Recupera a tres meses de la vista todos los indicios acumulados contra ellos en seis años de instrucción y que no motivaron su imputación por la época 1999-2005.

El escrito del extesorero incide en el control que ejercían como miembros de la cúpula del partido y en la financiación de campañas electorales.

Añade la petición de comparecencia del exportavoz del PP en el Parlamento Europeo Gerardo Galeote, quien también se salvó de la imputación en varias ocasiones.

Pedro ÁguedaJosé Precedo | El Diario | 12/07/2016

El extesorero del PP Luis Bárcenas acaba de dar un giro de timón en su estrategia de defensa para el primer gran juicio de Gürtel, que arrancará el próximo octubre y que afecta a la relación de la red de corrupción con el partido entre 1999 y 2005. Su abogado ha pedido en un escrito, al que ha tenido acceso eldiario.es, que declaren como testigos tres secretarios generales del PP: Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas y Ángel Acebes. Además, Bárcenas quiere que comparezcan  en la Audiencia Nacional el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato y el exministro de Interior y hombre fuerte del PP en Euskadi durante años Jaime Mayor Oreja, quienes ejercieron como vicesecretarios generales del partido, así como el exportavoz en el Parlamento europeo Gerardo Galeote.

En caso de que el tribunal acepte la petición de declaración de Cascos o de los otros cinco exdirigentes del PP, todos declararán como testigos, con obligación de decir verdad. De lo contrario, podrían ser imputados por un delito de falso testimonio. La Fiscalía Anticorrupción pide 42 años de cárcel para Bárcenas en esta causa, donde hay 40 acusados, de los que la mitad fueron cargos del PP. En su escrito de defensa, Bárcenas no solicitó las declaraciones como testigos que ahora pide, pero la ley le permite hacerlo en este momento procesal. 

Para apoyar su solicitud, la defensa de Bárcenas presenta indicios que la investigación fue arrojando sobre cada uno de ellos y que, sin embargo, no motivaron su imputación en la causa que se va a juzgar. El argumento que hila la solicitud de declaración en el juicio para la mayoría de ellos es que eran sus superiores cuando el extesorero cometió presuntamente los delitos que se le imputan -y que él ha negado reiteradamente a lo largo del proceso- y que estaban al tanto de la financiación del Partido Popular y de las contrataciones que llevó a cabo con la red corrupta que lideraba Francisco Correa.

En el caso de Álvarez Cascos, por ejemplo, Bárcenas comienza argumentando que fue secretario general del PP hasta 1998 y, que como número dos del partido, conocía sus “funciones, relaciones y responsabilidad”.

La defensa de Bárcenas alega además una conversación grabada entre el denunciante de la Gürtel, el imputado José Luis Peñas, y el presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa, y que transcribe así un informe de la UDEF: “Correa dice haberle llevado a Luis Bárcenas 1.000 millones de pesetas a Génova y a su casa, todo en cash, de obras, en adjudicaciones de obras, de Fomento, que estaba Cascos, que sabe dónde los tiene y cómo lo sacaron a un paraíso fiscal, que saben que él no va a cantar, pero que por eso le tienen mucho miedo”.

La defensa de Bárcenas concluye que la declaración de Cascos es “útil a los efectos de contrastar aquella llamada y las referencias a posibles adjudicaciones del Ministerio de Fomento”.

La petición del extesorero es otro golpe de efecto que su defensa no oculta en el escrito. “En anotaciones contenidas en documentación intervenida al señor Izquierdo, figuraría un reparto de fondos entre distintas personas supuestamente identificadas con iniciales, que da lugar a distintos informes policiales en los que de forma implícita y explícita se cita al señor Álvarez Cascos, con relación a distintas operaciones vinculadas con este procedimiento”. La defensa de Bárcenas recupera ahora que en el informe 08.919/14 UDEF-BLA se relaciona al secretario general de la época con “un supuesto reparto de fondos por la adjudicación de las campañas electorales en los años 2003 y 2004”.

Arenas, director de campaña en 2003

Bárcenas pretende también que se explique ante el juez su examigo Javier Arenas, secretario general del PP entre 1998 y 2003 y ministro de Trabajo en el primer Gobierno de Aznar entre 1996 y 1999. El escrito señala que como número dos del PP, “Arenas tenía conocimiento conocimiento de las funciones, relaciones y responsabilidades del señor Bárcenas” y “dirigía el comité de campaña de las elecciones del año 2003, en la que fue contratada la UTE formada por la agencia MCCAAN-RIALGREEN, adjudicación en la que la acusación del ministerio fiscal deduce supuestos hechos delictivos a mi representado”.

Asimismo, señala el escrito de la defensa de Bárcenas, Arenas “fue el presidente regional del PP en Andalucía cuando se contrató a Rialgreen para la campaña de las elecciones andaluzas de 2004, por lo que la pertinencia y utilidad de su declaración está justificada al poder exponer cómo se produjeron estas adjudicaciones y si hubo trato de favor a las empresas del señor Correa”.

Acebes y Libertad Digital

Bárcenas también pide citar como testigo al sucesor de Arenas como secretario general del PP, Ángel Acebes. Al exministro del Interior, lo vincula con la operación de compra de acciones de Libertad Digital en 2004 con dinero de la caja B del Partido Popular, una decisión que ya motivó la imputación de Acebes en octubre de 2014 en la pieza de los ‘papeles de Bárcenas’. La acusación contra él fue después archivada.

El extesorero del Partido Popular pretende que sea citado ahora como testigo porque “resulta determinante la declaración de quien como máximo ejecutivo del Partido Popular (de quien dependía el tesorero nacional y el gerente), era pleno conocedor de la operación de compraventa de acciones de Libertad Digital”. El escrito cita además que en el auto de apertura de juicio oral de la pieza separada UDEF BLA, “la compra de acciones de Libertad Digital se habría dado por el señor Acebes”.

Rato, responsable de acción electoral

En el caso del expresidente del FMI y vicepresidente del Gobierno de Aznar, Rodrigo Rato, Bárcenas defiende que su comparecencia como testigo es clave por un doble motivo. En primer lugar, por el papel que tuvo como vicesecretario de Acción Electoral del Partido Popular en las contratación de la red de Francisco Correa para organizar actos de campaña y mítines. “Era conocedor de cómo se organizaban las campañas electorales y de cómo se adjudicaban. En tal sentido su declaración es útil y pertinente a los efectos de declarar sobre la adjudicación de campañas electorales a las empresas del señor Correa y si hubo o pudo haber trato de favor”.

Además, Bárcenas reclama su testimonio en relación con la concesión de un crédito del Fondo de Ayuda al Desarrollo adjudicado presuntamente de forma irregular, según sostienen las acusaciones en este caso, a la República Dominicana para financiar una obra del Grupo Rosa Roca, dado que Rato fue superior jerárquico de Francisco Utrera, el responsable de dar luz verde a la operación en el Ministerio de Economía.

Los viajes de Mayor Oreja

Para reclamar el testimonio de Mayor Oreja, Bárcenas recuerda que en los escritos de las acusaciones se apunta a que se habría “lucrado con el pago de viajes que se habrían abonado siguiendo sus instrucciones con cargo a facturas emitidas al grupo del Partido Popular Europeo y por la Fundación de Estudios Europeos”.

Cierra la nómina de solicitudes para que declaren como testigos el que fuera eurodiputado y portavoz del PP en el Parlemento Europeo hasta 2009, así como vicepresidente de la Fundación de Estudios Europeos, Gerardo Galeote. La imputación de Galeote ha sobrevolado el sumario del caso Gürtel casi desde su arranque, pero nunca ha llegado a producirse. Uno de los informes de la UDEF llegaba a decir que era la persona a la que se referían unas anotaciones de entrega de dinero de la trama “sin ningún género de dudas”. Un auto del juez Ruz llegó a afirmar indiciariamente que Gerardo Galeote Quecedo “tuvo una cuenta personal con el Grupo PC [Francisco Correa] con anotaciones de pagos de gastos y retribuciones satisfechas desde abril de 1996 hasta finales del 2001″.

Nueva comisión rogatoria a Suiza

Además de estas declaraciones, Bárcenas pide una nueva comisión rogatoria a Suiza en el sentido de aclarar que el ingreso en una de sus cuentas por valor de 927.700 euros el 24 de junio de 2003 correspondía a un ingreso de Rosendo Naseiro procedente del 50% de la venta de un cuadro de Zurbarán. La defensa de Bárcenas se queja de que el extesorero del PP ha declarado en varias ocasiones en sede judicial en el sentido expuesto, pero que “ni la fiscalía, ni el instructor, ni ninguna de las acusaciones mostraron el menor inte´res en conocer la procedencia de dichos fondos y la realidad de la operación”.

La petición de una primera comisión rogatoria al país helvético proporcionó información en el sentido de que Naseiro reconocía que los ingresos tenían origen en la venta de cuadros, pero no se remite informadción sobre quién o quiénes efectuaron dichos ingresos. Según Bárcenas, esa información está en Suiza y no hay más que pedirla.

“Tomando en consideración que la causa tiene fijado un primer calendario hasta diciembre de 2016, y que puede preverse que el inicio de las declaraciones testificales no se produzca antes del año 2017, consideramos que la petición realizada en este momento no supone paralización alguna del procedimiento, ni merma el principio de un procedimiento sin dilaciones”, afirman en el escrito Joaquín Ruiz de Infante y Francisco Maroto, los abogados de Bárcenas.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA