Isaac Rosa | El Diario | 23/06/2016

Ya sabíamos que a la vuelta del 26J nos espera el tío Paco con los recortes (el tío Franz, más bien). Esos 8.000 millones extra que Bruselas exige al próximo gobierno, y de los que ni nos acordamos mientras alargamos la interinidad. Como también esperan millones de familias ahogadas por la crisis que llevan meses entretenidos con vídeos electorales, a ver cuándo acaba la campaña y alguien se ocupa de lo suyo.

Pero la recta final está sirviendo para refrescar otro recordatorio: tras las elecciones, si hay posibilidad de gobierno alternativo, el nuevo presidente recibirá también una tarjeta de felicitación de parte de la cloaca, ese submundo policial que más que un ramo de flores te puede dejar una cabeza de caballo en la cama. “¡Feliz gobierno del cambio!”

Me da que es más fácil lidiar con Merkel que con esos Torrentes que llevan tanto tiempo bajo tierra que ya no podrían vivir a la luz del día. El próximo gobierno llegará levantando alfombras, pero al hacerlo descubrirá que la mierda del subsuelo ha podrido el parqué. La mezcla de corrupción y cloacas es puro veneno, porque la turbia red policial tiene además comunicación con otros colectores empresariales y periodísticos.

La cloaca no es un invento del PP: es más bien uno de los pilares de la Transición, que mantuvo intacto el sistema de alcantarillas policiales creado por Carrero Blanco. Los sucesivos gobiernos prefirieron usar la cloaca en su beneficio antes que desmantelarla, dejando un reguero de episodios sucios (asesinatos incluidos) que dan para escribir una irrespirable contrahistoria de España. Normal que en cada cambio de gobierno la cloaca entre en ebullición y suelte mierda al exterior.

Pero en los últimos tiempos, con el PP de Rajoy y Fernández Díaz, la cloaca se ha ido de madre, se ha vuelto incontrolable y empieza a devorar a sus hijos. La guerra a muerte entre comisarios, de la que solo nos llegan salpicaduras, es resultado del poder alcanzado por sus inquilinos, como ese siniestro Villarejo, que últimamente es el perejil de todas las salsas podridas. Por ahí abajo circulan dossieres y grabaciones que lo mismo sirven para defender la unidad nacional que para tumbar un gobierno.

Con esa cloaca tendrá que convivir el próximo presidente. Convivir, no: sobrevivir. O se arremanga desde el primer día para limpiar, o acabará devorado por ella. Y para eso necesitará mucho más que seis o siete millones de votantes. Para luchar contra la cloaca, como para aguantarle el pulso a Bruselas y Berlín, necesitas tener detrás una mayoría social que te sostenga cuando te intenten tumbar.

Que nadie se desanime, al contrario: la existencia de una cloaca descontrolada hace más urgente el cambio de gobierno. Las últimas grabaciones de ese conspirador de pacotilla que es Fernández Díaz dan la medida del grado de degeneración alcanzado por este gobierno. O los echamos, o acabaremos todos asfixiados.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA