Marta BorrazRaúl Sánchez | El Diario | 30/08/2016

El número de matriculados de grados en las universidades españolas sigue descendiendo curso tras curso. Este pasado 2015-2016 la cifra se ha situado en los 32.2000 alumnos menos con respecto al anterior, pasando de 1.187.900 en 2014-2015 a 1.155.700, según el avance estadístico que anualmente elabora el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

La tendencia comenzó en el curso 2012-2013, el primero con Rajoy al frente del Ejecutivo, y ha llegado a enlazar cuatro cursos de pérdida de alumnos cifrada en 127.000 matriculados menos, lo que supone una caída del 10%. Hasta entonces, la universidad pública sí incrementaba el número de alumnos de forma que en 2011-2012 el saldo positivo alcanzaba los casi 30.000 estudiantes.

Las universidades privadas tienen el mismo número de alumnos que en el curso 2011-2012: 173.000. Sin embargo, han perdido alumnos de grado y primer y segundo ciclo este último curso, el segundo consecutivo. Entre ambos (2014-2015 y 2015-2016), se han matriculado 4.300 estudiantes menos que el curso 2013-2014, cuando la privada aumentaba el número.

Variación anual del número de matriculados en enseñanzas universitarias de Grado y 1º y 2º Ciclo

Fuente: Ministerio de Educación | gráfico: eldiario.es

Desglosando los datos publicados por Educación, de las diez universidades que más matriculas han incrementado este pasado curso con respecto a 2011-2012, ocho son privadas y dos públicas. Encabezan la lista tres privadas: la Universidad Internacional Valenciana, seguida de la Internacional de La Rioja y la Cardenal Herrera-CEU (Valencia), con ascensos de 559, 136 y 111% respectivamente.

Las diez universidades que más matriculados ganaron entre los cursos 2011-2012 y 2015-2016

Fuente: Ministerio de Educación | gráfico: eldiario.es

Al otro lado, las que más pierden. En este caso la mayoría son públicas (siete de diez), pero el ranking lo lidera la universidad privada San Pablo-CEU de Madrid, en la que en 2015-2016 se ha matriculado un 28,5% de estudiantes menos que en 2011-2012. En segundo y tercer lugar se sitúa una pública y una privada, en las que ha caído el número de alumnos un 23,5% en el caso de la Politécnica de Valencia y un 22,8% en el de la Oberta de Catalunya.

Las diez universidades que más matriculados perdieron entre los cursos 2011-2012 y 2015-2016

Fuente: Ministerio de Educación | gráfico: eldiario.es

En el caso de los máster la tendencia es inversa. Desde el año 2012-2013 los matriculados en este tipo de estudios, tanto en la universidad pública como en la privada, no ha dejado de aumentar. “Es una tendencia natural porque el propio sistema de grados ha hecho que para completar la formación haya que hacer un máster”, analiza Julio Serrano,  secretario de Universidad de la Federación de Enseñanza de CCOO.

Evolución del número de matriculados en enseñanzas universitarias de Máster

Fuente: Ministerio de Educación | gráfico: eldiario.es

Los motivos del descenso

Son varios los factores que pueden explicar el descenso, entre ellos, dos a los que en los últimos años ha apuntado el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte: la bajada de la población “en edad de estudiar” y el cambio en la duración de los estudios universitarios (el paso de las licenciaturas y diplomaturas, de cinco y tres años, a los grados, de cuatro).

De esta manera, en 2011-2012 habría todavía estudiantes “relegados” de los planes antiguos que engrosaban la estadística y que ahora ya no están en la universidad. Sobre la caída de la población de los 18 a los 25 años, considerada “la edad de estudiar”, lo cierto es que la tendencia descendente ya se daba desde el año 2004.

Pero el motivo que, en opinión de sindicatos y colectivos de estudiantes, domina la disminución de matriculados es el incremento de los precios de las carreras y el endurecimiento de los requisitos para obtener una beca. Fue en 2012 cuando el Gobierno, con el polémico Jose Ignacio Wert de titular de Educación, aprobó el decreto que posibilitó el aumento de las tasas universitarias que, en muchas comunidades, llegaron a doblarse.

Los efectos del ‘tasazo’

“Con estas reformas aquellos que tienen una economía más justa y nunca se han plateado acceder a la privada, ahora tienen dificultades para ir a la pública”, apunta Julio Serrano.  En la misma línea se expresa Olga Calvo, de la red Estudiantes en Movimiento, un colectivo al que “llegan muchas personas que dejan de estudiar por una cuestión económica”, resume.

Unas comunidades y otras aplicaron el decreto con independencia, de modo que en algunas cuesta el doble e incluso el triple que en otras estudiar la misma carrera. En la Comunidad de Madrid, que este año ha aprobado una rebaja de las tasas para el próximo curso, el precio del crédito en Periodismo y primera matrícula pasó de 15,32 euros en 2011 a 24,3, según datos del propio Ministerio. De este modo, la carrera le costaba al estudiante entonces unos 3.600 euros y el pasado curso 5.800.

“Todos los factores son un conglomerado, pero lo que más vemos son estudiantes que tienen que dejar la carrera porque deben ponerse a trabajar o irse al extranjero a buscar un empleo inmediato porque sus padres se han quedado en paro”, cuenta Calvo, que apunta a que “además, los sueldos del verano, que muchos jóvenes usaban para afrontar los estudios, son tan precarios que ya no da para eso”.

Por otro lado, Serrano también apunta a la reducción de la cuantía de las becas como otro de los factores que explican el descenso y Calvo pone el ejemplo de un estudiante que “tiene que trabajar durante todo el curso y, por lo tanto, o suspenderá asignaturas y no le darán la beca al siguiente curso o no puede matricularse del mínimo de créditos para solicitarla”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Si buscamos los datos de nacimientos (http://www.datosmacro.com/demografia/natalidad/espana) podemos ver que la población en edad universitaria entre 2010 y 2015 ha disminuido en 170.000 personas. Si la población total ha disminuido más que el número de matriculados, eso significa que el porcentaje de universitarios ha aumentado respecto a la población total. Por tanto las conclusiones que presenta el artículo, ligando la disminución de estudiantes al precio de las tasas, son falsas.

DEJA UNA RESPUESTA