Durao Barroso mantendrá la pensión de 18.000 euros mensuales de la UE tras fichar por Goldman Sachs

1136

Laura Pérez-Cejuela | El Diario | 12/07/2016

La Unión Europea atraviesa una profunda crisis política y de desafección ciudadana. Que quien fuera presidente de la Comisión Europea durante la crisis financiera y de deuda pase ahora a presidir uno de los bancos de inversión que estuvo en su origen le hace un flaco favor a su imagen. El portugués José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión entre 2004 y 2014, será contratado como presidente no ejecutivo de Goldman Sachs, el mayor banco de inversión del mundo y uno de los principales responsables de la crisis de las hipotecas basura, para aconsejarle tras la salida de Reino Unido.

El Brexit enfrenta al gigante financiero con la posibilidad de perder el “pasaporte único” que permite a las entidades operar en toda la Unión, y a cuestiones relativas a la Unión y la Supervisión Bancaria, temas que se gestaron o negociaron durante las dos legislaturas encabezadas por Barroso. Su mandato coincidió con los años previos a la crisis y el inicio de su gestión, que se saldó con los rescates a Grecia, Irlanda y Portugal y el rescate bancario a España.

La decisión ha creado un profundo malestar en las instituciones, sobre todo entre eurodiputados y funcionarios, que han pedido que se aclaren los posibles conflictos de intereses y se endurezcan las normas  para los casos de “puertas giratorias” en un momento en el que cala sin dificultad la imagen de que Bruselas trabaja al servicio de los intereses financieros.

La delegación socialista francesa en la Eurocámara propone que se retire a Barroso el derecho a su pensión que cobrará en la edad de jubilación y está fijada en un 70 % de su último salario base, rondaría los 18.000 euros, ya que el presidente de la Comisión se embolsaba cerca de 26.000 euros al mes. La Comisión o el Consejo pueden pedir al Tribunal de Justicia que anule la pensión del expresidente, pero solo en caso de que este incumpla sus obligaciones, que una vez fuera del cargo se limitan básicamente a ser “honesto y discreto” en su nuevo rol profesional. Bruselas, por el momento, no ha anunciado ningún paso en esta dirección

“Esta nominación es absolutamente vergonzosa. Barroso ha esperado el final de sus 18 meses para recoger inmediatamente el fruto del trabajo que hizo para Goldman Sachs y los mercados financieros devastando la vida de millones de ciudadanos con austeridad”, ha dicho, Marisa Matías, eurodiputada portuguesa de la Izquierda Unitaria, que también aboga por modificar esta regla.

Barroso dejó el cargo en noviembre de 2014, con lo que desde mayo de este año no está obligado a rendir cuentas a Bruselas. Durante el año medio siguiente a su salida los comisarios tienen que informar de sus intenciones profesionales y, si estas pueden generar un conflicto de intereses, el Comité de Ética tiene que emitir un dictamen. Pero pasado ese plazo solo están obligados a mantener los principios de integridad, discreción y secreto profesional.

En esta tesitura los socialistas piden que se informe de todas las reuniones que Barroso mantenga en su nuevo cargo con miembros de las instituciones de la UE. En última instancia han llamado al propio Goldman Sachs a renunciar a contratar a al expresidente.

La CE ha confirmado que Barroso comunicó directamente la noticia por teléfono a su sucesor, el también conservador Jean-Claude Juncker, pero ha rechazado pronunciarse políticamente sobre la decisión. Sí ha recordado, sin embargo, que el expresidente renunció a la indemnización transitoria a la que tenía derecho tras dejar el cargo y ha defendido que sus reglas son más estrictas que las de otras instituciones y estados.

Los funcionarios europeos, habitualmente discretos, casi inaudibles, han enviado una carta abierta a la Comisión en la que se dicen “impactados” por la noticia y le piden “una reacción firme”. “No se trata de un banal conflicto de intereses”, apuntan, sino de un acontecimiento que “podría desacreditar la institución” y “alimentar la propaganda eurófoba de todos los populismos y extremismos”.

Las puertas giratorias no son un fenómeno nuevo en la Unión Europea. Hace apenas dos meses la excomisaria de competencia Nelie Kroes fichó por Uber, la compañía de transporte privado a la que mostró su apoyo aún en el cargo.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA