Votantes gilipollas y portada de ‘El Jueves’

6757

Se ha organizado una dura polémica en torno a dos recientes portadas de la revista satírica El Jueves. El motivo de la indignación era “llamar gilipollas” a millones de votantes.

portada_370x498

Pascual Serrano – Periodista y miembro del Consejo Editorial de la revista ‘El Jueves’ | El Diario | 05/07/2016

Se ha organizado una dura polémica en torno a dos recientes portadas de la revista satírica El Jueves. Se trata de las portadas postelectorales, las publicadas los dos miércoles siguientes a las elecciones generales. La primera, bajo el titular “No escarmentamos. Mayoría absoluta de gilipollas”, presenta a un hombre con una banderita del PP y una mujer con otra del PSOE. La segunda vuelve a recoger la misma escena, ahora los dos personajes, en la misma postura, pero más deteriorados físicamente y desaliñados, ambos con banderita del PP y bajo el titular “Al final sí que hubo sorpasso, sorpasso en gilipollez”. Las reacciones y comentarios en las redes han sido masivas, tanto en su defensa como en su crítica. Desde el Huffington Post ( 22 de diciembre) hasta una reciente columna del humorista Juan Carlos Ortega en El Periódico de Catalunya ( Gilipollas, 3 de julio) criticaron la revista. Ortega fue posteriormente entrevistado en la Cadena Ser para que expusiese sus opiniones.

Portada El Jueves

Como es de imaginar, el motivo de la indignación era “llamar gilipollas” a millones de votantes. Afirman que es una falta de respeto a los ciudadanos y un gesto de prepotencia e intolerancia por parte de los humoristas de El Jueves. Independiente del talento o gracia que puedan tener determinados enfoques, temas o chistes, lo que es indiscutible es que nuestra sociedad se ha vuelto mucho más recatada y mojigata con respecto a una determinada crítica. Hoy es impensable encontrar en los kioscos al Maki Navaja de Ivá pegando un tiro a un policía o llamando “moro mierda” a un inmigrante.

Otro de los “intocables” en nuestro actual pensamiento social es la ciudadanía. Mucho me temo que el manido “empoderamiento” que tanto proclamamos se está limitando a eso, a considerarla inmaculada y libre de toda sospecha y denuncia, aunque luego sea burlada y saqueada por gobernantes y grandes empresas. En cambio, se permite y se aplaude el escarnio de políticos a cambio de que terminemos encajando su corrupción y robo.

Digamos que el humor se ha convertido en un válvula de escape al servicio de la reacción: te puedes reír del político mientras te roba, no te puedes reír del ciudadano aunque la cague. Nuestros humoristas pueden llamar todos los días y a todas horas gilipollas o ladrones al presidente del gobierno, a cualquier ministro o a cualquier político sin que nadie se moleste. Parece como si gran parte de la ciudadanía y periodistas se sintiesen cómodos riéndose de Mariano Rajoy juzgándolo corto de luces, a cambio de mantenerlo al frente del gobierno pero encantados de considerarse más inteligentes que su presidente.

¿Por qué es lícito y generalizado creerse más listo que Rajoy y, en cambio, es un signo de soberbia e irrespeto sentirse menos gilipollas que quienes lo votan a él y al partido que les ningunea las vacunas, mete a sus hijos en barracones, amnistía fiscalmente a los ricos, destina sus impuestos a los bancos, liquida el fondo de las pensiones y termina siendo embargado por operar con dinero negro y considerado organización criminal por los jueces? Ay de quienes se les ocurre llamar gilipollas a los ciudadanos que ponen a esos políticos en el gobierno. Si en algo coincide la derecha y la izquierda bienpensante es en estimar al votante/ciudadano como algo sagrado a quien no hay que ofender. Lógico, aspiran a su aplauso y a su voto. En cambio, intelectuales y humoristas deberían ser valientes y no sentirse intimidados por los votantes.

La honestidad -y el valor- intelectual consiste -siempre ha consistido- en no tener miedo a molestar. Es de hipócritas llamar a gobernantes ladrones, corruptos, sinvergüenzas y gilipollas, y no atreverse a la más mínima crítica a quienes les aúpan al poder. El problema de una sociedad democrática gobernada por corruptos no procede mayormente del nivel de inmoralidad de media docena -o un centenar- de gobernantes, sino del millonario apoyo de cómplices. Ya lo decía Martin Luther King, “no me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos”. Un silencio que, en este caso, es algo más, es connivencia porque es un voto. Hoy no dudaríamos en utilizar todo tipo de duros calificativos contra los alemanes que llevaron al poder a Hitler, ¿alguien diría que es un falta de respeto y consideración a millones de alemanes que ejercieron libremente su voto democrático?

En el cuento El traje nuevo del emperador, de Andersen, se recrea una sociedad en la que nadie se atreve a decirle al rey que está desnudo. Ahora todos le dicen al rey que está desnudo (sin que ello afecte a su comportamiento ni reinado), y nadie se atreve a decirle al pueblo que está eligiendo a un rey desnudo. La democracia debería servir para que un pueblo decente elija a gobernantes decentes, no para que el gobernante indecente se mantenga a costa de la indecencia de gran parte de un pueblo.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA