La revuelta de las mujeres. Barcelona, enero de 1918

3000
Calle del Olmo. Margaret Michaelis. 1933

anonerror | alasbarricadas.org | 20/08/2016

Por José March Fierro [blog No te quejarás de las flores que te he traído]

Al sur del barrio chino, en la frontera con el Paralelo, hay un grupo de calles que brilla poco en la historia de los barrios bajos de Barcelona. Son las calles de Santa Madrona, Olmo y San Beltrán. Estrechas, sucias de los restos del mercado de alimentos que ocupa las calles por las mañanas,  bulle en ellas la misma vida que en el resto del barrio chino: una suma de tabernas en los bajos de edificios, que en muchos casos antes fueron fábricas, donde se hacinan inmigrantes del sur de España. Las diferencia del resto de calles que no hay una sala de espectáculos que las saque del anonimato como lo son La Criolla o Cal Manquet o el Villa Rosa de sus hermanas, y su aparición en la prensa toma la forma de crónica de sucesos, alguien apuñala a otro, o un macarra le ajusta las cuentas a una de sus pupilas, o uno de los muchos niños es atropellado por un vehículo.

Calle San Beltrán. Desconozco el autor y la fecha.

Los anarquistas que ocupan un local en la calle del Olmo consiguen que  la rabia que tienen los habitantes de estas calles, en cuya base tiene mucho que ver una vida casi siempre al límite de la subsistencia, en lugar de dirigida contra sus vecinos la vayan canalizando y orientando a una lucha contra la burguesía. Con el tiempo,  tanto de estas calles como de las del resto del barrio chino y de todo el distrito V, saldrán pelotones de proletarios que se enfrentarán a muerte con el ejército en una cualquiera de las huelgas que llenan la historia de la ciudad de Barcelona en las primeras décadas del siglo pasado.

Siendo tan anodinas, aquí, en las calles que he nombrado, cristalizó una revuelta de mujeres. La única que conozco en la que las mujeres no quisieron ser acompañadas, ni siquiera apoyadas por los varones. Una revuelta que puso en jaque a toda la ciudad de Barcelona y que duró más de dos semanas.

Sucedió en enero de 1918. Durante los años de la primera guerra mundial, los productos básicos de consumo, pan, carbón, aceite, patatas, bacalao,  habían subido por encima de los sueldos de una población que estaba al límite casi de la supervivencia. En enero de aquel año, pocos días antes de la revuelta que voy a comentar,  la Junta de Subsistencias había establecido un precio para el carbón  que los tenderos no estaban dispuestos a respetar, por lo que apenas se encontraba carbón a precio tasado y tan solo se conseguía carbón a un precio superior en un 33% al acordado por la junta. Se caldearon los ánimos.

El jueves 10 de enero, escribe el redactor de El Diluvio: a las diez de la mañana, Amalia Alegre, una vecina de la calle del Olmo, cuelga en la calle un papel en donde convoca a todas las mujeres a dirigirse en manifestación al gobierno civil para protestar por la falta de subsistencias a precio tasado. Pronto se reúnen unas 500 mujeres que desde la calle del Olmo se dirigen por Arco del Teatro hasta Cires y de ahí llegan a Conde del Asalto desde donde acceden a las Ramblas. Por el Paseo de Colón llegan al gobierno civil.

La Hormiga de Oro

De la manifestación se destaca una comisión de cinco mujeres presidida por Amalia Alegre que recibidas por el gobernador, Auñón,  le piden que se respeten los precios estipulados por la Junta de Subsistencias para los productos de consumo y que no se acaparen los alimentos en los almacenes a la espera de una subida de precios. El gobernador promete que llegarán los productos a las tiendas y que se venderán al precio tasado. Por la tarde, otra manifestación de mujeres, en esta ocasión acompañadas de sus hijos pequeños,  acude de nuevo al gobierno civil. A todo esto, en varias carbonerías que venden el carbón más caro que lo establecido por la junta se producen disturbios y  hay  dueños de establecimientos que han de salir por piernas.

Haciendo cola delante de una carbonería. Mundo Gráfico.

Ese fue el día más tranquilo.

Al día siguiente, a media tarde, se concentra un grupo numeroso de mujeres en el Paralelo gritando contra los acaparadores y la falta de subsistencias. Rechazan a los hombres que quieren unirse a la concentración –ese será un dato característico durante toda la revuelta, las mujeres no aceptan el apoyo de los varones en su protesta- y deciden cerrar todos los locales de espectáculo del Paralelo. Entran en un local, rompen los cristales, desalojan a los espectadores y piden a las artistas que se unan a la protesta, lo que consiguen en la mayor parte de los casos.

Del Paralelo se dirigen a Conde del Asalto en donde cierran todos los locales. En el Edén Concert no solo rompen los cristales, sino que no dejan pieza de vajilla entera. Mayor es el desperfecto en el Alcázar Español de la calle Unión. Advertido el propietario de que se acercan las manifestantes, cierra las persianas de hierro. Las manifestantes rompen las puertas a hachazos (esa es la versión de El Diluvio, en otro medio hablan de martillazos), entran en el local y rompen lo que encuentran a su paso. Por las Ramblas llegan a los almacenes El Siglo en donde una comisión pide al dueño que cierre el local y se les unan las dependientas. Ante el rechazo inicial a su propuesta, la respuesta de las manifestantes  es la que ya conocemos. Rotura de escaparates y mobiliario. El dueño de El Siglo, ante el cariz que toma la situación se compromete a cerrar de inmediato la tienda. Los tranvías que circulan por las Ramblas son detenidos, se obliga a bajar del mismo a las mujeres que encuentran en el interior  y se les pide que se unan a la protesta. Si alguna se niega es persuadida a bofetadas.

Se trata de un movimiento sin otros dirigentes que aquellas mujeres cuyo mayor arrojo y capacidad oratoria las pone al frente de las manifestaciones.  Un movimiento sin dirección clara y sin una estrategia.  Puro enojo causado por una situación de penuria.

Por la mañana han cerrado varias fábricas del Distrito V con mayoría de trabajadoras.  Y en la calle de San Pablo una manifestación de las trabajadoras de las fábricas de la calle Amelia, Riereta, San Pablo, San Paciano y San Jerónimo, recorre las calles encabezada por Amalia Alegre que lleva un cartel donde  pone: ¡Abajo las subsistencias!. ¡Fuera los acaparadores!. ¡Mujeres a la calle, a defenderse del hambre y a poner remedio al mal!. ¡Por humanidad, a la calle todas!.

Por la noche se repite la manifestación de mujeres que de nuevo obliga a cerrar las salas de espectáculos del  Paralelo y Distrito V.

Ante el acuerdo tomado en asamblea por los estudiantes de sumarse a las protestas, una comisión de mujeres se dirige a los periódicos para que estos informen que no aceptarán la incorporación de varones.  Prefieren continuar ellas solas la revuelta.

El lunes, 14 de enero,  varios miles de trabajadoras que El Diluvio calcula en 14.000 han abandonado el trabajo en las fábricas y sumado a la protesta. La guardia civil recorre las calles a caballo y se ha acuartelado a las tropas. Las fuerzas de seguridad custodian los mercados.

Mercado de la Boquería custodiado por la guardia civil.

Comisiones de mujeres recorren los barrios de Sants, Gracia y San Andrés pidiendo a las mujeres que trabajan que se les unan y a la vez rechazando el apoyo de los varones. A los hombres se les dice que sigan trabajando pues ellas solas son capaces de lograr lo que se han propuesto.  Una manifestación de unas 4.000 mujeres se dirige a la Plaza Real en donde  se improvisa un mitin.

La tarde de aquel lunes, una manifestación de al menos 5.000 mujeres  acude al gobierno civil  donde tiene lugar una reunión de la Junta de Subsistencias que estudia la posibilidad de aumentar la llegada a Barcelona de artículos de primera necesidad. El ímpetu de las mujeres consigue  vencer la resistencia de los guardias de seguridad que se encuentran custodiando la entrada al edificio y en tropel suben las escaleras para hablar con el gobernador. Viendo el cariz que toma el asunto, el gobernador manda desalojar la escalera repleta de mujeres y la presión entre las que temerosas de resultar heridas quieren bajar y el empuje que desde abajo aplica el resto de mujeres,  hace que se desprenda la baranda de hierro, cayendo  un grupo de mujeres. Piernas fracturadas, conmociones cerebrales,  varias de ellas heridas. Por suerte no muere ninguna. En las calles de Barcelona, grupos de mujeres asaltan tahonas,  paran carros de carbón y los vacían, entran en las carnicerías buscando alimentos.

La Hormiga de Oro

El miércoles, el paro en las fábricas es masivo. En las calles, los establecimientos de alimentación no abren. Hay múltiples asaltos a carbonerías, así como a tahonas y carnicerías. En algunos establecimientos, los dueños se defienden a tiros del intento de asalto.

Aquella tarde, Amalia Alegre acude a la redacción de El Diluvio denunciando que un grupo de mujeres le quiere cortar el pescuezo (sic) porque la acusan de haber sido comprada por el gobernador civil, recibiendo 600 duros para que no continúe capitaneando las protestas. A esas acusaciones, Amalia explica a El Diluvio que ella, Amalia, había tenido la intención de alcanzar el objetivo de aumentar la cantidad de subsistencias en venta y de abaratar su precio por medios pacíficos y legales, y viendo el cariz que tomaba la protesta se había retirado. O sea, que sí, que algo de razón tienen las que la acusan.

El jueves, se celebra un mitin en El Globo Cautivo del Salón de San Juan. No se permite la entrada a los varones excepto periodistas acreditados. Se aprueban varias medidas (subsistencias al mismo precio que antes de la guerra, reducción del alquiler en un 20%, readmitir a los 6.000 trabajadores del transporte que habían sido despedidos por entender que una de las razones del aumento del precio de las subsistencias era el encarecimiento del transporte. Acuden al gobierno civil a parlamentar y presentar los acuerdos del mitin,  y recibidas por el gobernador les dice que ALGO se haría.

El viernes se calcula en 20.000 trabajadoras las que secundan el paro. Sagrera, San Martín,  San Andrés. Pueblo Nuevo se suman al paro.

El sábado se publica un bando del gobierno civil prohibiendo la exportación desde Barcelona de una serie de artículos de primera necesidad, dictando los precios para la venta al público de los alimentos y subsistencias más utilizadas por los trabajadores,  y dando curso a una serie de decisiones para impedir que dichas subsistencias pudieran permanecer almacenadas a la espera de que subiese su precio. Una comisión de mujeres, entre las que aparece Amalia Alegre, se reúne con el gobernador, aprueba el bando y toma la resolución de desconvocar la huelga.

Dos muestras de la tensión con la que se desarrolla la venta en los comercios en El Diluvio del día 24 de enero.  Las subo porque suceden en el barrio chino, pero similares sucesos están pasando en toda la ciudad durante toda la semana del 18 al 24 de enero. 

El domingo los movimientos son varios; por un lado, comisiones de tenderos, de abastecedores, de ultramarinos, acuden al gobierno civil en solicitud de que se anule el bando puesto que al precio  al que se había fijado la venta de algunos productos, haría que vendiesen por debajo del precio de compra. Por otro, hay un mitin en el cine Montaña en donde se rechaza el bando y se desautoriza a la comisión de mujeres que aprobó el bando del gobernador del día anterior, por entender que las medidas no son suficientes. El mitin finaliza llamando a continuar la huelga al día siguiente.

Empieza la tercera semana del conflicto sin visos de solución. Los comerciantes o no tienen género en las tiendas para no tener que venderlo al precio tasado o se niegan a venderlo por debajo de determinado precio. Para no colocar mercancía en sus tiendas han hecho desaparecer los carros que surtían a las tiendas desde los almacenes.  Son detenidos varios comerciantes  que se niegan a abrir la tienda o por no querer vender al precio tasado. La casa de aceites Salat con una tienda importante en Rambla Canaletas es de las que no quiere vender el aceite al precio fijado y ante la irrupción de un grupo de mujeres que exige el precio convenido, las golpean y la fuerza pública detiene al encargado de la tienda.

Se suman las llamadas señoras al conflicto, la por entonces aún poco numerosa clase media. Todos las llaman señoras y así se identifican ellas.  Hacen llegar una nota a la prensa expresando la necesidad de abaratar las subsistencias y los alquileres, sobre todo los alquileres,  y convocando a su grupo al Salón de San Juan el siguiente jueves para dirigirse en manifestación al gobierno civil.  En el resto de España hay disturbios por el mismo motivo en La Coruña,  Alicante y Málaga.

Aumenta el número de fábricas en paro.  En muchas de las fábricas con personal de ambos sexos, la falta de mujeres impide continuar la producción, por lo que han de parar a su vez los hombres.  Se extiende el asalto a los comercios. Sobre todo a los de pesca salada, más refractarios a vender al precio tasado. Se asaltan los almacenes de aceites Salat en Wad Ras que se está distinguiendo por hacer caso omiso a las disposiciones del bando.

Cola a las puertas de la tienda de Aceites Salat en Rambla Canaletas. Mundo Gráfico.

El miércoles 23 de enero, el gobierno central destituye al gobernador civil de Barcelona, sr. Auñon, y para que no haya un vacío de poder mientras se nombra al nuevo gobernador, se designa como gobernador interino a Prat, presidente de la Audiencia. Al día siguiente se celebra un mitin en la Font del Gat al que acuden 5.000 mujeres. Es disuelto por la guardia civil.

El viernes se declara el estado de guerra en la provincia. Fuerzas del ejército se encargan de la custodia de mercados y establecimientos comerciales. Simultáneamente, el gobierno central emite un real decreto decretando la censura militar de prensa.

Soldados fijando el bando donde se anuncia la declaración del estado de guerra.  Mundo Gráfico.
Sección de ametralladoras en el patio de las Escuelas Pias de la Ronda San Antonio.
Fuerzas de la guardia civil a caballería en Plaza Cataluña.

El sábado llega a Barcelona el nuevo gobernador civil Gonzalez Rothwos.

A partir de la salida de las tropas a la calle, desaparecen las manifestaciones y los asaltos a los comercios. Se instalan ametralladoras en varios enclaves y se disuelve todo conato de concentración. La prensa pasa a las últimas páginas la información del conflicto y aún con sordina. El gobierno civil publica un nuevo bando informando de una serie de medidas para aumentar el abastecimiento de productos de primera necesidad, dando una lista de precios para esos productos e informando de las sanciones a que dará lugar la no aceptación por los tenderos de los precios tasados. Patrullas del ejército supervisan que los establecimientos se abran y que el precio al que venden los productos respete las instrucciones del bando.

En pocos días volverán las mujeres al trabajo. Se termina la revuelta.

Durante dos semanas, y sin aceptar el apoyo de los hombres, grupos nutridos de mujeres han paralizado la ciudad, conseguido cesar a un gobernador civil e impuesto un bando donde se toman medidas para mejorar el abastecimiento y reducir precios. Termina la revuelta tras la declaración del estado de guerra, pero no se puede tomar por un fracaso el resultado. Se ha conseguido en buena parte lo que se pretendía.


Miscelánea. El conflicto en las páginas de L’Esquella de la Torratxa.


Enlaces relacionados / Fuente:

http://lavaix2003.blogspot.com.es/2015/12/la-revuelta-de-las-mujeres-barcelona.html

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA