Pedro Morenés, ‘El Carnicero’, también hizo negocio con el Ébola

4541

Luis Gonzalo Segura | Un paso al frente | 04/09/2016

El Carnicero

Pedro Morenés, El Carnicero, es un inagotable hombre de negocios al que no hay empresa que se le resista. Si hay que vender unas bombas para despedazar niños y niñas ahí está su carnicería, siempre abierta para genocidas y criminales de guerra. Las 24 horas del día.

Si hay que ayudar a Israel en su genocidio, El Carnicero se convierte en el primer ministro de Defensa en visitar Tierra Santa, aunque para ello sea necesario cercenar la investigación de la muerte del cabo Soria e intentar cerrar el asunto con dinero. Como él convertiría la muerte de un hijo en una transacción comercial o una transferencia bancaria cree que los demás son igual de mezquinos. Se equivoca y Margarita Toledo, la madre del cabo fallecido, le está dando una lección que no debería olvidar.

Si hay que vender a los sauditas proyectiles de artillería, bombas o granadas por 24,2 millones para que bombardeen Yemen y cometan crímenes de guerra, El Carnicero no desaprovecha la oportunidad. Siempre atento, como un buitre, como una hiena. Poco le importa que el Parlamento Europeo haya solicitado el pasado mes de febrero la suspensión de la venta de armas a Arabia Saudí porque no va a permitir que nadie le estropee el gran negocio. Como mucho buscará otro mercado u otro lugar del mundo en el que pueda ganar dinero con la muerte, que los hay.

Captura-de-pantalla-2016-02-28-a-las-14.22.36-300x204

Si hay que inundar de armas Oriente Próximo para que muchas de ellas terminen en el Estado Islámico, Pedro Morenés, convierte a Arabia Saudí en nuestro mejor cliente superando todos los récords año tras año (447,6 millones de euros en el primer semestre de 2015).

El Carnicero es lo que se dice un hombre de negocios exitoso, lo que el capitalismo considera un triunfador y Mariano Rajoy un miembro de la buena estirpe. Tal consideración se debe, dejando a un lado los méritos antes mencionados, al éxito de endeudar el ministerio de Defensa por encima de los 30.000 millones de euros. Endeudar ministerios significa la ruina de los ciudadanos y el beneficio de la industria de las armas, los bancos y la cúpula militar. Y en eso Morenés es un crack mundial.

Pero no solo se trata de vender y comprar, sino de repartir contratos a losamiguitos: 32 contratos con antiguas empresas suyascompras ocultas por casi 30 millones de euroscontratos por valor de 37 millones de euros a la empresa Segur

El Carnicero amplia el negocio al Ébola 

Donde la mayoría habrían encontrado miedo, incertidumbre o pesar, Pedro Morenés encontró otro negocio más. Lo del Ébola podía ser una empresa redonda y cuanto más matase esta enfermedad, mejor, más dinero para todos. Las farmacéuticas, Pedro Morenés y otros muchos estuvieron meses con el champán preparado, pero aquello no prosperó como se esperaba. Fue una decepción enorme, pero la valía de una persona no se mide por las veces que se cae, sino por las veces que se levanta. Así pues, El Carnicero se repuso y no desaprovechó las jugosas migajas, aunque el Ébola no matase lo suficiente como para sacar una gran tajada. No sería como cuando las empresas de la industria de las armas aumentaron su cotización en bolsa al día siguiente de los atentados de París o como cuando la industria armamentística supo al día siguiente del 11 de septiembre de 2001 que tenían negocio para las dos siguientes décadas, pero unos milloncejos se podían carroñear fácilmente…

No tardó mucho en encontrar una solución, por eso es el Gran Señor de la Guerra, y convirtió la planta 22 del hospital Gómez Ulla en un centro sanitario de referencia para enfermedades contagiosas. Así pues, El Carnicero consiguió gastar 7,5 millones de euros en una planta de “Grandes Infectados” en el hospital Gómez Ulla y 1,6 millones en material para la Inspección General de Sanidad del Ministerio de Defensa cuando adaptar el hospital Carlos III costó 1,2 millones de euros. Ni siquiera importó que el gasto se produjese cuando la crisis ya había pasado.

Menos importó que ya existieran siete hospitales de referencia repartidos por toda la geografía (Sevilla, Zaragoza, Tenerife, Barcelona, Valencia, Madrid y Donostia) y que uno de ellos (La Paz-Carlos III) se encontrase a 22 minutos en coche del hospital Gómez Ulla, convirtiendo la inversión realizada en un dislate más del ministerio de Defensa.

Por si todo lo contado no fuera suficiente, se utilizaron los procedimientos de emergencia, restringido y negociado sin publicidad sin que existiera ningún tipo de emergencia, dado que la mayoría de los contratos se adjudicaron en el segundo y tercer trimestre del año 2015, cuando la crisis del Ébola estaba totalmente superada.

Como todo es susceptible de empeorar, nos hemos enterado que la planta 22 del Gómez Ulla es una auténtica chapuza: Fallos en protocolos de seguridad, falta de formación, carencia de medicinas o mantas, problemas informáticos en la domótica que controla el aislamiento de las habitaciones, un laboratorio inutilizado… El inconfundible sello chapucero de Pedro Morenés y la cúpula militar, solo que esta vez no es un submarino que no flota, sino un hospital que puede provocar una desgracia… Lo mismo da.

Las carnicerías nunca cierran

Captura-de-pantalla-2016-09-03-a-las-10.26.39-288x300El Carnicero nunca cierra el negocio porque este es muy parecido al de otros como Cebrián, Chacón, Bono o Zapatero. Por ello, el diario fundado por Manuel Fraga, El País, dedica un editorial en el día de hoy para presionar a los dos partidos del Régimen y que lleguen a un acuerdo, con Rajoy y Sánchez o sin ellos… Y tras Cebrián presionan RTVE, Atresmedia, Mediaset, El Mundo… Porque el matadero debe estar lleno y los genocidios deben continuar, como el show. Son cosas del business de la buena estirpe.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.


Tal vez te puedan interesar las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA