Dadme el sistema sanitario que queráis menos el de los EEUU

702

Ya lo hemos comentado otras veces en el blog pero es un tema que creo que vale la pena ir tocando de forma periódica.

En el gráfico que os adjuntamos podéis ver la evolución de la esperanza de vida de varios países y el gasto sanitario por persona. Cuando más a la izquierda del gráfico este un país y más en la parte superior significa que sus ciudadanos tienen un sistema sanitario más eficiente. Cuando más a la derecha del gráfico este un país y más en la parte inferior significa que sus ciudadanos tienen un sistema sanitario más ineficiente.

Cómo podéis observar en los últimos 40 años todos los países se han movido por el gráfico de forma relativamente agrupada aumentando la esperanza de vida de sus ciudadanos e incrementando ligeramente el gasto sanitario por persona (tened en cuenta que en el caso del dato del gasto sanitario por persona estamos sumando el coste que tiene en un país tanto la sanidad pública cómo la sanidad privada).

Sin embargo hay un país que se desmarca totalmente de la tendencia y es los EEUU que es el país que más dispara el gasto sanitario por persona y a la vez el que menos incrementa la esperanza de vida quedándose rezagado en este aspecto respecto a otros países avanzados.

En los EEUU el gasto sanitario por habitante es en estos momentos de $9.000 por persona para tener una esperanza de vida media de 79 años. En España para una esperanza de vida de 83 años tenemos un gasto sanitario por persona de $3.000. Obviamente en la esperanza de vida no sólo influye la calidad de un sistema sanitario sino también otros factores que podemos considerar ambientales cómo puede ser la alimentación, pero no deja de resultar paradójico que EEUU, con una esperanza de vida inferior a la española tenga el triple de gastos sanitario por habitante, más si tenemos en cuenta que en los años 60 la esperanza de vida en los EEUU era ligeramente superior a la española.

Otro caso que llama la atención es el sistema sanitario Suizo, prestado de forma generalizada por empresas privadas y que se coloca cómo segundo sistema sanitario con mayor coste por habitante.

Nuestra tesis para darle una explicación al fenómeno es muy sencilla. En el caso de un servicio de primera necesidad cómo es la salud el contar con un sistema público de calidad universal que presta el servicio permite reducir globalmente los costes de dicho servicio al impedir que el sector privado dispare los precios ya que para el ciudadanos acudir a la salud pública es una alternativa que no tiene un coste directo individual. Obviamente para tener un sistema sanitario público sostenible a largo plazo se deben buscar fórmulas que le permitan ser lo más eficiente posible sin mermar la calidad asistencial, pero sin ese sistema público universal de calidad, parece que la sociedad acaba pagando un coste sanitario mucho más elevado.

Nota: la cifra de gasto sanitario por habitante está corregido por la inflación y el poder de compra de cada país para ajustar la diferencias de coste de vida y precios entre países y hacerlo comparable.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA