La Audiencia Nacional archiva definitivamente la causa por enaltecimiento del terrorismo contra los titiriteros

674

Marcos Pinheiro | eldiario.es | 14/09/2016

Siete meses después de enviarles a prisión sin fianza, la Audiencia Nacional ha confirmado el archivo de la causa por enaltecimiento del terrorismo contra los titiriteros Alfonso Lázaro de la Fuente y Raúl García. Su caso no acaba aquí, porque sigue pendiente el delito de  atentado contra los derechos fundamentales, pero ahora será un tribunal ordinario, y no la Audiencia Nacional, quien determine si cometieron ese delito.

En un auto, al que ha tenido acceso eldiario.es, la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional atiende a la petición de la defensa de los titiriteros de que se acuerde el sobreseimiento libre, el archivo definitivo, de la acusación de enaltecimiento del terrorismo.

Sin embargo, el texto, redactado por la magistrada Ángeles Barreiro, recuerda a los abogados de la defensa que no puede acceder a su petición de archivar también el delito el cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución. La Audiencia Nacional no tiene competencia para decidir sobre este delito, así que envía el caso al juzgado de instrucción de Madrid.

Los dos titiriteros fueron detenidos y enviados a prisión sin fianza a principios de febrero, tras representar en el carnaval del barrio madrileño de Tetuán la obra ‘La Bruja y Don Cristóbal’. La actuación formaba parte de la programación para las fiestas que había aprobado el Ayuntamiento de Madrid.

Los titiriteros advirtieron antes de comenzar de que la obra no era para niños cuando vieron la cantidad de menores que esperaban a verla. Su representación era una sátira sobre los montajes policiales y en un momento de ella uno de los personajes sacaba una pancarta en la que se leía “Gora Alka-ETA”. Los padres protestaron y los artistas acabaron detenidos, acusados de enaltecer el terrorismo.

Como señaló el juez Ismael Moreno – que ya archivó inicialmente la causa-, la Audiencia Nacional comparte el argumento de la defensa de los titiriteros de que buscaban representar un montaje policial. Un policía coloca junto a la bruja la pancarta para que esta sirva como prueba contra ella. “El contexto manifiesta que los hechos no revisten los caracteres del artículo 578 del Código Penal”, señala el auto.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA