Santiago Alba Rico * | Cuartopoder | 08/09/2016

Es cierto que los medios de comunicación y los partidos del régimen han exagerado y alimentado de manera premeditada las divisiones dentro de Podemos, pero no cabe duda –y negarlo sería promocionar sus efectos– que esas divisiones existen y que a algunos, desde la media distancia del apoyo no orgánico a la formación morada, nos han preocupado y hasta desesperado, como un obstáculo para la democracia interna, la militancia de los cuidados, la eficacia organizativa y, en consecuencia, la capacidad política de movilización y transformación en nuestro país. ‘Pablistas’ y ‘errejonistas’, con  fronteras mucho más borrosas de lo que cualquier rótulo puede hacer creer, han sido los cómodos moldes que los periodistas –pero también las propias pugnas podemitas– han acabado haciendo realidad a fuerza de gruesa performatividad y sumaria narración antagonista.

De las numerosas crisis, magnificadas o no, que han jalonado la rápida, improvisada y parcialmente malograda construcción de Podemos como partido, una de las más graves –si no la más grave– fue la que, tras la dimisión de nueve consejeros del Consejo Ciudadano de Madrid el pasado mes de marzo, llevó a la destitución del secretario estatal de Organización, Sergio Pascual. La resolución de esa crisis y de su madrileño foco infeccioso estaba pendiente desde entonces, como permanente matriz de conflicto que parecía confirmar, extender y profundizar la división narrativa entre ‘pablistas’ y ‘errejonistas’ mientras se desinflaba la ilusión y languidecían las ganas de participación de los ciudadanos.

Por eso, pocas veces me he alegrado tanto en los últimos meses como ayer por la mañana cuando se hizo pública la plataforma Proceso Adelante, presentada por Rita Maestre y Tania Sánchez; y pocas veces me ha extrañado tanto la reacción de los medios –pero también de algunos compañeros podemitas– que enseguida, a partir de la misma matriz binaria antagonista, se han empeñado en hacer una lectura faccional de un acuerdo que, a mis ojos, precisamente pretende disolverla o superarla. La reacción me ha recordado un poco a la de los que siguen interpretando la geopolítica mundial a la luz de esquemas de la guerra fría, ignorando la transversalidad y promiscuidad de las alianzas y las rivalidades. Yo no veo por ninguna parte un “asalto del errejonismo” en esta iniciativa que, además de integrar a Tania Sánchez, muy alejada de la órbita política de Errejón, ha sido saludada con entusiasmo por Miguel Vila, diputado por Burgos y hombre de confianza de Luis Alegre, todavía secretario general de Madrid y “pablista” notorio, según las guías al uso, sin cuya desinteresada aportación, por cierto, no se habría jamás enderezado la situación que él mismo contribuyó a crear. Proceso Adelante cuenta asimismo con el apoyo, expresado en las redes, de Eduardo Fernández Rubiño o Lara Hernández, cuya proximidad a Pablo Iglesias es también conocida, así como con el de miles de militantes y simpatizantes que, como yo mismo, ven aquí una oportunidad de sacudirse las matrices de conflicto que tanto daño han hecho, de naturalizar en el interior de la organización, de una vez por todas, los marcos deliberativos cuya ausencia ha alimentado las divisiones y de recuperar por tanto una parte al menos de la ilusionante frescura original.

Proceso Adelante me parece, en efecto, un elemento más de esa reconstrucción y revisión organizativa que tantos venimos demandando desde hace tiempo; y puedo imaginar los duros debates y las muchas diferencias blandidas y ventiladas en la larga tarea de poner de acuerdo voces tan dispares como las que concurren aquí. El resultado me regocija porque es todo lo contrario de una facción: es un espacio de deliberación e intervención política que pretende dejar atrás los marcos de conflicto que impedían la deliberación y limitaban la intervención. Pero el resultado me regocija sobre todo porque pretende, a través de esta superación, reanimar a los que están, recuperar a los que se han ido, invitar a los que faltan. Restablecer, en definitiva, la lógica del “desborde” que es connatural a la práctica y los éxitos de Podemos.

El proceso hasta las primarias de noviembre será largo y es difícil anticipar cuántas listas habrá y quién las compondrá. Podemos Madrid ofrece una riqueza y calidad política extraordinarias: no olvido al brillantísimo Ramón Espinar o a mi admirado Miguel Urbán, que probablemente formarán la suya propia. Pero lo que garantiza Proceso Adelante, como espacio de deliberación prismático e interfaccional, es que, por una vez, haya las listas que haya y con independencia de su composición, todas serán ‘pablistas’, en el sentido de que todas serán instrumento plural -democracia interna, militancia de los cuidados, eficacia organizativa- de un partido cuyo secretario general indiscutible es Pablo Iglesias y que quiere y puede transformar este país en los próximos dos años a través de la ilusión de la gente, hoy un poco deshilachada y perdida.

(*) Santiago Alba Rico es filósofo y columnista.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA