Los socialistas alemanes allanan el camino para firmar el TTIP de la UE con Canadá

La reunión de ministros de Comercio de este viernes en Bratislava es clave para delimitar la aplicación del acuerdo y sellar su rúbrica en octubre.  Con Bélgica como principal escollo para su aprobación, más de 10.000 personas se manifiestan en Bruselas contra el CETA y su equivalente con EEUU.

98
Manifestantes contra el TTIP y el TiSA en Berlín. Foto: cc Cornelia Reetz vía Flickr
Manifestantes contra el TTIP y el TiSA en Berlín. Foto: cc Cornelia Reetz vía Flickr

Laura Pérez-Cejuela | El Diario | 20/09/2016

Berlín no será un escollo para sellar el acuerdo de libre comercio e inversión entre la Unión Europea y Canadá, conocido como CETA. El partido socialista alemán ha dado luz verde a su líder, Sygmar Gabriel, para firmar este acuerdo de libre comercio, cuya discusión ha tenido menor impacto que el tratado que negocian la UE y EEUU, el TTIP, lo que permitirá al también ministro de Economía alemán apoyar a los conservadores de Merkel, con quienes gobierna en coalición, para rubricar el polémico tratado.

Se diluyen así las posibilidades de que Alemania, peso pesado de Europa, vete el CETA en la reunión de ministros de Comercio que se celebra en Bratislava (Eslovaquia) este jueves, una cita crucial en la que los países tienen que limar las últimas diferencias y cerrar flecos sobre la firma y aplicación provisional del acuerdo.

El ala más izquierdista del SPD, el partido socialista alemán, ha criticado reiteradamente el CETA por considerar que mina los derechos de los trabajadores y conlleva riesgos medioambientales y alimentarios para los europeos, unas acusaciones que comparten las decenas de ONG que se manifiestan estos días contra el acuerdo en varios países.

Para aplacar sus reticencias, Gabriel se reunió el pasado fin de semana con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a fin de obtener “aclaraciones” sobre el acuerdo que respondiesen a las quejas de los sindicatos alemanes. Pese a que del encuentro en Montreal solo quedó claro que no habrá una nueva negociación del CETA, la jugada le sirvió para conseguir el apoyo de dos tercios de sus compañeros de filas este lunes.

Gabriel había amarrado su futuro político a esta consulta. Con el “sí” de sus camaradas salva su futuro como candidato por el SPD en las elecciones alemanas de 2017 y ha sacado a flote el CETA en un momento en el que arrecian las dudas de ciudadanos y políticos en varios países.

El acuerdo con Canadá se negoció durante cinco años y cerró en 2014 sin mayor escándalo, pero en su recta final ha recibido varios reveses. Por un lado, el ‘Brexit’ llevó a las capitales a pedir más control nacional de las políticas, con lo que Bruselas aceptó que fuese ratificado también por los parlamentos nacionales de los Veintiocho. Por otro, el aumento exponencial de la oposición ciudadana, efecto arrastre de la resistencia al TTIP, lo ha puesto en el centro del debate político interno en los países con elecciones a la vuelta de la esquina: Alemania, Austria y Francia.

Reunión crucial

“La Comisión Europea es completamente consciente del debate en los estados sobre la política comercial, especialmente TTIP y CETA, y está deseando discutir esto con los estados miembros” dijo ayer un portavoz de la comisaria de Comercio, Cecilia Malmstrom. Pese a ello la CE no contempla reabrir las negociaciones.

El contexto es convulso y los tiempos apremian, ya que Bruselas quiere firmar el CETA en el cumbre UE-Canadá del 27 de octubre, lo que explica la inusitada importancia que cobra el Consejo del viernes en Bratislava. Con la situación bajo control en Alemania, el principal escollo para la firma es Bélgica, donde el parlamento de la región de Valonia ha advertido que vetará el acuerdo, según apuntan fuentes europeas.

En Austria los socialistas también han consultado a su militancia sobre el CETA, lo que podría abrir un debate interno que, no obstante, tiene menos posibilidades de frenar la firma, según las mismas fuentes. En los últimos días Malmstrom ha intentado limar asperezas reuniéndose con parlamentarios austríacos y belgas.

Por otra parte, los ministros tienen también que delimitar la aplicación provisional del acuerdo, ya que varios países querían que se excluyese la parte de protección a los inversores, en concreto el polémico Sistema de Tribunal de Inversores que permite a las empresas extranjeras demandar a los estados en cortes especiales y que es uno de los caballos de batalla de las ONG.

Según fuentes europeas, este punto estaría prácticamente cerrado después de las últimas reuniones de trabajo, en las que la CE había asumido que el ICS no entraría en vigor hasta la aplicación definitiva del tratado, que podría retrasarse años.

La decisión final sobre si se firma y aplica el acuerdo tendrá que esperar a octubre, ya que el consejo de mañana es informal, pero se prevé que los veintiocho acepten. España es partidaria de que el acuerdo se firme cuanto antes.

La luz verde al CETA insuflaría aire al TTIP, aunque las renovadas reticencias en Alemania, Francia y Austria alejan en objetivo de Bruselas de cerrar un acuerdo antes de fin de año.

Manifestaciones en Bruselas

Mientras tanto, las manifestaciones se multiplican en el continente. Este martes en Bruselas más de 10.000 personas, según los organizadores, salieron a la calle convocadas por sindicatos, asociaciones de consumidores y organizaciones medioambientales para protestar contra el TTIP y el CETA ante las instituciones europeas.

“La urgencia es el CETA porque se acerca la firma y porque contiene todas las disposiciones problemáticas del TTIP” explica Michel Cermak, especialista de Comercio del Centro Nacional de Cooperación y Desarrollo belga, una de las impulsoras de la manifestación.

Las ONG belgas, como sus homólogas europeas, critican que ambos acuerdos benefician a los intereses de las multinacionales y minan los estándares europeos de protección alimentaria, medioambiental y laboral.

“TTIP y CETA ponen en cuestión nuestro modelo social y llevarán a la privatización de todo aquello que pueda generar beneficio, como los servicios públicos”, denuncia Marc Goblet, secretario general del principal sindicato belga, la FGTB.

La manifestación en Bélgica se une a las convocadas la semana pasada en Alemania y Austria y a las que están previstas en otras partes de Europa para el mes de octubre, una estrategia de las ONG para impulsar la oposición en el tramo final de estas negociaciones comerciales.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA