Ana Rosa menosprecia a Diego Cañamero: “No se puede sentar en el Congreso alguien que dice. ‘el pograma’”

90669

Cañamero

Ana Rosa ya sabe esto:

Hijo de José Cañamero y Joaquina Valle, Diego Cañamero, con 8 años de edad empezó a trabajar. No pudo ir a la escuela; su familia era muy pobre y necesitaba ese jornal que el joven Diego podía aportar para el sustento de la casa: 30 pesetas de “sol a sol” cuidando los planteles del arroz para que no se los comieran los pájaros. Ese fue su primer empleo.

Es evidente que sí lo sabe, porque se supone que es periodista y porque esta información aparece hasta en la Wikipedia. Y por este motivo es mucho más grave si cabe la burla y el menosprecio. Especialmente cuando viene de alguien que, habiendo tenido todas las oportunidades posibles para recibir una educación del más alto nivel, nunca ha dejado de ser una indigente intelectual con ínfulas. Aunque es típico en estas personas tan limitadas ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, por más que en su caso debiera darle alguna pista sobre su realidad que hasta sus compañeros se rían habitualmente de su incapacidad.

También es evidente que Ana Rosa prefiere a los y las que han gobernado hasta ahora; gente vestida con ropa cara, sin callos en las manos y que, en algunos casos, tras muchos años de estudios han conseguido no decir: ‘pograma’ (algo que por cierto nunca he escuchado de Cañamero), aunque también han aprendido a mearse en su propio PROGRAMA.

Esta señora que no goza ni de una cosa ni de la otra, ha confundido formación e inteligencia. Y sí, no sería extraño que Diego hablara como habla ese pueblo digno que en muchos casos no ha tenido oportunidades, pero a cualquiera que le haya prestado atención, le habrá quedado claro que lo que nunca le ha faltado es inteligencia, ni voluntad, ni solidaridad, ni humanidad ni decencia. ¿Puedes tú decir lo mismo?

Para muchos será un verdadero honor y un orgullo que alguien como Diego Cañamero nos represente. Y dudo mucho que nadie con dos dedos de frente pudiera decir lo mismo si la candidata fueras tú. Ya quisieras.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

  1. Sin embargo sí pueden sentarse en el congreso defraudadores, mentirosos, gente que no cumple sus promesas, ladrones. No dice que esos no pueden…. Le falta al respeto a Cañamero y a todos los que le han dado su voto. A esa gente le da igual la pronunciación de una palabra. Ella que mire a quien contrata, personas que no construyen bien una oración subordinada, sin correctas concordancias en oraciones de relativo. Tildes ausentes o mal colocadas..

  2. Esta plagiadora confesa, en un país de pacotilla como este, puede permitirse el lujo de destilar veneno de clase sobre un diputado electo y luchador por la justicia social que se merece una estatua o por lo menos el respeto.
    En un país que se precie se haría tal campanía de presión sobre su empleador para que la echara a la puta calle en vez de haberle otorgado un pupitre desde donde esta llenando la cabeza del publico con basura…

  3. Ya, ya, qué manera de minusvalorar y, sobre todo, en boca de una periodista es improcedente el comentario sin tener en cuenta el pasado familiar del Sr. Cañamero (quien, por cierto, se desenvuelve bastante bien en el área política que defiende). Periodista, como digo, que bien que plagió en su polémico libro, haciendo el más espantoso de los ridículos, pero puestos a criticar vocalizaciones, nunca se le ha escuchado criticar al Sr. Corcuera cuando dice, por ejemplo: ‘Estao’…’acabao’… ¡Y fue Ministro de Interior!. Bah, ni caso.

DEJA UNA RESPUESTA