Un trío político sin amor, sin sexo y sin precauciones

263

image

Juan Carlos Monedero | Comiendo tierra | 

Investiduras: huir de melodramas sin final feliz

Decía Bertrand Russell que la vida no es un melodrama devastador compensado con un supuesto final feliz. La investidura de un gobierno tampoco. Malvives, sufres y encima el final es una basura. No se trata tampoco de ocultar las dificultades ni de magnificar los problemas en un momento de crisis política y económica en Europa (ahí está el creciente auge de la extrema derecha). Fortaleza para enfrentar sin miedo a los que quieren asentar las desigualdades, templanza para entender la parte de verdad que portan los demás; justicia para pedir cuentas a los responsables; y prudencia para saber cuándo es el momento para que las cosas puedan pasar. Todo lo contrario de lo que exigen las urgencias electorales y los plazos agónicos de las investiduras.

Ni los cocineros más creativos han inventado un plato de sardinas a la plancha con nata, ni crema pastelera con lentejas estofadas ni deconstrucción de café con leche al alioli. Hay cosas que no van juntas ni poniéndote imaginativo. Si lo cocinas es solamente porque sabes que nadie va finalmente a comérselo. Una mera representación. Y si alguien, por hambre y desesperación, se atravesara ese mejunje, terminaría vomitando más temprano que tarde. El resultado es que estarías igual de hambriento que al principio, pero con la camisa sucia, la garganta irritada y el cuerpo revuelto. Si lo vas a vomitar de inmediato, no te lo comas. Y esto no es una metáfora: esto va por mezclar a Unidos Podemos con Ciudadanos e, incluso, con esa parte del PSOE que apenas tiene diferencias con el PP.

En la degradada política española, el viejo régimen se niega a decir la verdad sólo porque unos medios igualmente del régimen les cubren las espaldas y les prestan la respetabilidad que ya no tienen. La ausencia de democracia interna en los partidos o la desconfianza en la participación popular por parte de las élites hacen el resto. La vieja guardia del PSOE y del PP o la vieja guardia remozada de Ciudadanos siguen moviéndose como si la ciudadanía no hubiera perdido en los últimos ocho años buena parte de lo ganado desde la recuperación de la democracia. Nadie rinde cuentas, nadie tiene responsabilidades. Y el pueblo, tachado de idiota resignado, tiene que tragar la bazofia de siempre porque de lo contrario tendrá que ir a otras elecciones y le están repitiendo machaconamente que antes morir que perder la vida. Si el grupo PRISA no hace más que repetir que unas terceras elecciones son el Apocalipsis igual tenemos que empezar a pensar que, más allá del enfado que nos producen, igual tienen algo positivo. NI hay que ir a votar con miedo ni hay que dejar de ir a votar por miedo.

Una España que sale del bipartidismo y quiere entrar en la promiscuidad

Parece que en la política española pueden hacerse cuantas mezclas se requieran antes de asumirse que la vieja política ya no sirve para gobernar. Nos está costando como pueblo salir de la infancia miedosa y asumir que ya nos toca crecer. Ciudadanos puede en nombre de España irse con el PSOE, luego puede marcharse con el PP sin que a España le salga sarpullido, luego puede regresar otra vez en brazos del PSOE, siempre por el bien de la patria (¿Verá Ciudadanos el bien de la patria en otro lado que no sea hacer de muleta de los viejos partidos? ¿Es que se nos ha olvidado el caradura de Girauta gritando ¡Es inimaginable que Ciudadanos vote en una investidura a Rajoy!¿ ¿Y Rivera insultándo al Presidente y pidiéndole que se vaya?). De la misma manera, el PSOE puede reformar el artículo 135 de la Constitución cuando está gobernando o declararse, ya en la oposición, bolchevique, de la misma manera que acuerda con el PP todas las grandes políticas de ajuste en Europa y luego representa en Madrid escenas desabridas donde hacen como que ni siquiera se dan la mano. O el PP puede hacer campaña con el sempiterno “España se rompe” y luego pactar con el PNV o vaya usted a saber si con la antigua Convergencia la Mesa del Congreso y el Senado y los grupos parlamentarios.

Fracasados los acuerdos de Ciudadanos con el PSOE y con el PP, parece claro que la alternativa que no sea mantener el engaño sería un gobierno del PSOE con Podemos sostenido en un claro programa de gobierno, donde tampoco pueden incorporarse ingredientes que no encajan por ser de la derecha españolista -como Ciudadanos- o de la derecha nacionalista -como el PNV o PDC-. Ingredientes que más temprano que tarde indigestarían la comida. Pero Sánchez no lo va a hacer porque no le dejan en su partido. Se lo dijeron muy claro: “sólo con Podemos, nada de nada”. Y Sánchez intentará regresar a diciembre. Hay una única clave para interpretar al PSOE: sus dirigentes están intentando única y exclusivamente salvar su puesto de trabajo. Ahora regresa a la cocina, otra vez, Sánchez. No porque nadie vaya a comerse ese plato, sino porque cree que así vamos a terceras elecciones y le puede intentar echar la culpa a Podemos. Hace falta mucha paciencia para no mandarles a freír espárragos por desmemoria y falta de imaginación.

Sánchez necesita prolongar su mentira porque así está prolongando su vida política. No hay ni un solo gramo de otra interpretación. El espectáculo que está dando el PSOE es de sainete costumbrista, y la interpretación de Sánchez le llevará a que cuelguen su retrato al revés en la sede de Ferraz después del próximo congreso. Contarnos que el “no” a Rajoy es una señal del gran compromiso con las mayorías del PSOE es como pensar que Felipe González grabó un vídeo de apoyo a un broker del petróleo con el dinero en Panamá por razones de compromiso con el socialismo. Los dirigentes del PSOE son políticos profesionales.

El superviviente por excelencia trae ahora el “cóctel Sánchez”. La preparación es atrevida: unas gotas de bronceador, un chorro generoso de nueva derecha, aroma artificial de viejas promesas, 3/4 de jugo de barones, unas gotas de salsa Perrins a la Susana, servido eso sí, en vaso de cristal de Unidos Podemos. Frío o caliente, porque da lo mismo. Puestos a seguir el disparate ¿por qué no gobierna Rivera con la abstención del PSOE, de Podemos y, ya puestos, del PP? Total, la voluntad de los españoles ya casi va a dar lo mismo. ¿O por qué no dimite Rivera por el bien de España para que Ciudadanos pueda abstenerse en un gobierno del PSOE y Podemos? ¿O por qué no se van Sánchez y Rajoy y le pedimos a Goldman Sachs que escoja a un economista de la casa para que gestione los ajustes que vienen? Y el Rey, insistiendo en esa faceta de rey prudente que te da no poder hacer otra cosa que quedarte callado.

El fraude de un gobierno tripartito sin coherencia ideológica

Los que venimos de familias humildes sabemos que las cosas malas se rompen mucho antes. Más vale esperar, ahorrar un poco más y comprar un abrigo o unos zapatos que duren por los menos un invierno. La necesidad, es cierto, a veces manda, pero a perro flaco todo se le hacen pulgas.

Un gobierno tripartito con la derecha (PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos) es un fraude democrático. Una gran coalición del PSOE y del PP es una burla, pero no un fraude. Es la ciudadanía quien la compra. Sánchez lo sabe, pero lo propone porque lo importante ya no es España ni la voluntad de los españoles, sino cómo se coloca cada cual en las inconcebiblemente posibles terceras elecciones. Ciudadanos es un partido creado por la derecha económica para apuntalar el modelo de ajustes y recortes apuntalando al PSOE y al PP e intentar frenar a como fuera a Podemos. Que es lo que hace en Madrid y en Andalucía y es lo que ha intentado hacer en las investiduras fallidas. Rivera tiene como compromiso central asumir los mandatos económicos de la Troika, y como coartada decir con ademanes menos militaristas el repetido España se rompe que alimenta a una derecha sin ideas. Bruselas ya no da más tiempo a estos viejos actores. ¿Cuánto duraría ese gobierno? Apenas dos semanas después de conformado, Rivera exigiría cumplir con las exigencias de la Troika. ¿Y entonces? ¿Se disuelve el gobierno? No. El PSOE y Ciudadanos estarían de acuerdo y Unidos Podemos, traicionado, tendría que salir del ejecutivo. Es decir, los votos de Unidos Podemos sólo habrían servido para investir a un gobierno de Rivera presidido por Sánchez. ¿Esto es lo que esperan los millones que salieron a protestar el 15-M?¿Esto es lo que esperan los que han tenido que marcharse fuera de España a buscar trabajo?¿Esto es lo que esperan los que llevan años sin trabajar y los que trabajan más horas y ganan menos?¿Esto es lo que esperan los universitarios que ya no pueden pagarse la matrícula, los desahuciados que perdieron su vivienda y sus ahorros, los ancianos que mueren sin la ayuda a la dependencia, esperando vanamente operaciones que no llegan o que ven mermados sus salarios porque tienen que pagar las medicinas?

Los problemas urgentes de España pasan por apostar todo y más por la creación de empleo digno, lo que pasa por abolir las reformas laborales del PSOE y del PP y hacer un esfuerzo desde lo público como lo que significó el Plan Marshall después de la Segunda Guerra Mundial. Sin empleo digno que cotice a la Seguridad Social, el Estado no tendrá capacidad fiscal y las empresas seguirán cerrando o sobreviviendo con empleo semiesclavo. El papel de los autónomos es esencial, y no pueden seguir siendo tratadas por la administración como complemento de las grandes superficies y de las multinacionales. De no atacarse con celeridad los asuntos labores, seguiremos la espiral tercermundista. España tiene que impulsar, como cuarta economía del euro, un giro en las políticas de austeridad en Europa que dejen de ordeñar a una vaca a la que se le quita cada vez más pasto. Las enormes desigualdades en España tienen que ver con la impunidad, de manera que es esencial un plan radical contra la corrupción que pase igualmente por reformar una judicatura que debe empezar a rendir cuentas al pueblo al que sirve. En la situación de necesidad en la que viven millones de españoles, es urgente recuperar la Ley 25 que garantice mínimos vitales a los colectivos más golpeados, sin olvidar a las mujeres y los ancianos, y sin perder de vista que las urgencias económicas están dejando de al lado las urgencias ambientales que cada vez son más amenazantes (y que el PP y el PSOE solventan colocando a los líderes políticos en los consejos de administración de las empresas energéticas o mandándoles al Banco Mundial).

Ganar por cansancio

El cansancio electoral no puede hacer perder de vista que Europa se está jugando su especificidad, su Estado social y democrático de derecho. Las agencias de calificación, las patronales y los grandes bancos ya han manifestado que los derechos laborales son cosa del pasado. El hundimiento de la URSS y la debilidad sindical enterraron lo que se ganó en 1945 cuando las potencias del eje Fueron derrotadas. La derecha asume ese escenario. Ahí están el PP, Ciudadanos, el PNV y la antigua Convergencia. En muchos lugares de Europa, la socialdemocracia también ha aceptado las nuevas reglas (ahí están los recortes sociales y la confrontación con los trabajadores por parte de Hollande y Valls en Francia o el hecho incontrovertible de que el Partido Socialista alemán está gobernando con Merkel en Berlín). En España, sólo el accidente de que el PSOE está en la oposición le hace parecer distante de esas políticas. La ciudadanía tiene que darse nuevos instrumentos para confrontar esas políticas que van contra las mayorías. Eso es lo que significa Podemos. Su razón de ser está en encontrar soluciones que no acepten la retirada que exigen las demás fuerzas políticas. Y por eso, su razón política no puede negociar con las razones políticas que quiere superar bajo riesgo de que se mimetice y las mayorías no vean en ella una fuerza política con capacidad de representar sus intereses. La gravedad de la situación no puede solventarse con tácticas electorales y electoreras

Ojalá el pueblo español castigará inclementemente en las urnas a los políticos que les mienten. Ojalá el pueblo español entendiera que cuando no va a votar, está dejando que Rita Barberá se tronche de risa en el Senado o que Ignacio Granados se parta de risa en la cárcel. Porque dejar de votar es multiplicar el voto de la derecha, que vale entonces por dos y por tres. El PP sabe que puede jugar al cansancio, porque sus votantes se cansan menos que los de los demás partidos. Y esa responsabilidad no puede delegarse. Y Podemos debe saber que tarde o temprano gobernará en España, y para eso es importante no cargar con la ceniza que cae de esa hoguera de mentiras en donde arde la política española de los últimos cuarenta años. Que los que no han traicionado puedan intentar gobernar sin lastres ni contradicciones.

No hay regeneración con engaños. Y un tripartito lleno de contradicciones irresolubles, es el salvoconducto que necesita el PP para erigirse en el partido de oposición frente a un experimento que apenas duraría unos meses. Recordemos el PP en la calle contra Zapatero. Estatut, matrimonio de parejas del mismo sexo, excarcelación de presos, fin de ETA. Daba lo mismo. Un gobierno del PSOE con Unidos Podemos le regalaría al PP la oportunidad de volver a esa oposición hooligan que representan las maneras neofalangistas de Rafael Hernando y las mafiosas de buena parte del gobierno (como el Ministro que se inventa pruebas falsas contra los opositores y ahí sigue), pero tendría que intentarse porque en España aún hay mucha gente que cree que el PSOE es de izquierdas. Son las cosas de tener una derecha comprometida aún con la nostalgia del franquismo. Pero si no hay garantías de que se pueda hacer algo a favor de las mayorías -y cualquier acuerdo con Ciudadanos lo impide- le corresponde a Unidos Podemos asumir que tiene la obligación desde la oposición de ganarse el respeto de los dos millones de votos que apenas le faltan para gobernar este país y dejar atrás este pasado que se resiste a marcharse.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA