Lola Sánchez: “El TTIP está herido de muerte pero hay que matarlo del todo”

ENTREVISTA A LA EURODIPUTADA DE PODEMOS

137
Lola_Sanchez
Lola Sánchez, eurodiputada de Podemos, en una imagen de archivo. / Facebook de Lola Sánchez

MIGUEL MUÑOZ | Cuartopoder | 

Es una de las políticas más activas en la lucha contra el tratado comercial que la UE y EEUU están negociando en los últimos años. Para las fuerzas de izquierda, como Podemos e IU y muchas organizaciones sociales, el conocido como TTIP es una de las mayores amenazas para el futuro de la ciudadanía europea. Entre las críticas realizadas se encuentran la eliminación de algunas normativas medioambientales para favorecer las inversiones de las grandes empresas. Además denuncian que las negociaciones y los propios documentos se están llevando de manera muy poco transparente. Esta misma semana, altos cargos de los Gobiernos de Francia y Alemania han apuntado en declaraciones a la prensa el fin de las negociaciones sobre el TTIP. Lola Sánchez (Valencia, 1978), eurodiputada de Podemos, atiende a cuartopoder.es telefónicamente para tratar las últimas novedades sobre este asunto y otros temas de actualidad.

— Esta semana, un alto cargo del Gobierno de Francia pidió el fin de las negociaciones del TTIP. Antes lo había hecho un ministro alemán. ¿Cómo interpreta estas declaraciones?

— Yo veo dos opciones, más bien las dos a la vez. Una es que el año que viene hay elecciones en Francia y Alemania. Y claro, lo que les ha pasado a los socialdemócratas en ambos países es que hay partidos de extrema derecha que les han tomado la delantera en la oposición a los tratados comerciales. Por ejemplo, Marine Le Pen en Francia está encabezando la oposición al TTIP y al CETA, aunque en este último caso menos. Con vistas a unas elecciones creo que los partidos socialdemócratas europeos están viendo que se están quedando fuera de la marcha generalizada que hay en contra de estos tratados que se evidencia en las manifestaciones masivas que ha habido sobre todo en Alemania. Viendo que las elecciones se acercan, creo que les ha dado un poco de miedo quedarse en el bloque liberal que apoya esto abiertamente. Por otro lado está el CETA. Muchas organizaciones sociales piensan que esto es simplemente una cortina de humo para ocultar que este Tratado con Canadá viene ahora. Está en proceso de ratificación en la UE y se supone que antes de final de año va a llegar al Parlamento Europeo para que lo votemos. El CETA es mucho menos conocido y creo que tienen parte de razón los que piensan que es una manera de desviar la atención. Estamos todo el mundo mirando al TTIP y pensando que lo estamos matando y enterrando en el olvido e igual piensan que no nos vamos a dar cuenta de que el CETA entra en todo el proceso de ratificación y de repente en enero podemos tenerlo implantado en toda Europa. Las declaraciones creo que son una mezcla de los dos asuntos.

— Es cierto que el CETA se conoce menos. ¿Por qué? ¿Es similar al TTIP aunque se firma con Canadá en lugar de con EEUU?

“El CETA, Tratado comercial con Canadá, es igual o peor que el TTIP en algunas cosas”

— Exacto, y en algunos puntos es incluso peor. Con el TTIP se ha tenido mucho más conocimiento, de que se estaban produciendo las negociaciones y todo eso. Gracias a la presión social y política ha habido cambios, pequeños, respeto a la protección del inversor. Se hizo una consulta pública y el 97% de los que respondieron dijeron que estaban en contra de un sistema de protección al inversor. Se cambió el sistema, aunque a EEUU no le gusta pero la Comisión Europea sigue presionando en ese sentido. En cambio en el CETA ese sistema de protección es el antiguo. La gente no se ha quejado porque cuando se negoció este capítulo no había movilización social contra los tratados todavía. Ha pasado sin pena ni gloria. Con el TTIP, como ha habido respuesta social nos abrieron aquella famosa sala de lectura en Bruselas para entrar a ver los documentos confidenciales. Eso con el CETA no ha pasado, lo hemos conocido el día que se cerraron las negociaciones y no se podía reabrir. No hemos podido influir en ningún momento en esas negociaciones, en las del TTIP. La gente lo conoce menos pero hay que explicar que en muchas cosas es igual y en otras peor que el TTIP. Por ejemplo en el asunto de los transgénicos parece que Canadá tiene una política mucho más liberal que EEUU incluso.

— Volviendo al asunto de Francia y Alemania: desde los partidos y organizaciones se ha alertado de que la batalla no está ganada y que hay que seguir movilizándose. ¿Cuáles son las líneas que se van a desarrollar en la campaña de lucha?

— Exacto, y en algunos puntos es incluso peor. Con el TTIP se ha tenido mucho más conocimiento, de que se estaban produciendo las negociaciones y todo eso. Gracias a la presión social y política ha habido cambios, pequeños, respeto a la protección del inversor. Se hizo una consulta pública y el 97% de los que respondieron dijeron que estaban en contra de un sistema de protección al inversor. Se cambió el sistema, aunque a EEUU no le gusta pero la Comisión Europea sigue presionando en ese sentido. En cambio en el CETA ese sistema de protección es el antiguo. La gente no se ha quejado porque cuando se negoció este capítulo no había movilización social contra los tratados todavía. Ha pasado sin pena ni gloria. Con el TTIP, como ha habido respuesta social nos abrieron aquella famosa sala de lectura en Bruselas para entrar a ver los documentos confidenciales. Eso con el CETA no ha pasado, lo hemos conocido el día que se cerraron las negociaciones y no se podía reabrir. No hemos podido influir en ningún momento en esas negociaciones, en las del TTIP. La gente lo conoce menos pero hay que explicar que en muchas cosas es igual y en otras peor que el TTIP. Por ejemplo en el asunto de los transgénicos parece que Canadá tiene una política mucho más liberal que EEUU incluso.

— Todas estas semanas de movilizaciones, como las de principios de octubre, las están organizando desde las entidades sociales. Nosotros nos sumaremos a ellas y les daremos apoyo necesario. Pero entendemos que es algo que debe salir de la calle, es como se ha hecho en Alemania. El TTIP no está muerto. Está herido de muerte, que es muy diferente. Se está desangrando pero hay que seguir clavándole cuchillas para que muera del todo. Pero claro, con declaraciones a la prensa por parte de ministros, ni siquiera por parte de presidentes, no sirve de nada. Lo que tienen que hacer es ir al Consejo Europeo y decir que no van a aprobar eso para que se paren las negociaciones. Con que un Estado de la UE lo diga, ya se cae para abajo. Las declaraciones no sirven de nada. Tenemos que seguir presionando hasta que llegue realmente ese momento. El miedo que tengo es que haya partes de Gobiernos que estén poniendo en duda parte del TTIP y que la Comisión Europea decida dulcificarlo, hacerlo más light sacando los capítulos que más oposición crean como la protección al inversor, los temas de agricultura, monopolio público, etc. Podrían vender un TTIP dulcificado, pero ni así hay que permitirlo. No puede ser un tratado que prime los beneficios económicos empresariales por encima de cualquier otra cosa. Esa es la esencia del TTIP. Cualquier tratado así podría abrir la puerta a modificarlo más adelante. Hay que matarlo y hacerlo bien, no dejarlo pequeño ni light.

— Tanto Podemos como IU están muy activos contra el TTIP en Bruselas. ¿Qué acciones tienen pensadas próximamente?

“Hay unos cuantos eurodiputados socialistas, especialmente belgas y austriacos, que han pasado a movilizarse”

— La línea es no parar de movilizarnos y denunciar. Y sobre todo sumar cada vez a más gente. En el Parlamento Europeo hay unos cuantos eurodiputados socialistas, especialmente belgas y austriacos que están empezando ya a ponerse en marcha y movilizarse. Han pasado de decir que no les gusta el TTIP con la boca pequeña a organizar eventos. Por ejemplo una socialista belga, María Arena, nos ha llamado esta semana al despacho para ver si queríamos participar en un evento que están organizando ellos de municipios contra el TTIP y el CETA. Es sorprendente que algunos socialistas estén tomando la iniciativa ahora para hacer eventos cuando siempre ha sido la Izquierda Europea la que intentábamos arrastrar a los demás. Es una buena señal porque a ver si poco a poco esta gente va arrastrando a sus partidos y Gobiernos.

— ¿Y del PSOE nadie se ha pronunciado en contra?

— No dicen nada. No sabemos nada. De hecho, esta semana ha habido en la Comisión de Comercio Internacional un debate sobre el CETA e Inmaculada Rodríguez Piñero, que es la eurodiputada socialista encargada de este tema, no tomó la palabra. Tenía curiosidad por ver qué decía pero no intervino. No sé si ella ha cambiado de postura ni qué piensa. Hasta ahora lo han estado defendiendo, los socialistas españoles los que más.

— Unidos Podemos ha intentado meter el tema del TTIP en la campaña. Pablo Iglesias incluso durante la sesión de investidura le preguntó a Mariano Rajoy su opinión sobre el mismo. ¿Cómo ve la visibilidad del tema a nivel social y en la agenda política?

— Mi valoración es negativa. Ahora mismo es la amenaza más grande que se nos cierne, el TTIP, el CETA y la política de comercio europea y no se le hace caso. España es un caso muy particular, junto con Portugal e Italia. La gente sigue sin saber qué son los tratados. Pero vas a Francia, Alemania o Suecia y todo el mundo conoce el TTIP porque ha habido debates. Los políticos allí han hablado de esto, se ha hablado en los Parlamentos. Los medios de comunicación lo sacan constantemente. Aquí en cambio parece que hay que esperar a que alguien haga una declaración muy llamativa para que se vuelva a hablar del tema. El tratado sigue siendo negociado, sigue avanzando muy despacio, pero sigue. Me entristece, pero es lógico porque el PSOE no quiere hablar del tema, el PP muchísimo menos. Nosotros quizás no hemos sabido meterlo desde el principio en la agenda política aunque es normal porque en España tenemos unos problemas enormes. Es también una cosa difícil de explicar a la gente. Cuando para explicar el TTIP necesitas por lo menos 20 minutos para decir lo que es, las consecuencias y de dónde sale. Pero bueno, poco a poco, aunque sea por momentos puntuales a la gente le va calando algo.

— Cambiando de asunto, Podemos ha entrado, en palabras de sus principales dirigentes, en un nuevo ciclo. Todo apunta a que habrá una nueva asamblea ciudadana entre finales de este año y principios del que viene. ¿Cómo debe abordar el partido su futuro inmediato?

“Podemos debe volver a los orígenes (…) Nunca hubiera pensado que nos íbamos a convertir en un partido normal.
Y cada vez nos parecemos mas”

— Creo que debemos volver a los orígenes. Siempre lo he dicho y siempre lo diré. A mí lo que me enganchó de este proyecto era la frescura y como muchas veces dice Miguel Urbán esta idea de la tropa desorganizada de gente, el ejército de Pancho Villa. Estoy de acuerdo en eso y nuestra fuerza fundamental radicaba en eso. Creo que los resultados de Vistalegre fueron un error tremendo y nos han hecho mucho daño. No sólo ha expulsado a gente muy valiosa de la organización sino que hemos dejado por el camino muchísimas simpatías. Es normal, porque yo nunca hubiera pensado que nos íbamos a convertir en un partido normal y corriente, al uso. Y cada vez nos parecemos más. Ya encuentro pocas diferencias. Me levanto por las mañanas y me tengo que dar a veces fuerzas diciendo que las cosas pueden mejorar. Yo nunca hubiera militado en otro partido porque no me gusta cómo funcionan, al final se convierten en pequeñas oligarquías. Es súpernecesaria una asamblea ciudadana. Pisar el freno a fondo y pensar qué es lo que éramos y lo que queremos. Y si la mayoría quiere un partido normal y corriente al uso, pues adelante. Ya algunos pensaremos si seguir o no. Pero la mayoría de la gente creo que quiere volver atrás.

— ¿Cómo ve la situación respecto a la investidura? ¿Confía en que pueda generarse una alternativa a Rajoy? ¿Cómo debe actuar el PSOE?

— Bueno, yo tengo mis dudas de que no vaya a salir Rajoy investido. Porque es tan fácil como un tamayazo. Hacen falta 6 diputados, no sé si alguno del PSOE o del PNV se irán al baño a la hora de votar o se equivoquen de botón, es tan simple como eso. Más allá de eso, creo que al PSOE no le conviene nada ir a unas terceras elecciones. No sé en qué punto están. Estoy muy contenta de que se mantengan en el no, es lo coherente con su ideología pero si tampoco quieren hablar con nosotros, ¿qué alternativa hay? Lo que no comprendo es que quieran ir a terceras elecciones porque vamos a salir dañados todos menos el PP. Yo estaría de acuerdo en apoyar un Gobierno en minoría del PSOE y que ellos gobernaran solos. Pero seríamos una fuerza cuasi de Gobierno y cuasi de oposición. Estaríamos en los dos lados, nos necesitarían para sacar las cosas adelante y tendríamos una capacidad buenísima de presionar, presentar alternativas legislativas y hacer las cosas de otra manera. Pero no sé qué van a hacer. Entiendo que para ellos es un suicidio tanto apoyar a Rajoy como, según piensan, buscar nuestro apoyo para un futuro Gobierno. Pero algo tendrán que decidir, está en sus manos.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA