Un grupo de mujeres hará una compra colectiva de tampones a Canadá para presionar por un IVA superreducido

275

Un grupo de mujeres lanza Tampons From Canada, un movimiento que reivindica que los productos de higiene femenina estén gravados con el IVA del 4%.

Canadá eliminó los impuestos a estos artículos en julio del año pasado y varios estados de EEUU están a punto de hacerlo.

“Están gravando algo que es involuntario, las mujeres no podemos elegir tener la regla o no”, dice Auxi Barea, una de las mujeres que ha lanzado la iniciativa.

Una de las imágenes de la iniciativa 'Tampons from Canada"
Una de las imágenes de la iniciativa ‘Tampons from Canada”

Ana Requena Aguilar | El Diario | 24/06/2016

¿Y si hacemos un pedido de tampones a Canadá? La pregunta se la hicieron un grupo de mujeres dedicadas a la publicidad después de leer que el año pasado el país norteamericano había eliminado el IVA de los productos de higiene femenina. La reivindicación ha llegado a España: “Queremos presionar a los candidatos para que se comprometan a bajar el IVA a estos artículos. Están gravando algo que es involuntario, las mujeres no podemos elegir tener la regla o no”, explica Auxi Barea, del equipo de Tampons From Canada. Si el próximo Gobierno no aplica el IVA super reducido del 4% a los productos de higiene femenina, Tampons From Canadá hará un pedido colectivo de tampones al que ya hay apuntadas cerca de 600 mujeres.

Una caja de tampones supera con facilidad los cuatro euros en cualquier supermercado español y pueden llegar incluso a los seis euros. Al precio del producto hay que sumarle el 10% de IVA reducido con el que están gravados los productos de higiene femenina. Un estudio de la asociación de consumidores Facua mostró que el precio de estos artículos puede variar según donde se compren hasta en un 400% en el caso de las compresas y hasta un 185% en el caso de los tampones. En Canadá, dicen desde la iniciativa, una caja puede costar algo más de tres euros.

“Nos están gravando la regla”, resumen desde Tampons from Canada. Auxi Barea señala que los impuestos son necesarios, pero que en el caso de los tampones es injusto que el IVA sea del 10% y no del 4%, como sucede con aquellos productos considerados de primera necesidad. “No puede ser que el Gobierno saque dinero de algo que no depende de ti. Recaudan dinero público con esto pero las mujeres no podemos controlar ni decidir si tenemos la regla. Para nosotras durante los días que menstruamos esos productos son tan necesarios como el pan”, dice Barea. El pan, como producto de primera necesidad, tiene un IVA del 4%.

Tampons From Canada ha interpelado en las redes sociales a los candidatos a la presidencia del Gobierno y también a sus equipos. De momento no han tenido respuesta. Su intención es incrementar la presión una vez que haya Ejecutivo, con acciones presenciales incluso. Si no obtienen respuesta a su demanda, activarán el pedido colectivo a Canadá al que ya hay apuntadas seiscientas mujeres. “No es tanto por ahorrar mucho dinero como para reivindicar que no tiene sentido que estos productos no sean considerados de primera necesidad y que nos salgan más baratos allí”, subraya Auxi Barea.

Campañas internacionales

Canadá eliminó el IVA a tampones, compresas, copas menstruales y otros productos de higiene femenina desde el uno de julio de 2015. Después de una intensa campaña independiente, el Gobierno conservador tomó esta decisión con el apoyo de todos los grupos políticos. En Reino Unido o Australia también hay en marcha campañas parecidas, siempre bajo la misma premisa: se trata de productos ineludibles para las mujeres, que les suponen una importante carga económica durante buena parte de su vida.

En Estados Unidos, el debate sobre la menstruación y la economía también ha cobrado fuerza gracias a la presión de activistas y periodistas. Varios estados han dado pasos para eliminar los impuestos a los productos de higiene femenina. Tanto Nueva York como Illinois han aprobado leyes que aguardan la firma definitiva de sus gobernadores. Mientras, la ciudad de Nueva York ha tomado otra decisión de calado: escuelas y centros públicos y sociales tendrán que ofrecer gratis estos artículos para garantizar su acceso a las mujeres de clases más desfavorecidas, una decisión que se ha calificado de histórica.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. No podemos olvidar nunca que para nosotras los tampones, así como los productos que nos ayudan en esos días, son de primera necesidad.
    Si los fabricantes se dieran cuenta de esto no pondrían precios abusivos, como ocurre en muchos países “civilizados”, pero si además los gobiernos los gravan con impuestos, no se están dando cuenta del perjuicio económico que supone.
    No son caprichos, no son artículos de lujo, no son nada para estar más bellas, son parte de nuestra feminidad. Algo que no parecen entender “sus señorías”.
    Carla Mila.
    http://www.carlamila.es

DEJA UNA RESPUESTA