Más de cien mil firmas piden que la comida del Hospital Infanta Leonor se la coma su padre, Felipe VI

7308

Redacción/Rokambol/19.01.16

“No tiene huevos”, apostillan en el documento.

La comida privatizada del Hospital Infanta Leonor, de Madrid, que se prepara de manera privada por cocineros privatizados a base de jamón york privatizado y tomates privatizados en atmósfera externalizada, ha motivado la recogida de firmas de los pacientes públicos pidiendo, por favor, que al menos una parte de ese menú se lo zampe el Rey de España, Felipe VI, sin escolta de Guardia Real, sin artificieros, masticando y sin taparse la nariz.

La petición cuenta también con el apoyo de la Academia Británica de las Ciencias y el programa de televisión Cuarto Milenio. “Seria bueno observar el momento en que esa loncha de jamón york adquiere vida propia dentro del organismo de un aristócrata, atraviesa su pecho quebrando sus costillas y sale disparado a esconderse detrás de un sillón”, ha dicho Iker Jiménez. “Lo más probable es que el jamón york le arrancase la cabeza a un par de ujieres antes de desarrollar las extremidades y luego se matriculase en Derecho”, opinan desde la Royal Society.

La loncha elegida para ser enviada a la Zarzuela es muy popular entre los pacientes del Hospital Infanta Leonor, pues suele pasearse por las diferentes habitaciones con la única intención de charlar y bromear un rato con los enfermos. “Que yo sepa, nadie ha intentado nunca clavarle un tenedor, a pesar de que cuenta siempre los mismos chistes”, aseguran los pacientes ingresados. “Es supersimpática”, añaden. El tomate aplastado que suele acompañar a la loncha jamás dice nada, coinciden en atestiguar los enfermos, pero es sumamente educado y se limita a ejercer de intérprete entre los estreptococos y los familiares de los pacientes.   Más en Rokambol

Comenta. Lo importante es tu opinión.