de toros de Barcelona”. Añadió que “el PP procedió al pago íntegro” de todos los gastos del mitin “con sus recursos propios” y “con talones nominativos”. Sobre el pago por De la Rosa de 25 millones para las municipales de 1991, a petición de Lacalle, Femández dijo que la cifra cuadra con la aportación que el PP hizo desde Madrid a la campaña de Barcelona, informa Enric Company.

De la Rosa negó haber intentado ningún chantaje e insinuó que se han robado documentos del sumario. El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, mientras, pidió una explicación “rápida” al Partido Popular y a CiU.

http://elpais.com/diario/1997/07/01/espana/867708016_850215.html

ARCHIVADO EL ‘CASO LACALLE’ POR SUPUESTOS PAGOS DE DE LA ROSA AL PP

La juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios decidió el viernes archivar las diligencias abiertas contra el político del PP Enrique Lacalle por supuestos pagos de Javier de la Rosa al PP entre 1989 y 1993 a través del actual presidente del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona. La decisión de la juez se sucede a la petición de sobreseimiento formulada por la Fiscalía Anticorrupción por falta de pruebas y prescripción de los supuestos delitos.

Las diligencias se abrieron en 1997 al trascender unas cartas de Lacalle a De la Rosa en las que agradecía su desinteresada ayuda durante la campaña electoral de 1989. Según el auto, del que informaba ayer La Vanguardia, no se ha podido establecer que los pagos de De la Rosa procedieran de la empresa Torres-Kio, a la que representaba en España.

En el caso de que las donaciones hubieran sido afrontadas personalmente por el propio De la Rosa, el posible delito electoral habría prescrito. Enrique Lacalle asumió la autoría de las cartas, pero recordó que todos los partidos “han pasado el platillo” en algún momento. Lacalle siempre sostuvo que su petición de dinero no vulneró la ley.

http://elpais.com/diario/1998/02/15/espana/887497215_850215.html

EL PP SE NIEGA A INVESTIGAR LAS RELACIONES ECONÓMICAS ENTRE ENRIQUE LACALLE Y DE LA ROSA

El financiero catalán declarará esta tarde ante el fiscal anticorrupción

La dirección nacional del PP sigue empeñada en negar cualquier implicación con el polémico financiero catalán Javier de la Rosa, que esta tarde declarará, ante el fiscal anticorrupción por los presuntos pagos del grupo Torras a ese partido. El PP mantiene su tesis de que sólo se ha probado que Enrique Lacalle, ex presidente del partido en Barcelona, pidió ayuda económica a De la Rosa. No se admite que la recibió, pese a las cartas en las que agradece esos favores. Tampoco se ha abierto una investigación interna ni se pide su dimisión como delegado del Gobierno en la Zona Franca.

“El partido no ha cerrado el caso, pero tampoco lo ha abierto. Nos estamos informando y aclararemos cualquier cosa nueva que se plantee”, indicó uno ¿le sus máximos responsables.El PP no ha variado de posición sobre este caso de financiación irregular desde la reunión del lunes de la semana pasada de su comision permanente. Entonces se aseguró que la dirección nacional no había recibido jamás una donación de la cuantía en cuestión, unos 500 millones de pesetas entre 1989 y 1991, ni nominal de Javier de la Rosa ni anónima Esa aportación es la que investigan tanto la fiscalía anticorrupción como la titular del juzgado número 3 de la Audiencia Nacional dentro del sumario general del caso Torras.

Los máximos responsables del PP han escudriñado en su contabilidad, tanto en los datos oficiales aportados al Tribunal de Cuentas como a sus auditores internos; han pedido luego balances al actual gerente del partido en Cataluña; han hablado con Lacalle, y han llegado a la misma conclusión que hace una emana la comisión permanente: en 1991 sólo se ingresaron 60 millones en concepto de donaciones, y en pequeñas cantidades. El PP ni investiga ni ha expedientado o sancionado a Lacalle. Eso sí,: “el PP se infoma”.

En la dirección del PP han centrado sus indagaciones fundamentalmente en 1991. Piensan que el correo entre Lacalle y De la Rosa sólo aporta implicaciones económicas para la campaña de ese año. Entienden que los otros agradecimientos de Laca lle, fechados en ejercicios anteriores, pueden referirse a otros ti pos de gestiones, no necesaria mente crematísticas. Oficiosa mente están a la que salte en los próximos días o semanas.

Tampoco se han pedido, desde la dirección del PP, demasiadas explicaciones al propio Lacalle. Enrique Lacalle llamó la semana pasada a la sede del PP y habló con responsables de la tesorería y de la organización del partido. Esos dirigentes de segundo nivel en la estructura de mando del PP le instaron a aclarar lo sucedido. Esa tarde Lacalle emitió un comunicado desmarcándose de las acusaciones y unos días después ha especificado incluso, en tono de confesión, que él no era el único que recaudaba, lo que se tradujo literalmente como “pasar el platillo”.

Nada que decir

La dirección del PP no tiene nada que decir a este respecto. Lacalle no ha acudido a Madrid a la sede del PP y no ha hablado directamente con el coordinador general. Tampoco ha puesto ni su carné como militante del PP ni su cargo como delegado del Gobierno en la Zona Franca de Barcelona a. disposición de sus superiores. Sobre las cartas rubricadas por Lacalle en las que agradece la colaboración de De la Rosa, un dirigente del PP apuntó: Que responda y dé cuenta él”. Sobre las alusiones al vicepresidente económico, Rodrigo Rato, que al parecer, según lo escrito por Lacalle, planteaba problemas para disponer de dinero en aquella campaña, el partido indica que eso es lo normal en clave electoral. El PP sitúa este caso sobre tres patas. A la acusación sobre si hubo o no financiación de De la Rosa, se responde que las cuentas oficiales no la contemplan. El segundo pilar correspondería a si alguien -Enrique Lacalle- se llevó personalmente ese dinero. A esto se contesta que nada se sabe, que las pruebas no comprometen a nadie y que el que debe defenderse es Lacalle. Para salir al paso de la tercera acusación sí son contundentes en la sede central de la calle de Génova. El PP rechaza que tanto el partido como el Gobierno hayan recibido presiones o chantajes y mucho menos que se haya sucumbido a los mismos.

http://elpais.com/diario/1997/07/09/espana/868399215_850215.html

ENRIQUE LACALLE AFIRMA QUE NO DIMITIRÁ PORQUE “TODOS LOS PARTIDOS HAN PASADO EL PLATILLO”

La juez del ‘caso Torras’ citará a declarar a De la Rosa por sus presuntos pagos al PP

Enrique Lacalle, delegado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y dirigente del PP de Cataluña, aseguró ayer que no ve ningún motivo para poner su cargo a disposición del Gobierno. Lacalle ha reconocido haber recibido dinero de Javier de la Rosa, a quien agradeció sus ayudas en varias cartas. Lacalle explicó su negativa a dejar su cargo porque “todos los partidos políticos han pasado el platillo” para financiar sus campañas. También defendió las peticiones a De la Rosa: “En aquel momento era una persona importante y con conocidas simpatías hacia el PP”.

Lacalle intentó ayer limitar su papel en la financiación del PP: “Sólo he sido uno más de los que normal y legalmente pedían”. El responsable de la Zona Franca intentó generalizar su comportamiento y añadió: “La petición de ayudas y donativos es una cosa absolutamente generalizada”. “A ver si en este país la única persona que haya pedido algún tipo de donativo para una campaña política es Enrique Lacalle”, aseveró.Lacalle también aprovechó su comparecencia pública en un acto convocado ayer por la escuela de negocios ESADE y el rotativo Negocios para justificar sus relaciones financieras con De la Rosa. “Entonces todos pedían colaboración a militantes y simpatizantes; en aquel momento De la Rosa era una persona importante y con conocidas simpatías hacia el PP”, aseguró.

Asimismo, Lacalle replicó a quienes le acusan: “Todo el mundo se saca ahora el asunto de encima cuando yo sólo he cumplido con la obligación que tenía: pedir a aquellos que buena y legalmente querían o podían darnos una ayuda”.

En este sentido, Lacalle añadió que pedir dinero en campaña electoral se ha hecho “urbi et orbi” y “por obligación” ante el poco dinero que se facilita a los partidos para llevar a cabo sus campañas. Por eso, explicó, “se pide a los militantes, a los simpatizantes y a los cargos electos que busquen algún tipo de ayuda para poder hacer una campaña digna”. Asimismo, abogó por una Ley de Financiación de partidos políticos que impida que se “gasten cantidades ingentes de dinero en publicidad y que los políticos no tengamos que pedir dinero a nadie, porque no haría ninguna falta”.

Por otra parte, la juez Teresa Palacios, titular del juzgado número 3 de la_Audiencia Nacional, que instruye la querella de Grupo Torras contra De la Rosa, y otros ex gestores de la sociedad, citará a declarar al financiero y a Lacalle en la investígación, que ha acordado abrir para esclarecer los presuntos pagos realizados al PP y a CiU, según informan fuentes jurídicas.La magistrada ha aceptado la petición de la Fiscalía Anticorrupción de investigar estos hechos. Palacios también solicitará datos a la Agencia Tributaria sobre los movimientos fiscales de Torras.

Las mismas fuentes indicaron que lo más probable es que las declaraciones no se produzcan hasta septiembre, ya que la magistrada comenzará sus vacaciones a partir del 15 de julio.

La decisión de abrir la mencionada investigación ha surgido tras la publicación de unas informaciones en las que se aportaban datos sobre un presunto pago de 500 millones de pesetas por parte de De la Rosa en el año 1991, cuando era el máximo responsable español de Grupo Torras, cuyo accionista principal es el grupo KIO.

Por su parte, fuentes fiscales señalaron que la Fiscalía Anticorrupción ha decidido abrir diligencias de investigación para aclarar las pagos que, de acuerdo con las informaciones publicadas, De la Rosa hizo al PP y a CiU. Estas investigaciones se abren como una pieza separada al margen del resto de las diligencias sobre el caso.

http://elpais.com/diario/1997/07/04/espana/867967209_850215.html

Comenta. Lo importante es tu opinión.