Greenpeace Holanda publica nuevas filtraciones sobre el TISA

El tratado va contra los acuerdos de la cumbre climática de París.

167

Greenpeace Holanda ha publicado hoy nuevas filtraciones y un análisis de los acuerdos tomados a puerta cerrada en las reunión de Ginebra sobre el TISA. Estos nuevos “leaks” muestran que existen negociaciones secretas en curso totalmente opuestas a la democracia y a los acuerdos alcanzados en la cumbre sobre el clima de París.

Greenpeace has published secret documents from the TiSA negotiations. The “Trade in Services Agreement” is the unknown big brother of the trade agreements TTIP and CETA. TiSA is currently, from 19-26th of September,  being secretly negotiated in Geneva among 50 states and would pave the way for global deregulation of everything from public services to financial markets. TiSA would undermine effective climate action and environmental protection, health care and education, labour rights and data security. Greenpeace demands to start a public debate on trade which is in favour of people and the planet, not just a few big corporations. Genf, 20. September 2016. Greenpeace-AktivistInnen haben am frühen Morgen vor der streng bewachten US-Mission in Genf gegen die laufenden Verhandlungen zum neoliberalen Handelsabkommen TiSA (Trade in Services Agreement) protestiert.
Protestas de Greenpeace en Viena.

Yago Álvarez |  El Salmón Contracorriente | 20 septiembre 2016

Una vez más, las filtraciones realizadas por la ONG Greenpeace Holanda han sido la única vía para la ciudadanía de conocer cuales son las negociaciones tratadas en secreto que rodean la firma de los tratados de libre comercio. En esta ocasión, han publicado filtraciones sobre el acuerdo en comercio de servicios entre Europa y Estados Unidos (TISA por sus siglas en inglés), que se pretende firmar antes de finalizar el año. Los documentos filtrados muestran que gran parte de la documentación que rodea a estas negociaciones en secreto están sujetos a la prohibición de publicarse incluso cinco años después de la firma del acuerdo.

Además, las filtraciones muestran que se está negociando una “cláusula trinquete”, lo que supondría la imposibilidad de revertir los acuerdos tomados en cuanto a la privatización de servicios básicos como la electricidad o el agua, lo que imposibilitaría la renacionalización de esos servicios una vez liberalizados. “La aprobación del TISA pone en peligro todos los servicios públicos existentes o nuevos e impide la reapropiación de aquellos que se consideran fundamentales”, explica a este medio Lucía Bárcena, integrante de la Plataforma “No al TTIP” y Ecologistas en Acción.

La firma de este tratado restringirá el control democrático y la capacidad regulatoria de los gobiernos, ya que las empresas y lobbies tendrán voz en la redacción de las regulaciones que puedan ir en contra de sus propios intereses, según informan desde Greenpeace.

Al igual que ha ocurrido con el TTIP, estas filtraciones muestran problemas entre la administración Obama y la Unión Europea que ven amenazas en la consecución de estos tratados las críticas públicas de políticos influyentes de Francia y Alemania.

El TISA y las energías contaminantes

Uno de los documentos más preocupantes de las filtraciones es el anexo sobre servicios energéticos. Según la filtración, no se podrá realizar distinciones entre los combustibles fósiles más limpios y los más perjudiciales, lo que dificultará que los gobiernos puedan legislar o facilitar la eliminación gradual de algunos de estos combustibles altamente contaminantes y peligrosos como las arenas bituminosas o el gas de esquisto.

“Estas nuevas filtraciones demuestran que este tratado, al igual que los otros, atan las manos de gobiernos y legisladores que están intentando implementar los acuerdos de París”, ha declarado Susan Cohen Joram, líder de la campaña de Greenpeace Internacional TTIP Países Bajos.

Greenpeace exige que las negociaciones del TISA y TTIP se detengan inmediatamente y que el CETA y TPP sean votados en contra. “En lugar de socavar las políticas climáticas, los acuerdos comerciales tienen que ser diseñadas para para mejorar el clima mediante acciones medioambientales. Es inaceptable que estos acuerdos comerciales, negociados en secreto, se hagan en favor de las grandes empresas y a costa de la ciudadanía y el medio ambiente”, lamenta Cohen Jehoram, “todos los nuevos acuerdos comerciales deben poner el cambio climático y la transparencia en el centro”, concluye.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA