Homenaje a la valentía de una mujer en la apertura del Festival de San Sebastián

CINE / ESTRENO EUROPEO DE 'LA DOCTORA DE BREST'

243
Sidse Babett, en una escena de la película, luciendo en el cuello, igual que Irène Frachon, la Cruz Hugonote. / Festival de Cine
Sidse Babett, en una escena luciendo en el cuello, igual que Irène Frachon, la Cruz Hugonote. / sansebastianfestival.com

MANUEL MARTORELL | Cuartopoder | 

El próximo día 16, la inauguración del Festival de San Sebastián tendrá nombre de mujer, mejor dicho, de tres mujeres: la doctora francesa Irène Frachon, cuya lucha contra el fármaco Mediator, causante de 500 muertes, ha puesto en jaque al sistema sanitario galo, la directora Emmanuelle Bercot, que ha llevado al cine esta lucha, y la actriz danesa Sidse Babett Knudsen, que interpreta a Irène Frachon en La doctora de Brest, estreno europeo que abrirá la edición 64 del certamen donostiarra.

Además, las tres estarán presentes en la inauguración del Festival que, así, se convertirá en un homenaje a la valentía de quien en solitario, desde un pequeño hospital de Brest (Bretaña), plantó cara a Servier, segunda farmacéutica francesa (20.000 trabajadores en todo el mundo) y fabricante de Mediator.

Durante cuatro años –de 2007 a 2011- esta especialista en neumología tuvo que hacer frente a la pasividad de la Administración, la parálisis de la burocracia, la condescendencia de otros médicos con la industria farmacéutica y las presiones de la empresa fabricante que la denunció cuando una modesta editorial bretona –Dialogues– sacó a la calle en 2010 su libro Mediator 150 mg. ¿Cuántos muertos?, en el que se basa la película protagonizada por Sidse Babett Knudsen.

Irène Frachon. / Vincento Gouriou-Wikipedia
La doctora Irène Frachon. / Vincento Gouriou (Wikipedia)

Inicialmente, un tribunal de Brest dio la razón a la empresa pero la corte de apelación de Rennes anuló el año 2011 la sentencia anterior. “Astérix contra los romanos”, comparó entonces el diario Le Figarórecordando a la pequeña aldea bretona que las poderosas legiones del César no pudieron someter.

De profundos principios éticos y morales –suele lucir en el cuello una medalla con la Cruz Hugonote, símbolo de los protestantes franceses–, ya había colaborado con Médicos Sin Fronteras en la conflictiva frontera entre Birmania y Thailandia, pero fue en 2007 cuando, ejerciendo en Brest, llegó a la conclusión de que el benfluorex, principio activo del medicamento Mediator, distribuido a 300.000 pacientes durante 33 años, provocaba malformaciones en las válvulas del corazón y, por lo tanto, la muerte en algunos pacientes. Tras realizar un estudio epidemiológico consiguió, después de vencer la resistencia de las autoridades sanitarias, que en el año 2009 Mediator fuera retirado del mercado. Las conclusiones oficiales dieron la cifra de 500 muertes vinculadas a los tratamientos con Mediator.

La directora Emmanuelle Bercot (La cabeza alta, Cannes 2015) ha tenido la suerte de dirigir a Sidse Babett (Copenhague, 1968) encarnando a La doctora de Brest y el Festival, de contar con la presencia de una de las actrices más competentes del momento.

Aunque con una filmografía muy anterior, su trabajo interpretativo se popularizó internacionalmente con la serie danesa Borgen (2010), una impecable producción de la Radio Televisión de Dinamarca (DR), en la que una dirigente del partido Moderados, Birgitte Nyborg (Sidse Babett), se convierte en contra de cualquier previsión y estando en una franca minoría parlamentaria en la primera ministra de Dinamarca mediante unas complejas maniobras políticas que ella misma dirige, haciendo trizas el sistema de los partidos tradicionales.

Borgen es el diminutivo de Chrinstianborg, palacio dieciochesco levantado en uno de los lugares más históricos de Copenhague y donde residen tanto el Parlamento danés como el Gabinete del Primer Ministro, además del Tribunal Supremo, y de servir para las recepciones de los Reyes de Dinamarca, siendo por lo tanto el principal escenario de esta producción televisiva de revolucionario argumento político. La popularidad de la serie ha sido tal que, en la actualidad, existe un circuito turístico específico para visitar los lugares donde se rodó, comenzando por el conjunto de edificios que le dan nombre.

Carátula de la serie danesa Borgen.
Carátula de la serie danesa Borgen.

Debido al impresionante trabajo realizado enBorgen, Knudsen se ha colocado en la primera fila de la interpretación internacional, consiguiendo este año el César (los Goya franceses) a la mejor actriz de reparto por su papel en El juez (1915), dirigida por Christian Vincent, y a compartir plantel con Tom Hanks en Inferno (2016), película aun no estrenada que sigue la estela del Código Da Vinci.

En el 2014 también participó en la serie, igualmente danesa, 1864, dando vida a la actriz de teatro Johanne Luise Heiberg, a la que se muestra como instigadora, debido a su influencia sobre el Gobierno danés, de la llamada Guerra de los Ducados contra Prusia, que tuvo devastadoras consecuencias para Dinamarca.

En estas últimas películas, Knudsen representa un modelo de mujer con gran formación intelectual y profesional, ocupando los más altos cargos ejecutivos y capaz de modificar, con su perseverancia, espacios de decisión tradicionalmente masculinos, sin renunciar por ello a la feminidad ni a otros valores de la mujer, como es la maternidad.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA