Un niño cuenta en una carta antes de suicidarse cómo le acosaban en un colegio católico de Nueva York

3987

“Escribo esta carta para contar mi experiencia en la Holy Angels Catholic Academy… Me rindo… Los profesores no han hecho nada, absolutamente nada”. Son fragmentos de la carta que Daniel Fitzpatrick, de 13 años, dejó escrita antes de suicidarse y en la que relata el acoso

elventano.es | 15/08/2016

“Escribo esta carta para contar mi experiencia en la Holy Angels Catholic Academy… Me rindo… Los profesores no han hecho nada, absolutamente nada”. Son fragmentos de la carta que Daniel Fitzpatrick, de 13 años, dejó escrita antes de suicidarse y en la que relata el acoso que había sufrido en un colegio católico de un barrio de Brooklyn, en Nueva York, por parte de algunos de sus compañeros. Este otoño sus padres iban a trasladarlo a otro colegio.

“Ha tenido que morir para ser escuchado, hay algo que no funciona en los adultos con poder para que un niño no pueda acudir a ellos en busca de ayuda”, han afirmado sus padres a través de las redes sociales tras tomar la decisión de difundir la carta de su hijo a través del periódico New York Daily News.

Danny fue encontrado sin vida en el ático de su casa en Staten Island (Nueva York) por una de sus hermanas. El pequeño se suicidó superado por el tormento, según contaron sus padres al diario Daily News. Apenas un mes antes había escrito la carta en la que decía: “Me rindo. Los profesores no hicieron nada… Mamá, yo quiero que sepan lo que hicieron conmigo y cómo me siento. Quiero que escuchen mi historia”.

En esas líneas el niño ponía nombre a los compañeros que le estaban haciendo bullying y cómo acabó peleándose una vez con uno ellos. “Me acosaron y lo hicieron constantemente”, se puede leer en el texto.”Mrs. Goldrick [la directora] no hizo nada”, escribe el  niño, que sólo tuvo palabras cariñosas hacia Ms. D’Alora, “la mejor profesora. Ella me comprendió e hizo algo, pero no duró mucho”.

El padre de Danny dijo que ningún niño tendría que pasar por lo que había pasado su hjo. También lanzó un mensaje a los padres “de los chicos que atormentaron a mi hijo” y a los que calificó de “pequeños monstruos asquerosos”. Fitzpatrick espera que “nunca tengan que sentir lo que está pasando mi familia”, les dijo.

La diócesis a la que pertenece el colegio emitió un comunicado señalando que “la directora, los profesores y la plantilla de la Holy Angels Catholic Academy están destrozados por la pérdida de Daniel Fitzpatrick”. Aunque no había mención directa a las críticas de la familia hacia el centro por inacción, el documento apunta que “a la luz de esta tragedia estamos reexaminando las políticas de prevención del bullying y el entrenamiento”.

0000000 nn

 

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA