Queridísima madrecita

5332

En 2003, el Papa Juan Pablo II aprobó la beatificación de la Madre Teresa. En ese momento, Christopher Hitchens llama a la Madre Teresa “fanática, fundamentalista y fraude”. El 4 de septiembre de 2016, Francisco canonizará (convertirá en ‘Santa’) a la “Madre Teresa”. Parece por tanto el momento adecuado para recuperar el artículo original de Hitchens.

El Papa beatifica a la Madre Teresa, una fanática, una fundamentalista, un fraude.

Teresa fraude

por Christopher Hitchens en slate.com
Lunes 20 de octubre de 2003

Creo que fue Macaulay el que dijo que la Iglesia Católica Romana merecía un gran reconocimiento por –y debía su longevidad a– su capacidad para manejar y contener el fanatismo. Este retorcido cumplido pertenece a épocas más serias. Lo más sobresaliente acerca de la “beatificación” de la mujer que se llamó a sí misma “Madre” Teresa es la abyecta rendición por parte de la Iglesia a las fuerzas del espectáculo, la superstición y el populismo.

Lo primero que salta a la vista es el espectacular mal gusto  todo el tema. Solía ocurrir que una persona no podía ser nominada para la “beatificación”, el primer paso hacia la “santidad”, hasta cinco años después de su muerte. Esto servía para prevenir que el entusiasmo local o popular se volcara a la promoción de personajes dudosos. El Papa [Juan Pablo II] nominó a la Madre Teresa un año después de su muerte, en 1997. También solía ocurrir que se ponía en marcha un mecanismo de investigación, incluyendo el examen minucioso por parte de un advocatus diaboli (“abogado del diablo”), para poner a prueba cualquier afirmación extraordinaria. El Papa ha abolido este cargo y ha creado más santos instantáneos que todos sus predecesores juntos desde el siglo XVI.

En cuanto al “milagro” que debía ser comprobado, ¿qué se puede decir? Seguramente cualquier católico que se respete se estremecerá de vergüenza ante la obviedad de la falsificación. Una mujer bengalí llamada Monica Besra afirma que un rayo de luz brotó de una foto de la Madre Teresa, que ella tenía en su casa, y la libró de un tumor canceroso. Su médico, el Dr. Ranjan Mustafi, dice que ella no tenía un tumor canceroso, para empezar, y que el quiste tubercular que sí tenía fue curado por un tratamiento con medicamentos. ¿Fue entrevistado por los investigadores del Vaticano? No. (Resulta ser que yo mismo fui entrevistado por ellos, aunque de la manera más superficial posible. El procedimiento sigue requiriendo algo que se parezca a una consulta con personas incrédulas, y una mera apariencia fue lo que en este caso se dio.)

Según un informe no desmentido en el periódico italiano L’Eco di Bergamo, el secretario de estado del Vaticano envió una carta a algunos cardenales con cierta antigüedad en junio, preguntando de parte del Papa si ellos veían bien hacer santa a la Madre Teresa inmediatamente. El Papa ha mostrado claramente que su intención es apurar el proceso de manera de poder celebrar la ceremonia mientras él viva. La respuesta fue negativa, según el padre Brian Kolodiejchuk, el sacerdote canadiense que actuó como postulador o abogado por la “canonización”. Pero el daño a la integridad del proceso (en la medida en que posea alguna integridad) ya había sido hecho.

Durante las deliberaciones en torno al Concilio Vaticano II, bajo la supervisión del Papa Juan XXIII, la Madre Teresa encabezó la oposición a toda sugerencia de reforma. Lo que se necesitaba, mantuvo ella, era más trabajo y más fe, no revisión doctrinal. Su posición era ultra-reaccionaria y fundamentalista incluso en términos de la ortodoxia católica. A los creyentes se les ordena, sí, que abominen del aborto y no recurran a él, pero no se les requiere que afirmen que el aborto es “el más grande destructor de la paz”, como la Madre Teresa fantásticamente proclamó ante una confundida audiencia cuando recibía el Premio Nobel de la Paz. A los creyentes de la misma manera se les ordena abominar del divorcio y no recurrir a él, pero no se les requiere que insistan en incluir en la constitución del estado una prohibición del divorcio y del casamiento en segundas nupcias, como la Madre Teresa reclamó en un referéndum en Irlanda (que su bando perdió por poco) en 1996. Más adelante en ese mismo año, dijo al Ladies Home Journal que le complacía el divorcio de su amiga la Princesa Diana, porque su matrimonio había sido obviamente infeliz…

Esto nos devuelve a la corrupción medieval de la Iglesia, que vendía indulgencias a los ricos mientras predicaba el fuego del infierno y la continencia a los pobres. La Madre Teresa no era amiga de los pobres. Era amiga de la pobreza. Decía que el sufrimiento era un regalo de Dios. Pasó su vida oponiéndose a la única cura conocida contra la pobreza, que es el empoderamiento de la mujer y su emancipación de una forma de vida similar a la del ganado reproductor. Y tuvo amistad con lo peor de los ricos, aceptando dinero malhabido de la atroz familia Duvalier en Haití (cuyo gobierno ella alabó a su vez) y de Charles Keating, [el estafador] del Lincoln Savings and Loan. ¿Dónde fue ese dinero y todas las otras donaciones? El arcaico hospicio de Calcuta estaba tan decrépito cuando ella murió como siempre había estado (ella prefería clínicas en California cuando caía enferma), y su orden siempre se negó a publicar cualquier auditoría. Pero ella misma afirma que inauguró quinientos conventos en más de cien países, todos con el nombre de su propia orden. Disculpen, pero ¿es esto modestia y humildad?

El mundo rico tiene mala conciencia, y a mucha gente le gustaba aliviar su propia inquietud enviando dinero a una mujer que parecía ser una activista por “los más pobres de los pobres”. A la gente no le gusta admitir que han sido tomados por tontos o engañados, así que se permitió que surgiera un interés en el mito, y unos medios de comunicación perezosos nunca se molestaron en hacer más preguntas. Muchos voluntarios que fueron a Calcuta volvieron, brutalmente desilusionados por la severa ideología y la práctica del amor a la pobreza de las “Misioneras de la Caridad”, pero no encontraron quien escuchara su historia. La admonición de George Orwell en su ensayo sobre Gandhi, que los santos siempre deben presumirse culpables hasta que se pruebe su inocencia, fue ahogada en una catarata de propaganda sentimental, tonta y sin ánimo de investigación.

Una de las maldiciones de la India, al igual que otros países pobres, es el curandero charlatán, que despluma al sufriente con promesas de curación milagrosa. El domingo fue un gran día para estos parásitos, que vieron cómo sus métodos recibían apoyo oficial de Su Santidad y apariciones gratis en la prensa internacional. Olvidadas fueron las reglas elementales de la lógica, que afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias, y que lo que puede afirmarse sin evidencia también puede ser desechado sin evidencia. Más que eso: fuimos testigos de la exaltación y consagración del dogmatismo extremo, de la fe miope, y del culto a una personalidad humana mediocre. Muchas más personas son pobres y están enfermas a causa de la vida de la Madre Teresa; aún más serán pobres y estarán enfermas si se sigue su ejemplo. Ella era una fanática, una fundamentalista y un fraude, y una iglesia que oficialmente protege a aquellos que violan la integridad de los inocentes nos ha dado otro claro signo del lugar donde verdaderamente está posicionada en temas morales y éticos.


Añadimos un interesante documental que disfrutar antes de la canonización…

Comentar con Facebook ()

Comentar (4)

4 Comentarios

  1. el titulo del articulo me recuerda a aquella cancion de Machin “madrecita del alma queridaa, en mi pecho yo llevo una flor…..” asi es el sistema enfermo en el que vivimos, aquel que interesa que sea ensalzado se le ensalza y al que no se le hunde , se le desprestigia o se le ignora. Y dentro de el asi son las religiones Albino Luciani (Juan Pablo I,el papa de la eterna sonrisa le llamaban) un papa humilde y cercano a los pobres TODAVIAA en proceso de beatificacion y al bicharraco este no solo la beatificaron sino que ya es santa.MANDA EGGS

  2. ¿Y qué leches tiene que ver el comunismo con que un papa que parecía mínimamente progresista haya canonizado a una monja albanesa ignorante y fanática?

DEJA UNA RESPUESTA