El Papa Francisco excomulga ahora al telescopio espacial James Webb

“¿Que coño quiere encontrar?”, ha dicho el Pontífice

621

Redacción/Rokambol/16.07.16

A pesar de que el formidable telescopio de la NASA, con 32 espejos fabricados en berilio, no estará en funcionamiento hasta 2018, el Vaticano ya lo ha incluido entre los “artefactos contranatura” que pretenden atentar directamente contra el alma humana, espiar la privacidad de un ser todopoderoso y protector, y arruinar el futuro de más de cuatrocientos mil holgazanes dispersos por todo el mundo.    

La excomunión ha sido dictada sobre el supertelescopio espacial James Webb pero también afecta a las instalaciones donde se está llevando a cabo su construcción, todos los equipos tecnológicos, incluyendo la máquina de café, y la plantilla completa de astrónomos responsables de su diseño. “Las señoras de la limpieza también, por supuesto”, ha precisado Francisco.

“Ya lo advertí cuando lanzaron la sonda Galileo y pasaron de mí como de la mierda”, ha recordado el Santo Padre para justificar la dolorosa decisión que acaba de tomar ahora con el telescopio James Webb.

Esta excomunión, en vigor desde el mismo momento en que se pronuncia, provocará que el extraordinario y descomunal ingenio óptico no solo tenga prohibido recibir el sacramento de la Comunión, sino que tampoco podrá formar parte de ningún coro de Iglesia, ampararse en la Virgen María o tocar la guitarra en un grupo de jóvenes catequistas.

El James Webb se incorpora a una numerosa lista de telescopios excomulgados por Papas anteriores, en la que figuran magníficos artilugios de observación como el Spitzer, el Kepler o el Hubble, que ni siquiera pudieron asistir a la boda de la sobrina de Armstrong. “Una vez que te excomulgan ya no ves las cosas igual”, ha dicho Kepler.   Más en Rokambol

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA