Meritocracia capitalista. Hoy, Leticia Sabater o cómo huala lampur lo será tu puta madre

5473

Inauguramos una nueva serie de artículos (que constará del presente y quizá ninguno más) dedicados a los futuros aforismos de los triunfadores mediáticos, con una mujer de indudable talento. Hablamos, cómo no, de la polifacética Leticia Sabater.

Y le vamos a dedicar este artículo porque es lo que interesa a una buena parte de la población, y lo importante, ya está visto, es entretener. Porque si no ya me contarán ustedes de qué vive esta señora (ya talludita) desde que era un pimpollo, o por qué no deja de trabajar para la televisión o cómo se atreve a dedicarse a la ‘música’ (y desde ahora mismo pido perdón de rodillas a la memoria de Beethoven en particular y a los músicos en general por meterla en su mismo saco casi por obligación). Aquí es donde entra en juego aquella pregunta pertinente de ¿quién es más tonto, el tonto o el que sigue al tonto? Pero es mejor no hacerla por no deprimirnos, no vaya a ser que a alguien se le ocurra nombrar a Rajoy, Sánchez, Rivera o similares. O lo que sería todavía peor, al exitoso Bertín Osborne.

El caso es que doña Leticia (y hasta el perspicaz corrector automático me señala que es con zeta y se equivoca, je, je, je) ha vuelto a ser el centro de atención mediático-social por su basta cultura (esa que prima y que, como a tantos otros personajes, probablemente la haya conducido al estrellato), y todo porque debe sentir alguna animadversión por los habitantes capitalinos de Malasia.

Todo ha empezado así (y por el amor de Dios, no le déis al play o, como mínimo, no nos pidáis responsabilidades por los daños irreparables que pueda ocasionaros su reproducción)…

El caso es que alguien, al hilo del notición, ha querido hacer una gracia no dirigida a todos los públicos (o al menos no a todos los que comparten agudeza intelectual con la amiga Sabater)…

Y esto ha provocado la airada respuesta de la gran artista (es que hay que ser muy mala gente para decirle semejante cosa)…

Tras este memorable episodio de surrealista sinceridad, ya puede imaginarse el respetable lector lo que ha ocurrido… Trending Topic.

Y ahora una pregunta tonta… ¿de verdad Leticia es lo que parece, o le acabamos de facilitar una campaña publicitaria cojonuda para dar a conocer su bodrio?

Pues, aunque ahora sí pueda ser el caso y Leticia sea lo que parece (su ‘canción’ indudablemente lo es), sentémonos a meditarlo para la próxima.

Un afectuoso saludo (también a los malayos).

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA