Alemania y Francia critican el TTIP de cara a sus elecciones de 2017

Las precampañas electorales de Francia y Alemania mueven a altos cargos de ambos gobiernos a criticar en público el acuerdo con Estados Unidos. Pero septiembre y octubre serán los meses claves para la ratificación del acuerdo con Canadá, muy similar en sus términos al TTIP.

159

ACUERDOS COMERCIALES CON ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

Los socialdemócratas Sigmar Gabriel, vicecanciller alemán, y Harlem Désir, secretario de Estado de asuntos europeos, sostienen una foto alusiva a la construcción europea. / PARTI SOCIALISTE

Pablo Elorduy | Diagonal | 30/08/16

Sacrificar –temporalmente– el TTIP para salvar el CETA. Dos altos cargos de Francia y Alemania han llevado a cabo un movimiento que pone en el disparadero de salida el tratado comercial con Estados Unidos pero deja intacto el inminente acuerdo con Canadá, más avanzado, que se debería firmar este otoño.

Si el domingo era el ministro de Economía, y futurible para la cancillería alemana, Sigmar Gabriel, quien cargaba contra el TTIP, el día 30, el secretario de Estado francés de Comercio, Matthias Fekl ha dicho en una emisora francesa que su país pedirá el mes que viene la paralización definitiva del acuerdo. Poco después, Fekl lo ha confirmado en su cuenta de Twitter, y el presidente François Hollande ha hecho un anuncio en el mismo sentido.

La realidad, no obstante, es que la orden de cancelar las negociaciones con Estados Unidos tiene que venir del Consejo Europeo, el mismo que dio luz verde a que comenzara el diálogo trasatlántico en 2013. En teoría, una vez terminadas las negociaciones llegaría la hora de la ratificación, y en ese punto es en el que Francia, como el resto de Estados miembro de la UE, debería dar el visto bueno al acuerdo, ya en el propio Consejo Europeo, ya en su Parlamento o a través de una consulta ciudadana, si se entiende, como en el caso del acuerdo con Canadá (CETA), que se trata de un tratado mixto.

Las dudas sobre el TTIP no son de antes de ayer. El empeño de Barack Obama de poner el ribete al tratado antes del final de su mandato, que concluye con el año, ha sido tozudamente arruinado por los escasos avances de las últimas negociaciones.

Las declaraciones públicas de los altos cargos franceses y alemanes sólo recuerdan las dudas dentro de la UE a firmar un acuerdo que ha perdido apoyo en las opiniones públicas europeas, especialmente la alemana, debido al trabajo de sensibilización e información y a las movilizaciones de la sociedad civil.

Leer: Once aciertos del movimiento contra el TTIP

Mientras los Gobiernos de Francia y Alemania juegan en clave electoral interna –Francia tiene presidenciales en abril de 2017 y Alemania las convocará después del verano–, a la Comisión Europea le queda el papel de asegurar que todo va como tiene que ir en las negociaciones del acuerdo con Estados Unidos. Margaritis Schinas, portavoz de la Comisión negó que el acuerdo esté en una vía muerta y aseguró que antes de final de 2016 se cerrarán capítulos importantes del acuerdo.

Las palabras de la Comisión Europea fueron ratificadas ayer por la canciller Angela Merkel, que a través de un portavoz insistió en la necesidad de seguir negociando. En junio, el presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker aseguró, tras su consultas en el Consejo Europeo, que ningún gobierno cuestionó la continuidad de las negociaciones del TTIP.

Octubre: el mes del CETA

Sin embargo, el redoble de declaraciones en contra del TTIP coincide con la recta final para la aprobación del CETA, considerado un tratado gemelo al que se negocia con EE UU.

Entre el 22 y el 23 de septiembre, Bratislava acogerá el consejo informal de ministros de comercio de la UE, a la que acudirá el propio Matthias Fekl. En ella se discutirá si el acuerdo con Canadá –ya redactado y sólo a falta de firma– está lo suficientemente maduro para celebrar la Cumbre UE-Canadá que lo ratificaría.

En el caso que la Comisión Europea no tenga la confirmación de la los 28 estados miembros para la firma, la cumbre se podría retrasar más allá de octubre. Esa decisión puede tomarse en Bratislava o en los Consejos Europeos del 13 y 18 de octubre. Si no hay fumata blanca para el acuerdo, no se convocaría la cumbre con Canadá, prevista en principio para octubre.

Francia y Alemania de hecho, se encuentra entre el puñado de países de la UE, entre los que está España también, que consideran el CETA un tratado fundamental, excelente e incluso “el mejor tratado negociado nunca”. El país galo, además, añadió en la reunión del 15 de julio del comité de Comercio que la no ratificación del acuerdo supondría una merma de la credibilidad de la UE.

La movilización ciudadana contra el CETA está prevista para los meses de septiembre y octubre, con manifestaciones en varios Estados miembro, incluida una semana de lucha del 8 al 15 de octubre en el Estado español.

Mientras, se suceden las informaciones sobre el impacto que el tratado con Canadá. Ayer día 29, varias organizaciones de la sociedad civil europea y canadiense presentaron un informe sobre los impactos sobre seguridad alimentaria que esconde el CETA.

La rebaja de los estándares de seguridad y la expansión del modelo agroindustrial canadiense son las principales amenazas sobre los productores europeos, a decir del Consejo de Canadienses, uno de los firmantes del informe. “Hay muchas similitudes en el alcance y en el contenido del CETA con el tratado que se negocia con EE UU, el TTIP. Y mientras el acuerdo con Canadá puede parecer menos peligroso que el que se negocia con EE UU, muchas de las prácticas estadounidenses están vigentes en Canadá”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA