Están vacilando con nosotros

No pueden ser los agobiantes calores veraniegos los que han convertido a esta casta en la más incompetente y despreciable.

1380

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Pido disculpas por haber enviado mi comentario dos veces, pero hoy me encuentro con problemas en el ordenador tras un mes sin utilizarlo (tropecientos mil mensajes sin leer, bloqueo y el navegador va lentísimo). Estoy intentando solucionarlo yo sola con mis conocimientos de informática.

  2. Bueno, ¡ya estamos todos! ¡morenísimos y guapísimos! Y ante mi voluntaria desconexión informativa vacacional (salvo tres telediarios esporádicos hasta mediados de agosto que vi), información que retomo esta mañana -tengo una imperiosa necesidad ANTES DEL PRÓXIMO DIA 1 de ir reactivando mis neuronas (inoperativas durante tanto tiempo) ¡Uff! A ver si soy capaz.

    Atónita me he quedado al comprobar que, aún continúa el Sr. Rajoy sin mayoría de acuerdos ‘puntuales’, principalmente en los PGE. Pero más inverosímil me ha resultado enterarme hoy de la irrisoria fecha propuesta por el susodicho para unas hipotéticas elecciones, que más parece una inocentada adelantada que una realidad basada en la coherencia, y no tanto por el hecho de votar nuevamente como por la estrambótica fecha elegida ¡25 de diciembre! ¡Anda, que se suba en moto y corra!.

    Pero…¿En qué cabeza cabe que, en una jornada tan significativa como el día de Navidad, vamos a desplazarnos los ciudadanos ‘expresamente’ a los colegios electorales? claro que, en mi opinión, como el 26-J coló el disimulado complot… o ‘pucherazo’ electoral, ahora pretenderán hacerlo sin disimulo alguno para beneficiarse de la abstención, porque ya me contaréis quién narices va a votar el día de Navidad, como no sean las monjitas…sacerdotes y el establishment.

    Es más, de seguir el PP obstinado en tan disparatada fecha para ‘tocarnos las narices’, vamos a tocárselas los ciudadanos el mismísimo día 24 de diciembre, CONVOCANDO para ese fecha en toda España CONCENTRACIONES pacíficas a las 20:30 horas (con duración de una hora) en la puerta de la calle de los domicilios donde las familias y vecinos celebremos la Nochebuena…en acceso a bares… en fin, donde nos encontremos a las 20,30 horas, todos con cacerolas y panderetas, pidiendo el cambio de fecha. Esta cacerolada navideña y pacífica en las calles, por su comodidad al no representar LARGOS Y COSTOSOS DESPLAZAMIENTOS hasta el punto de encuentro, motivará que se sumen, por su efecto contagioso y festivo, los vecinos que no se hubiesen enterado. Yo me encargaré de comunicárselo a mi multitud de colegas “ciudadanos” (para que lo difundan también a sus conocidos), pues no me cabe duda de que compartirán la idea. Además, las autoridades no podrán llamarnos la atención en una tarde-noche festiva (tradicional siempre por sus petardos y alboroto) alegando jornada de reflexión ¡ni gaitas gallegas!. Van a ser tan multitudinarias las concentraciones, cortando las calles al juntarse con las colindantes (y los helicópteros policiales filmando), que va a ser apoteósico. Ante semejante presión, los políticos se pondrán las pilas y CAMBIARÁN LA FECHA DISPARATADA DEL 25 DE DICIEMBRE para votar. Ahora sólo nos queda estar pendientes de su INMINENTE reacción -sosteniendo la fecha del 25- para que llevemos las concentraciones adelante, ya que, en mi caso, tendríamos que empezar a convocar de forma irrevocable y cuanto antes, al tratarse de toda España, pues la causa lo merece.

DEJA UNA RESPUESTA