En los conflictos de Yemen y Siria los bombardeos no respetan los centros sanitarios.

MSF ha anunciado esta semana que retira su personal de nueve hospitales yemeníes por no poder garantizar su seguridad.

Ataques constantes al principio de neutralidad médica en Siria y Yemen
La coalición liderada por Arabia Saudí bombardeó en diciembre de 2015 esta clínica señalizada con el logo de Médicos Sin Fronteras. FOTO: MSF

 | La Marea | 21 agosto 2016

Las víctimas del bombardeo al Hospital de Abs (Yemen) del pasado lunes ya ascienden a 19 muertos y 24 heridos. Éste es el último de una larga lista de ataques al principio de neutralidad médica en zonas de conflicto. Tras esta última agresión, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha anunciado la evacuación de su personal de nueve hospitales del norte del país, incluyendo Abs. La coalición liderada por Arabia Saudí, responsable del bombardeo contra el hospital, ha lamentado públicamente la decisión de la ONG.

Joan Tubau, director general de MSF en España, explicó en una nota de prensa que “las actuales reglas de combate, protocolos y procedimientos militares son insuficientes para evitar los ataques a hospitales”. En los últimos 12 meses, cuatro centros apoyados por la ONG han sufrido agresiones.

Desde el comienzo de la guerra, en marzo de 2015, el país de la Península de Arabia ha sufrido al menos 14 ataques a centros sanitarios, según los registros de la Organización Mundial de la Salud. En enero de este año, un 25% de las instalaciones sanitarias yemeníes ya habían sido cerradas por inseguridad, falta de combustible o cortes eléctricos.

Violaciones de la ley internacional

Las fuerzas aéreas de la coalición, apoyada por países como Estados Unidos, Reino Unido y Francia, han bombardeado presuntamente el hospital de Abs tres meses después de que el Consejo de Seguridad de la ONU emitiera una resolución exigiendo protección en zonas de guerra. La resolución, propuesta por España, Uruguay, Egipto, Japón y Nueva Zelanda, fue aprobada por unanimidad tras el mortífero ataque al hospital de Alepo (Siria), que dejó 55 muertos.

Siria es, precisamente, el país en el que son más frecuentes los ataques a hospitales. Según la base de datos gestionada por la ONG Physicians for Human Rights, ha habido 373 ataques a centros médicos desde el inicio de la guerra, en 2011, hasta mayo de 2016. En dichos ataques han muerto 750 miembros del personal sanitario. En lo que va de año ha habido 73 ataques, según la OMS.

Población civil y sanitaria en riesgo

Los ataques a hospitales son, según Joan Tubau explicó a La Marea, el problema más acuciante de su organización en Yemen: “En cualquier momento podemos ser bombardeados, a pesar de que la coalición nos asegure que no somos objetivo de sus ataques”.

Esta situación, afirmó el dirigente de Médicos sin Fronteras, está haciendo que los sanitarios en zonas de guerra tomen decisiones “injustas y terribles”. “Se está llegando al punto de tener que decidir entre la vida de tus pacientes o la tuya propia, y los responsables, exclusivamente, son las fuerzas que bombardean centros sanitarios, sea por voluntad propia o negligencia”, finalizó Tubau.

Las países con guerras activas no son los únicos que sufren ataques a la neutralidad médica. Los Territorios Ocupados Palestinos (Gaza y Cisjordania) figuran en segundo lugar en número de ataques en 2014 y 2015, tan sólo por detrás de Siria. Los centros hospitalarios palestinos sufrieron 53 ataques en ese periodo, y 11 más en los tres primeros meses de 2016. Además, Estados como Pakistán, Guinea, Nigeria y Colombia son parte de la lista, acompañando a Libia, Iraq, Ucrania y Sudán entre otros.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA