Enchufes, amistades peligrosas y pasado sindicalista: la otra vida del candidato Feijóo

El presidente gallego relativiza sus amistades peligrosas: un imputado por fraude en cursos de formación y años de viajes y vacaciones con el contrabandista Marcial Dorado cuando era número dos de Sanidad en la Xunta.

441
feijo-acusaciones-cc
Alberto Núñez Feijóo con el contrabandista Marcial Dorado. Google images.

José Precedo | El Diario | 20/09/201

Para la versión 3.0 del candidato Feijóo, su equipo de campaña ha decidido explotar una imagen nueva: tras el tecnócrata carente de pasado que sucedió a Fraga en 2006, el presidenciable sin gomina de 2009, el eficiente gestor que garantizaba carga de trabajo para los astilleros en 2012,  los estrategas electorales del PP gallego han decidido apostar esta vez por el padre de familia.

La estrategia ha sido calculada al milímetro por el formidable equipo de propaganda que arropa al presidente de la Xunta y candidato popular. “Este año me ha dado la peor noticia [falleció su padre hace unos meses] y también me va a dar la mejor”, anticipó Feijóo en un mitin dos días antes de que el diario La Voz de Galicia adelantase el pasado 12 de septiembre, día del debate en TVG con el resto de candidatos, que iba a ser padre. La noticia de que su pareja, Eva Cárdenas Botas, alta directiva de Inditex con la que mantiene una relación desde 2013, estaba embarazada no fue casual: todo el equipo de campaña estaba avisado, según ha podido comprobar eldiario.es. Desde entonces, Feijóo ha posado con los bodys que le han regalado ante la prensa y repetido que Galicia, una de las comunidades con un menor índice de natalidad -que no ha mejorado durante sus ocho años de mandato- “es el mejor lugar para tener hijos”.

Se trata del penúltimo intento de humanizar a un candidato que recibe un aprobado holgado en las encuestas -es el mejor valorado de todos los partidos- pero que sigue siendo percibido como distante y estirado por buena parte de los votantes, según recogen los sondeos internos. “Tiene imagen de sobrado”, reconoce gráficamente uno de sus colaboradores. Su vida personal tampoco ha ayudado estos años a dulcificar su perfil de frío contable. Apenas quiso airear su relación anterior de vsrios años con la periodista Carmen Gámir, quien apenas tuvo protagonismo en sus actos políticos o de partido más allá de acompañarlo a algún mitin y ni siquiera vivió en la residencia oficial. La madre de Feijóo proclamaba entonces en un vídeo electoral del PP que su hijo no le daba nietos porque estaba “casado con Galicia”. Cuando finalizó el noviazgo, Gámir se colocó en Madrid como jefa de prensa en el Ministerio de Hacienda a las órdenes de Marta Fernández Currás, exconsejera de Feijóo en Galicia, cuando esta asumió la secretaría de Estado de Presupuestos con Montoro. Desde entonces, la exnovia de Feijóo es uno de los tres cargos de confianza mejor pagados de la Administración: en 2013, cuando el portal de transparencia todavía facilitaba esos datos, cobraba  86.816 euros, 7.000 euros más de lo que gana hoy el presidente Mariano Rajoy.

Hasta que se anunció en 2013 la nueva relación de Feijóo con una ejecutiva de éxito al frente de Zara Home en el imperio Inditex, los publicistas no sabían qué hacer con él durante esas jornadas familiares que la prensa retrata en las jornadas de reflexión. En las elecciones de 2009 el PP llegó a subcontratarle “un amigo” para correr por el parque de Castrelos en Vigo. En realidad, su acompañante no era ni conocido, se trataba de uno de los extras habituales en los actos del PP: semanas atrás había hecho de camionero víctima de la crisis en un mitin en Santiago sobre economía.

Pero la estrategia del nuevo Feijóo padre primerizo a los 55 años busca sepultar algo más: la sucesión de casos de corrupción que salpican a su Gobierno, a su partido y a algunas amistades cercanas. Porque el dirigente que marca distancias ante la prensa de Madrid con los escándalos de Bárcenas, Soria y Barberá, tiene sus propios cadáveres en el armario. Uno de sus acompañantes habituales, Pachi Lucas, que lo seguía en todas las campañas y frecuentaba la residencia oficial y los despachos más altos de la Xunta,  está imputado por un fraude masivo en los cursos de formación. El sumario que investiga un juzgado de A Coruña lo pinta como el “abrelatas” o “ el conseguidor de la trama“. Su proximidad a Feijóo era tan clamorosa que cuando los periodistas preguntaron por su omnipresencia en los actos, el equipo de asesores lo calificaban como “un amigo del jefe”. Pachi Lucas estaba en las noches electorales, en mítines por las cuatro provincias, en la sede regional del PP en Santiago y hasta acompañó a Feijóo junto a Rajoy  al tendido de la plaza de toros de Pontevedra, tal y como le recordó en su día el entonces portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera con una foto en la mano.

Cuando la oposición preguntó al presidente gallego en el Parlamento regional por sus compañías, Feijóo despejó el tema alegando que se negaba a “hablar de personas que no están presentes”. El juzgado entretanto sigue investigando a Lucas por tráfico de influencias y tiene sobre su mesa correos electrónicos que él y el supuesto cerebro de la red, otro habitual en los actos del PP,  intercambiaban con el presidente incluso para comentar sus jornadas de ocio. Desde entonces Lucas se ha convertido en otro proscrito en la Xunta y en el PP gallego al que nadie parece conocer.

No es la primera vez que Feijóo tiene que hacer números para escapar de su propio pasado. Esta es también la primera campaña que vive como candidato después de que El País desvelase en 2013 sus años de viajes y vacaciones con el narcotraficante Marcial Dorado a finales de los 90. El resto de fuerzas políticas se lo ha recordado insistentemente en los mítines: cómo alguien puede presentarse como regenerador de la política habiendo compartido yates y chalés con uno de los narcotraficantes más célebres de la Ría de Arousa, hoy en prisión. Los argumentarios del PP intentan revestir aquella vieja amistad como un error de juventud, obviando que durante aquellos años de escapadas a la nieve, el mar y la montaña, Feijóo sobrepasaba la treintena y era ya el número dos de la consejería de sanidad a las órdenes de José Manuel Romay Beccaría. Cuando la oposición pidió los contratos de las empresas legales de Dorado con la Xunta, el Gobierno gallego alegó que se habían perdido en una inundación.

En el álbum sepia del candidato a la reelección amarillean otras fotos, esas sí más antiguas: las del Feijóo sindicalista. En 1988 se presentó en la lista de la Agrupación de Funcionarios Interinos y Contratados de la Administración Pública (Afica)en unas elecciones sindicales donde exigía junto a otros compañeros como el exalcalde de A Coruña, Carlos Negreira, también del PP,  el acceso de los interinos a la función pública en igualdad de condiciones que los funcionarios con plaza. Aquellos folletos sindicales también persiguen al candidato popular: el sindidato nacionalista CIG los ha recuperado para recriminarle que no haya mantenido la filosofía de aquel recién llegado a la Administración durante sus dos legislaturas de recortes.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Me troncho de risa, el Feijó con los narcos. Lo que está claro es q la mafia del PP está en Valencia, en Madrid y por lo visto en Galicia también. Así ganan las elecciones.

DEJA UNA RESPUESTA