La “pollita” de El Corte Inglés

7674

Paloma Lafuente | eldiario.es | 09/09/2016

Murcia me pilla lejos; nunca he ido a pasear por sus calles. Creo que ha llegado el momento de visitar la ciudad que riega el Segura. También estoy pensando que, después de unos 30 años de no entrar a “un gran almacén”, es momento de hacerlo. He leído en la prensa que hay un encargado muy majete en uno de sus centros de trabajo que tiene una manera especial, y que da mucha risa, de saludar a las mujeres que trabajan allí llamándolas “chochito”. Y, casualmente, ¡está en Murcia!

¡Qué suerte la mía!, coincidir dos deseos tan a la vez. Y, además, poder conocer a un tipo tan caballeroso.

En esto que me pongo a releer los enlaces de la prensa en los que pone lo de este encargado tan simpático. Intento localizar a qué “gran almacén” debo dirigirme para saludarle. Después de revisar como doce enlaces con la noticia ando algo desorientada, resulta que no mencionan el nombre del “gran almacén” en el que trabaja ese encargado tan gracioso.

Por fin encuentro algo, pero también veo que hay más personas, como yo, que han tenido la misma “dificultad”. Hago mías (hasta los puntos) cada una de estas palabras:

“Antena 3, Cadena SER, ABC, El Mundo, 20 minutos, Infolibre, Huffingtonpost, La Vanguardia… y prácticamente todos y cada uno de los demás medios, tanto de presuntas izquierdas como de expresas derechas. Ni uno se ha atrevido a pasar de ‘grandes almacenes’ para ocultar la marca. Y no puede ser por desconocimiento del nombre de la empresa, porque no era tan difícil acceder a la SENTENCIA”.

Lo que no acabo de entender es porqué si el nombre de ese “gran almacén” aparece en una sentencia judicial pública, no se pone abiertamente en los titulares del resto de noticias de los medios de comunicación. ¿No es El Corte Inglés ese que se deja una millonada de euros en publicitarse y el doble en hacernos llegar dos meses antes la Navidad? Pues, teniendo un encargado la mar de cachondo les saldría publicidad gratis.

Porque sí, ¡oh, sorpresa!, el majete curra en EL CORTE INGLÉS.

Yo sigo con mi particular gana de saludar al señor tan campechano, pero me entran dudas. Soy muy pudorosa, y con cierta dosis de humildad desde siempre, así que no sé si sabré estar a la altura de las circunstancias cuando pregunte por el encargado tan inteligente y erudito que trabaja en EL CORTE INGLÉS de Murcia en la Avenida de la Libertad (ver aquí sentencia).

Cojo aire y me relajo un poco. He pensado que alguien tan ilustrado como él sabrá pasar por alto que yo no esté a la par suya en civismo y cultura; creo que me copiaré de su rica sapiencia, y abundante conocimiento del diccionario español, y le saludaré como seguro le gustará. A ver qué os parece:

“¡Hola pollita!, encantada de conocerte”.

O, como soy muy tímida, quizá le escriba una notita y se la deje en su taquilla. En ella leerá: “siento no poder decirte que no sé si estás más guapo o buenorro que el año pasado porque no te conocía de nada”.

Me dicen alguna persona cercana (a la que ya le he pedido opinión) que igual estos saludos no le parecen muy bien al buen señor. Y no entiendo por qué, ¡encima que va una hasta allí a decirle piropos!. Yo creo que no va a importarle en absoluto, al revés, va a estar encantado. Sí, sí. Él fue denunciado, mediante una querella, por las dos empleadas – subordinadas laboralmente- a las que llamaba “chochito” en su puesto de trabajo.

El Juzgado de lo Penal, en sentencia emitida, declaró probado que este “faltó al respeto y consideración debida a una de las querellantes”, aunque le absolvió de los delitos de acoso sexual. Sentencia que ha sido ratificada por la Audiencia Provincial.

Con todo, estaréis conmigo que, visto lo visto, no debería importar lo más mínimo que yo vaya a saludarte con un desconsiderado: “buenos días, pollita”, no estoy haciendo nada ilegal. Y, además, él tiene la opción de partirme la cara porque no se juega que yo lo eche de su puesto de trabajo o que le siga acosando por ser jefa inmediata suya.

Y es que una cosa es la legalidad y otra la justicia. La primera es la que está en manos del poder; la segunda es la de decir, alto y claro, que: en El Corte Inglés de Murcia tienen a gentuza trabajando que nos cae mal, pero que muy mal, a muchos chochitos.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA