El paradero de Pablo Iglesias

18387

Félix Población | diariodelaire.com | 09/08/2016

Parece como si determinados medios no pudieran sostener el interés de sus páginas sin referirse al líder de Podemos, siempre que sea para mal, por supuesto. Los mismos que antes disparaban contra el partido morado por considerar que su nacimiento, desarrollo y éxito electoral se debían a las plataformas mediáticas de los platós, ahora lo hacen contra el silencio informativo en que se ha sumido Pablo Iglesias tras los resultados de las últimas elecciones generales.

Hubo algunos gacetilleros que dieron por supuesto que Iglesias se encontraba deprimido, esto es, abatido y triste, como si pretendieran con ello fabricar la teoría de que la personalidad política más dinámica y que más ha conmocionado la vida pública en España en los últimos años se hubiera quebrado con un repentino golpe de melancolía ante el revés de los pasados comicios, o sea, la pérdida de un millón y pico de votos.

Pero como para esa información los correveidiles falsarios carecían de datos probatorios, han juntado a ese bulo, una vez más, la contumaz e insidiosa sombra de la división en el interior de Unidos Podemos, esta vez entre Íñigo Errejón y el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, al que se uniría Irene Montero en la estrategia de mantener una actitud inmovilista mientras la derecha y el PSOE no se aclaren. Errejón, al parecer, sería partidario de promover iniciativas legislativas, en contra de la opinión de Iglesias, y de seguir intentando la posibilidad de un acuerdo con Pedro Sánchez Pérez-Castejón.

Se da por hecho en algún medio que estas diferencias de criterio acabarán con el silencio informativo de Pablo Iglesias, cuyo paradero se desconoce, y que pronto lo tendremos a luz de foco en los estudios televisivos y en los telediarios. Nadie al parecer es capaz de recapacitar en que pueden existir líderes políticos que, en lugar de exhibirse antes las cámaras andando a toda velocidad como don Mariano con su descoordinado y chambón braceo, prefieran tener el derecho a pensar en la soledad de un ameno retiro. Esta actitud me parece la más digna ante el deplorable espectáculo que están ofreciendo otros líderes políticos, incapaces de evitar hasta ahora una cada vez menos improbables tercera convocatoria electoral.

¿Y SI CAMBIAMOS DE VOTANTES PARA QUE NO SE EQUIVOQUEN POR TERCERA VEZ?

PS.- No me resisto a insertar, a modo de coda, el agudo comentario de mi estimado amigo Manuel Antonio Goiti del Sol, que con la ironía propia de nuestra tierra glosa así la actual coyuntura política, ante la perspectiva de que una tercera votación dé similares resultados a las anteriores: Los ciudadanos votan y eligen a unos representantes que se muestran incapaces de configurar un gobierno. Vuelven a votar y lo hacen por los mismos que fracasaron en la primera intentona. Digo yo que, de tener que celebrarse unas nuevas elecciones, sería muy conveniente cambiar de votantes, no vaya a suceder que se equivoquen una tercera vez.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

  1. Los palmeros se arriman al poder y cuando el poder palma, se arriman al que venga hasta que palme, y así sucesivamente, palmado.

  2. El amigo Felix hace un insustancial comentario agosteño sin ningun tipo de pudor ni informacion.
    Haciendo realidad el famoso dicho “Cada dia que amanace el numero de palmeros crece”

DEJA UNA RESPUESTA