El ministro de Economía, Luis de Guindos, anuncia una subida de 6.000 millones en el impuesto, medida que no puede tomar un gobierno en funciones.

De Guindos achaca a la baja inflación prácticamente toda la desviación del déficit de España en 2015.

Asegura que la lucha contra el fraude fiscal dará a las arcas públicas 1.000 millones de euros adicionales y habrá un alivio del gasto por la mejora de los intereses de la deuda.

El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, ha indicado este martes que el Gobierno se ha comprometido con Bruselas a establecer en 2017 un tipo mínimo en los pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades para elevar la recaudación en 6.000 millones de euros y asegurar así que el déficit público se sitúe por debajo del 3% el próximo año.

Así figurará en el texto de alegaciones que mañana mismo presentará España a la Comisión Europea por el procedimiento de déficit excesivo contra España al haber excedido el objetivo de 2015, en el que también se incluirá un ahorro en 2017 de 1.500 millones de euros por el pago de intereses de la deuda, así como una mejora de la recaudación prevista por la lucha contra el fraude fiscal, que asegura estará en el entorno de 1.000 millones de euros adicionales.

“Nosotros lo que vamos a señalar es el compromiso claro de España para reducir el déficit público por debajo del 3% en 2017 y la medida fundamental para ello será una modificación de los pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, estableciendo un tipo mínimo a partir de un cierto umbral”, subrayó Guindos, quien añadió que se trata de un compromiso de este Gobierno, que tendrá que aprobar el nuevo Ejecutivo de cara a los Presupuestos del próximo año.

De Guindos afirmó, no obstante, que está convencido de que la multa a España “será cero”, dado que sería una “paradoja importante” que a la economía “que más crece y más crea empleo, y mejor comportamiento está teniendo” se le impusiera una multa.

La inflación ha jugado en contra

Además, el ministro ha asegurado que entre las alegaciones también se apelará a cuestiones “metodológicas”. Entre otros elementos, De Guindos ha subrayado cómo la baja inflación ha jugado en contra del esfuerzo por ajustar el déficit en España. Según sus cálculos, si la inflación hubiera estado en línea del objetivo del BCE (esto es, cerca por debajo del 2%), el déficit no se hubiera desviado en un 0,7%.

También cree que la fórmula para calcular el esfuerzo estructural que ha realizado el país no retrata de forma fehaciente la labor hecha.

Con todos estos argumentos, el ministro está “cada día más convencido” de que la multa vendrá acompañada de una sanción de cero euros. Lo que no se puede evitar en este proceso de alegaciones es la congelación de parte de los fondos estructurales para 2017 y que también se incluye como posible penalización por no haber hecho los deberes para cerrar el agujero de las cuentas.

Sin embargo, como el plazo para frenar esa parte de la sanción, cuyo trámite se conduce por el Parlamento Europeo, es más largo, el ministro espera detenerla a tiempo antes de que se tengan que desembolsar los fondos en 2017.

“A España se la va a tratar como se le debe tratar y la multa va a ser cero”, ha contestado contundente el ministro en rueda de prensa donde también ha sacado pecho del saneamiento de la banca española  y del giro económico que el país ha dado en cuatro años como otros puntos fuertes a la hora de no fijar una cuantía onerosa para la multa.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA