“Imagínense que Unidos Podemos declara que va a votar sí a la investidura de Sánchez, sin exigir ningún puesto, quizás alguna reforma (ley mordaza, ley electoral, reforma laboral). Y, una vez investido, se va a la oposición”, sugieren los autores.

Juan Moreno Yagüe / Francisco Jurado Gilabert – Diputado de Podemos en el Parlamento andaluz y vicepresidente de la Mesa / Asistente de la Mesa del Parlamento andaluz | El Diario | 29/06/2016

Sí, han leído bien el título. Desahóguense, láncennos lo que tengan a mano, despotriquen. No, no estamos locos. Es cuestión de analizar los escenarios y realizar una elección racional.

Escenario 1. Lo que todo el mundo espera ahora es que el rey encargue a Mariano Rajoy formar Gobierno, y que éste lo haga con el apoyo de Ciudadanos y la abstención del PSOE, postura ésta que sostienen sus pesos pesados, encabezados por Susana Díaz y Felipe González.

La política legislativa, en este escenario, la impulsaría el PP y tendría que ser apoyada por Ciudadanos y el PSOE y, quizás en aspectos profundamente antisociales, por algún nacionalismo conservador. El que la iniciativa legislativa y la potestad reglamentaria partan del PP nos garantiza llevarla a los extremos de la crueldad, de la austeridad y la intolerancia sufridas en la anterior legislatura.

El papel de Unidos Podemos, en este escenario, sería prácticamente irrelevante, como cuarta fuerza política en protagonismo legislativo y mediático, limitándose a oponerse a todo, sin posibilidad real de incidir en cualquier proceso legislativo. Ostracismo. Y, aun así, el rostro público de la oposición sería el del PSOE, aunque sólo se limitase a suavizar algunas políticas propuestas por el PP. La esperanza de Unidos Podemos es que la complicidad del PSOE con el PP termine por hacerle mella y, en las siguientes elecciones, poder materializar el ansiado sorpasso.

Escenario 2. En caso de no alcanzarse ningún acuerdo para la investidura, nos encaminaríamos a las terceras elecciones generales consecutivas. Viendo la tendencia, no es descabellado augurar una victoria aún mayor del PP y, en función de cómo se atribuya la responsabilidad del bloqueo, se repartirían los batacazos entre PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos.

Escenario 3. La guerra de sucesión en el PSOE ha vuelto. Pedro Sánchez se niega a dar por investido a Rajoy, mientras que Susana Díaz presiona en esa dirección para ocupar el trono de Ferraz. Su plan es muy simple y viene de tiempo atrás: descabezar a Pedro, esperar que los recortes que están por venir minen al PP, forzar elecciones en un par de años y presentarse como la salvadora de España. Este plan da por sentado que Unidos Podemos optará por el escenario 1 pero, ¿qué pasaría si no es así?

Imagínense que Unidos Podemos declara abiertamente que va a votar sí a la investidura de Sánchez, sin exigir ningún puesto, quizás alguna reforma que compartan ambos partidos e, incluso, Ciudadanos (Ley Mordaza, reforma electoral, reforma laboral…). Y, una vez investido Sánchez, Unidos Podemos se va a la oposición.

Comparado con el primer escenario, este tercero compartiría que el grueso de las leyes las aprobarían entre PSOE, Ciudadanos y el PP, que comparten un ideario próximo a la austeridad y a las políticas fiscales y laborales impuestas por la troika. Sin embargo, la iniciativa legislativa y la potestad reglamentaria ya no serían del PP, sino del PSOE, un mal menor empírico, un neoliberalismo de rostro más amable, si lo prefiere el lector, con algo más –aunque sea poco– de sensibilidad social.

En este escenario, el PSOE se encontraría con dos oposiciones, la del PP por la derecha y la de Unidos Podemos por la izquierda, de manera que el partido de Iglesias no desaparecería en la irrelevancia. Cualquier ley que quisiera aprobar un gobierno del PSOE tendría que apoyarse en el PP o en Unidos Podemos. La primera opción cumpliría con las expectativas de desgaste del PSOE, albergadas para el Escenario 1. La segunda opción permitiría realizar políticas más sociales que, de otra forma, quedarían en manos del PP.

Pero hay más. Esta jugada dejaría a Susana Díaz y al sector más conservador del PSOE en fuera de juego, al suponer un balón de oxígeno para Sánchez, revitalizando al sector más joven del partido frente al más viejo, siendo coherente con otras experiencias de gobierno locales o autonómicas que, con sus luces y sus sombras, mejoran con creces los gobiernos anteriores (Madrid, Barcelona, Comunidad Valenciana…).

En definitiva, comparando los Escenarios 1 y 3, tendríamos que el 80% de la política legislativa sería prácticamente igual en ambos escenarios, sacada adelante por PP, PSOE y Ciudadanos, pero en el Escenario 3 hay espacio para suavizar impactos de los recortes (y al hablar de suavizar hablamos de reducir el sufrimiento de millones de personas). En el Escenario 1, el PSOE sería la oposición, relegando a Unidos Podemos a la nada, mientras que en el Escenario 3, UP sería el contrapeso real del PP en materia legislativa. En ambos escenarios, el PSOE sufriría desgaste, en el 1, por permitir el gobierno del PP y apoyar el grueso de las leyes; en el 3, por apoyarse mayoritariamente en el PP para llevar a cabo su política legislativa. Y, por último, creemos que el Escenario 3 permitiría a Unidos Podemos reflejar una imagen de pragmatismo y racionalidad que en los seis meses de investidura anterior había quedado bastante deteriorada.

Somos conscientes de los cortocircuitos que este escenario puede producir, sobre todo, en la militancia más activa de Unidos Podemos. Realmente, los cortocircuitos se producirían también en el PSOE, en el PP y en el grueso de los medios de comunicación, que esperan que UP se escore definitivamente hacia el rincón del Congreso al que nadie mira ni hace caso. Pero apostamos por este movimiento audaz para evitar que un partido de tintes mafiosos siga a la cabeza del Gobierno de nuestro país. No podemos permitir que sigan utilizando a la policía, a los servicios de inteligencia, a la justicia o a la televisión como herramientas para tapar sus tropelías y para incriminar arbitrariamente a la oposición política. No podemos permitir más leyes Mordaza, ni tasas judiciales, ni impuestos al sol.

Y ahora, ¿les sigue pareciendo una locura?

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA