¿Qué se puede decir, excepto que te deprime?

1747

“A veces me preguntan: ¿Por qué inviertes todo ese tiempo y dinero hablando de la amabilidad para con los animales cuando existe tanta crueldad hacia el hombre?. A lo que yo respondo: Estoy trabajando en las raíces”. George Thorndike Angell.

Ya no se trata de lo que ocurra en un caso concreto, ni del futuro de un animal, cien, miles o millones. Y no se trata de la muerte. Se trata de lo que podemos esperar de nosotros mismos cuando una parte de la sociedad sigue llamando fiesta a la tortura salvaje de un ser vivo mientras la otra parte giramos la cabeza. Pero cómo no hacerlo; cómo no girarla, si lo que hace disfrutar a todo un colectivo es desgarrar a una cría de mamífero hasta matarla. ¿Qué podríamos decir que tuviera un sentido práctico si hasta en el imaginario de esos dioses y santos a los que estos bárbaros suelen encomendarse se condena?

“Todas las cosas de la creación son hijos del Padre y hermanos del hombre… Dios quiere que ayudemos a los animales si necesitan ayuda. Cada criatura en desgracia tiene el mismo derecho a ser protegida”. San Francisco de Asís.

Puede que no conozcan lo que dice su presunto credo sobre el maltrato animal, pero en cualquier caso no imagino a los espectadores de tal carnicería viéndose concernidos por semejante mensaje. Y mucho menos por este otro:

“La conmiseración con los animales está íntimamente ligada con la bondad de carácter, de tal suerte que se puede afirmar seguro que quien es cruel con los animales, no puede ser buena persona. Una compasión por todos los seres vivos es la prueba más firme y segura de la conducta moral.” Arthur Schopenhauer.

Es por esto que ¿qué se puede decir a excepción de que resulta deprimente?

Incluyo el vídeo que ha motivado mi comentario, pero no os recomiendo verlo siquiera como reafirmación de la condición de bárbaros de algunos de nuestros congéneres. Y para entenderlo basta con leer cómo presenta el vídeo el colectivo animalista:

“Los investigadores de PACMA estamos tristemente acostumbrados a ver escenas de crueldad hacia los animales, pero lo que hemos presenciado en este festejo taurino no lo olvidaremos jamás”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Es una vergüenza que haya gente que se ría de estas torturas; tenían que prohibirlas en todos los sitios.

DEJA UNA RESPUESTA