Las veces que Albert Rivera ha cambiado de opinión entre el 20D y el 26J

952

El líder de Ciudadanos ha ido modificado sus posiciones a lo largo de los últimos meses en varias ocasiones, dependiendo de las circunstancias políticas.

Empezó diciendo que no apoyaría ni a Rajoy ni a Sánchez, con el que luego pactó y se mostró dispuesto a gobernar.

Ahora acaba de afirmar que está dispuesto a entrar en el Gobierno del PP “si hay voluntad reformista y de cambio” siempre que no sigan “las mismas personas”.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se saludan al término de la sesión de investidura del 4 de marzo de 2016.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se saludan al término de la sesión de investidura del 4 de marzo de 2016. CONGRESO.ES

Carmen Moraga | El Diario | 28/06/2016

El líder de Ciudadanos ha ido modulando poco a poco su discurso adaptándolo a las circunstancias. Empezó afirmando que no iba a apoyar a ningún Gobierno ni del PP ni del PSOE; afirmó que no iban a entrar en ningún Gobierno que no estuviera presidido por él; pactó luego con Pedro Sánchez y se mostró a favor de entrar en su Ejecutivo.

Y de su negativa a apoyar a Rajoy, al que asegura ahora que nunca ha vetado, incluso con una abstención, ha pasado a abrir la puerta a entrar en un Ejecutivo del PP “siempre que no sigan las mismas personas”.

23 de junio de 2015: Rivera afirma que “ni él ni nadie de su partido entrará en carteras ministeriales de gobiernos del PP o del PSOE”. “No aspiro a ser el ministro de un Gobierno en el que no pinto nada”, dijo en declaraciones a Antena 3. También manifestó que facilitaría formar el gobierno a la lista más votada en caso de que su partido no ganase las elecciones generales del 20D “si es capaz de llegar a acuerdos”.

18 de diciembre de 2015: Rivera asegura que no descartaba abstenerse en una hipotética investidura del PP –por la que fue preguntado– con el objetivo de evitar que Podemos pudiera llegar a gobernar.

Fue uno de los más importantes cambios de discurso antes y después del 20D. Una campaña en la que se sucedieron diferentes posiciones, algunas contradictorias: “Descarto apoyar al señor Rajoy o a Pedro Sánchez”, “no vamos a entrar en un gobierno que no presidamos”. “No vamos a firmar un pacto de legislatura”, “no queremos que sigan los mismos” y “nunca lo van a hacer con nuestro apoyo”, fueron sus frases más destacadas.

22 de febrero de 2016: El candidato de Ciudadanos, que ya negociaba con Pedro Sánchez el acuerdo para su investidura, adelanta que tampoco descarta  formar Gobierno con el PSOE. “Si hay un pacto suficientemente reformista para España, nosotros nos podemos plantear nuestras posiciones”, dijo.

24 de febrero de 2016: Albert Rivera y Pedro Sánchez firman con gran solemnidad en el Congreso el pacto de investidura con 200 medidas que pondrían en práctica si lograban gobernar.

26 de febrero de 2016: El líder de Ciudadanos y el del PSOE discrepan con algunos puntos del propio documento que han firmado, como la derogación de la reforma laboral,  pero Rivera lo niega ante los periodistas.

Fracasada la investidura y una vez convocadas las nuevas elecciones para el 26J, Rivera da por finiquitado el pacto con Sánchez. El líder de Ciudadanos va endureciendo su discurso contra Rajoy y posteriormente contra el propio Sánchez. Pero no se muestra claro sobre qué hará el 27J.

16 de junio de 2016: Rivera despeja la incógnita y  afirma en el Foro de El Mundoque después del 26J no apoyará ni con una abstención la hipotética investidura de Mariano Rajoy. “Los votos de Ciudadanos no van a apoyar a quien pactó con Bárcenas”. “Hablaré con el PP pero no con quien cobró de Bárcenas”, aseguró categórico.

27 de junio de 2016: Rivera  niega que haya vetado a Rajoy y afirma en su primera comparecencia ante los medios de comunicación para hacer balance de los resultados electorales, que “de mi boca nunca ha salido la palabra veto”.El líder de Ciudadanos insiste en que no va a apoyar un gobierno presidido por Rajoy y recuerda que con la abstención del PSOE ya no necesitaría a Ciudadanos para gobernar.

28 de junio de 2016: Rivera desvela que llamó la noche anterior a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez para proponerles una mesa de negociación tripartita. El presidente en funciones le contesta que será él que abrirá una ronda de diálogo con todos los partidos en los próximos días, mientras que Sánchez le recuerda que es al PP a quien le corresponde tomar la iniciativa para formar Gobierno.

Después, desde Bruselas, el líder de Ciudadanos anuncia que está dispuesto a entrar en un gobierno presidido por el PP aunque con ciertas condiciones, si hay “voluntad reformista y de cambio”. No obstante, precisó que “si Rajoy intenta formar Gobierno sin llevar a cabo una renovación, Ciudadanos no apoyará al PP y se quedará en la oposición negociando ley a ley”.

Pero ese Gobierno, difícilmente no va a estar presidido por Mariano Rajoy, al que el PP le apoya para continuar, máxime después de haber ganado de nuevo las elecciones generales con más apoyos y escaños incluso que los que tenía el 20D.

Pese a ello, en Ciudadanos han seguido albergando la posibilidad de que el líder conservador dé un paso a un lado para propiciar esa “regeneración” que ellos reclaman y desbloquear así la situación política. Ese deseo lo expresó en una entrevista el vicesecretario general del partido, José Manuel Villegas, días antes de las elecciones generales del 26J. Villegas dijo que la única garantía que tienen los ciudadanos sobre la posibilidad de que Rivera fuera a cambiar de nuevo de postura “es la palabra de Rivera y, por lo tanto, no hay otra. No vamos a ir a un notario ni vamos a hacer una promesa de sangre”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. ¡Ay!, si es que, yo no sé ya ni qué pinta el partido éste (impulsado como bastón imprescindible del PP, aunque, llegado el caso, se unen al PSOE). Y sus votantes, con más motivos todavía, andan desorientados también. ¡Vaya ‘merluzos’ que nos han caído en desgracia!.

DEJA UNA RESPUESTA