El bigote invisible de Soria

556
soria_aznar-768x429
José María Aznar y José Manuel Soria, en el Campus FAES 2013. / faes.org

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Cuartopoder | 

¿De dónde le viene a Mariano Rajoy su enfermiza debilidad, esa que ha estado a punto de resultarle fatal, por José Manuel Soria? Muy sencillo: a Rajoy, Soria le recuerda a José María Aznar. Y es bien sabido que Aznar ejerce sobre el actual presidente en funciones una influencia tan inconsciente como maligna, tan subliminal como criminal. Una influencia tóxica. El clásico trauma freudiano.

Aznar es el comienzo y el final de la banda, el ideólogo, el caudillo. Aznar es el padre. Y es bien sabido que ninguna necesidad es tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre. Pues bien, Aznar desprecia a Rajoy. Por pusilánime, por débil, por blandengue. Y Rajoy, que tiene su corazoncito, ve en un rincón de la fisonomía de Soria la yema, el meollo, la esencia de ese padre que le desprecia. La silueta de su canoso mostacho.

Si usted no se ha fijado en el morrillo de Soria, hágalo: el espacio yermo entre el labio superior y la nariz del ex ministro de Industria cobija un bigote invisible que simboliza lo que su propietario pudo ser y no es: un líder, un capo del Banco Mundial. Poder y pasta. Todo lo que el Partido Popular ofrece a los suyos. Soria posee un surco nasolabial recio y vigoroso, con un músculo elevador del labio superior fornido, en plena forma, que le da un aire a José María Aznar. Una semejanza que resulta irresistible para un Rajoy que sabe mirar al de FAES más allá de sus abdominales.

Rajoy no ha obligado a Soria a renunciar al Banco Mundial, como afirmaba ayer mismo La Razón en portada. Han sido el sentido común, una ciudadanía al límite y la presión de los medios los que han chafado los planes a Soria. Rajoy no sería capaz de perjudicar a su exministro, el amigo feo y triste del chico que te gusta con el que acabas liada, puesto que admira con todas sus fuerzas a su doble, ese Señor de las Azores que le subestima, que le ningunea, que le castiga.

¡Pobre Rajoy, el político peor valorado, el pim pam pum del PP, el hazmerreír de Europa, el mequetrefe con el que nadie quiere pactar, el registrador de la propiedad sin currículo, el presidente en funciones, el hombre que sobrevive bajo la sombra del bigote de Aznar!

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA