Raúl Rejón | El Diario | 01/07/2016

Los principales laboratorios que operan en España pagaron alrededor de 230 millones de euros en 2015 a médicos y organizaciones sanitarias entre patrocinios, honorarios, colaboraciones, viajes y manutención. Así se deduce de la publicación, empresa por empresa, de las denominadas “transferencias de valor”: el dinero que fluye desde los laboratorios hacia particulares y entidades. Las firmas explican que la mitad va a proyectos de investigación.

Es la primera vez que estas empresas han accedido a revelar cuánto dinero destinan a estas actividades de promoción, formación o desarrollo de productos. La primera en el ránking es Novartis que rozó los 40 millones el año pasado. Novartis es la titular del famoso fármaco para hipertensos Sintrom y es una potencia de los genéricos con su filial Sandoz. Le sigue Roche con 31 millones de euros y MSD –que vende productos oncológicos o de neurociencia– con 28 millones. Los datos provienen de las propias firmas en virtud de un acuerdo de transparencia a nivel europeo. Cada cual ofrece sus cálculos.

Los laboratorios han insistido a la hora de aportar esta información que los pagos son fundamentales para avanzar en investigación. Por ejemplo la suiza Roche subraya que destinó “un 55,5% de sus transferencias a profesionales sanitarios y organizaciones a I+D: un total de 17,6 millones”. Una docena de empresas suman esos cientos de millones. De los que más de 60 han ido a parar a profesionales.

Sin embargo, el pago a médicos, asociaciones de pacientes o sociedades científicas han sido señalados como un método de los laboratorios para favorecer las ventas de sus productos. Ya fuera mediante prescripciones médicas o recomendaciones a colectivos afectados por una patología, ese dinero era acusado de palanca comercial. “Ahora está todo mucho más controlado. Hay que firmar una hoja para autorizar que lo que te financian se publica”, cuenta una especialista de la sanidad pública madrileña que lo contrapone a la época de barra libre.

Entre los gigantes de los medicamentos que más han abonado se encuentran algunos nombres que se han hecho famosos como el de la norteamericana Gilead –dueña del Sovaldi– que gastó más de 12 millones de euros o AbbVie – desarrolladora del combinado antiviral Viekirax-Exviera– con más de 17. Ambas marcas han estado en el centro de la polémica del acceso a los, costosísimos, medicamentos contra la hepatitis C de última generación (y alta eficacia).

Otros laboratorios con transferencias muy cuantiosas son la francesa Sanofi (que gestiona marcas conocidas como el Cortafriol, el dogmatil contra los vértigos o el Amaryl para diabéticos), que bordea los 20 millones, GlaxoSmithKline – locomotora mundial de las vacunas como la de la varicela o las tos ferina y dueña del Ventolín– más de 23–, Pfizer (que comercializa el Tranquimazin o el Orfidal) con 15 millones o Laboratorios Ferrer que supera los 20 millones pagados. La británica Astrazeneca se va por encima de los 14,5 millones. El fabricante del famoso Prozac, Lilly, también rebasa los siete millones de euros.

A las grandes cifras de los buques insignia del sector cabría añadir todo el riego que también llega de corporaciones de menor tamaño. Un ejemplo, los laboratorios Servier informan de unas transferencias algo superiores a los 2,5 millones de euros en total. Un goteo que se irá a decenas de millones.

Mucha información agregada

Conseguir publicar estos datos ha implicado obtener el permiso de los profesionales para aparecer el los registros: “La autorización tiene que ir con tu nombre o dentro de un grupo de trabajo”, indica uno de los afectados. Que la autorización sea individual o colectiva ha supuesto diferencias sobre el tipo de datos a los que las farmacéuticas permiten acceder.

Aunque en las fichas de cada empresa aparecen cientos de nombres de profesionales, la mayoría de los fondos se muestran de forma agregada. Un ejemplo: la alemana Bayer destinó 4,9 millones de euros a profesionales el curso pasado. Pero el detalle, profesional a profesional, no abarca más de 690.000 euros de ese total.

Otros laboratorios no ofrecen la suma de lo que recibe cada persona en diferentes conceptos. Porque esos pagos remunerar alguna colaboración, cuotas de inscripción para cursos, los gastos de desplazamiento y alojamiento a congresos u honorarios por dar una conferencia o participar en un proyecto.

Todas las entidades que se han incorporado a esta medida –una decisión voluntaria de las empresas adscritas a la patronal Farmaindustria– han resaltado que es un paso “hacia la transparencia”. Desde la británica GlaxoSmithKline sostienen que ofrecer esta información ha hecho que “trabajemos con los médicos cuya prioridad es la de sus pacientes y la confianza que ellos depositan en su decisiones sobre su cuidado”.

Con todo, un facultativo que trabaja en un hospital público de gestión indirecta matiza la situación: “Los laboratorios ahora tienen menos dinero para gastar. Y, además, no es lo mismo un internista que un oncólogo a la hora de promover fármacos. No cuestan lo mismo”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA