Ciudadanos se rinde en su cruzada contra la corrupción

2776

El partido de Albert Rivera vuelve a cambiar de opinión. La malversación y la prevaricación ya no son motivo para dimitir, a diferencia de sus exigencias en el caso de Chaves y Griñán.

8865203313_d3ee670c1e_z-680x365

 | lamarea.com | 25/08/2016

El secretario de Comunicación de Ciudadanos, Fernando de Páramo, ha bajado el listón de la corrupción política a únicamente los casos en los que ha habido enriquecimiento ilícito, según ha asegurado en una entrevista en la Cadena SER. Siguiendo la senda comenzada por el portavoz de la formación naranja, José Manuel Villegas, ha aseverado que no es lo mismo “meter la mano que meter la pata”, y ha añadido que los delitos de malversación, prevaricación o fraude fiscal en la vida privada quedarían excluidos del pacto anticorrupción firmado con el PP. Paradójicamente sí valen para el PSOE y los expresidentes socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán porque, aunque quedarían fuera del listón, se trata, según De Páramo, de “un caso distinto”. Lo que no ha especificado el dirigente de Ciudadanos es por qué es distinto que sin haberse enriquecido de forma ilícita, Chaves y Griñán hayan tenido que dimitir.

Sobre el diputado del PP por Castellón Oscar Clavell, procesado por malversación y prevaricación, deja, sin embargo, a elección del partido la decisión sobre si es o no apartado de su cargo, e insiste en que esa cuestión no forma parte de su acuerdo por corrupción. Pretender que cualquier imputado tenga que ser apartado de su cargo es “demagogia pura y dura”, ha afirmado.

La modificación de las causas de corrupción para dimitir, uno de los puntos del acuerdo previo para sentarse a negociar, se produce sólo cinco días después de que se firmaran unas condiciones que Albert Rivera consideraba innegociables. De Páramo aseveró antes de firmar el pacto: “No hay matices contra la corrupción”. El punto del texto firmado decía: “Separación inmediata de cualquier cargo público que haya sido imputado formalmente por delitos de corrupción política hasta la resolución completa del procedimiento judicial”. Ahora Ciudadanos ha vuelto a cambiar radicalmente su posición.

La frase pronunciada por el secretario de Comunicación -“No es lo mismo meter la mano que meter la pata”- forma parte del argumentario de Ciudadanos estos días. También José Manuel Villegas e Inés Arrimadas han incidido en esa diferenciación y el propio Albert Rivera la decía para minimizar el escándalo de su formación en la Asamblea de Murcia, donde se cargaron facturas del partido al erario público.

No obstante, el líder de Ciudadanos consideraba anteriormente que meter la pata por prevaricación tenía que conducir al abandono del acta y la política de manera fulminante. No había lugar a dudas, era lo mismo y era motivo de dimisión. Eran los tiempos en los que su discurso -pose, para algunos- contra la corrupción le granjeaba apoyos.

tuit-rivera

Comentar con Facebook ()

Comentar (4)

4 Comentarios

  1. A mí no me han engañado yo desde que salio este partido lo dige son los mismos perros con distinto collar espero no se salgan con la suya y al final claudiquen y sean los de la izquierda los que gobiernen

  2. El de la rendición jamás, ja ja ja. Está claro que Rivera es el muñeco del Ibex35 y del PP y aceptará todo lo que le ordenen; y los desacuerdos que dicen los naranjas que tienen con el PP son una estrategia, a mi juicio, porque como hemos dicho siempre que los dos partidos son iguales en todo, Ciudadanos está haciendo el teatro para que veamos que discrepan en algo, pero les vimos el plumero hace mucho tiempo.

  3. ASÍ SON DE HIPÓCRITAS LOS TAURINOS ESPAÑOLES DE LA DERECHA… OBVIAMENTE… que se podía esperar de una sociedad TAN CORRUPTA…

DEJA UNA RESPUESTA