El insólito “lago asesino” de Huelva que trae de cabeza a los expertos

5065

La Junta de Andalucía trabaja con el Instituto Geológico y Minero de España para eliminar un peligroso gas de la laguna bajo una mina.

El “lago asesino” fue hallado por grupo de investigadores en la corta Guadiana, en Puebla de Guzmán, y es la primera que se descubre uno de estas características fuera del continente africano.

Los científicos alertan de la potencial falta de seguridad y desde la Consejería de Empleo (con competencias en Minas) afirman que se va a proceder a una desgasificación controlada.

Lago asesino.
El lago asesino (Fotografía: Science of the Total Environment).

Olga Granado | El Diario | 29/07/2016

Las antiguas Minas de Herrerías, en Puebla de Guzmán (Huelva), esconden en la corta Guadiana lo que expertos llaman un “lago asesino” porque sus profundidades encierran unos 80.000 metros cúbicos de dióxido de carbono que podrían convertirse en una nube letal para todo ser vivo a su alrededor.

La Junta de Andalucía está trabajando con el  Instituto Geológico y Minero de España (IGME) para impedir un riesgo que los responsables del hallazgo ven como probable en determinadas circunstancias, mientras recuerdan los únicos “lagos asesinos” catalogados en el mundo previamente, todos en África y, en el caso de Camerún, responsable en los años 80 de la muerte de más de 1.500 personas.

El hallazgo de la corta Guadiana ha sido publicado por la revista  Science of the Total Environment por los f que llevaban dos años controlando el comportamiento de la laguna cuya contaminación se habría provocado precisamente por la acción de la propia mina de hierro en el pasado.

Potencial “lago explosivo”

Su estudio les ha permitido determinar que, “evaluado el riesgo”, la conclusión es que “la situación actual no puede ser considerada segura”, tal y como recogen en la citada publicación, porque insisten en que este tipo de gases en aguas profundas “pueden representar un peligro para la vida de los seres humanos y animales en los alrededores”. El peligro que ven es el de una posible erupción limnica -también conocida como fenómeno del lago explosivo- por el que el dióxido carbono brotaría súbitamente provocando la asfixia de los seres vivos en sus inmediaciones.

La distancia del pueblo -de unos 3.000 habitantes- del viejo yacimiento minero no obliga a tomar ninguna medida drástica por el momento, pero las autoridades están manos a la obra para eliminar los gases de esta laguna y evitar cualquier peligro, comenzando por ejemplo por personas que pudieran pasar azarosamente por el lugar y verse sorprendidas por el fenómeno.

Desgasificación controlada de  la laguna

De este modo, desde la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio (cuya Dirección General de Industria, Energía y Minas continúa vacante), han informado de que llevan varias semanas trabajando en el tema con el IGME “para la ejecución de la alternativa más favorable para la desgasificación completa de la laguna”.

En el marco de un convenio de colaboración entre los mencionados organismos, se van a iniciar “en próximas fechas” las actuaciones, consistentes en la instalación de un sistema definitivo de bombeo autosostenido, de acuerdo con las especificaciones técnicas que figuran en la propuesta realizada por el IGME. La solución consiste en la instalación de una tubería que conecta la parte inferior de la laguna (donde se encuentra el gas) con el exterior. De este modo, mediante un bombeo dosificado se pretende que pueda salir dicho gas en pequeñas dosis evitando la afección al entorno.

Por su parte, el consejero de Medioambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, pese a que su departamento no tiene las competencias en la materia, ha comentado en rueda de prensa en Huelva, y preguntado por este asunto, el consejero ha hecho hincapié en que “no hay motivos para la alarma”, ya que “el CO2 no es una sustancia altamente contaminante” y, aunque ha remarcado que “hay que tenerla en cuenta”, es “improbable que salga de golpe de manera natural”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA