Dos Borbones sacarán tajada del chollo fiscal de las inmobiliarias cotizadas

Keka Socimi, pequeña compañía propiedad de los hermanos Alfonso y Francisco de Borbón Escasany, primos segundos del Rey Juan Carlos, prevé empezar a cotizar la próxima semana en el Mercado Alternativo Bursátil. Estas sociedades no tienen que pagar impuesto de sociedades y tienen una bonificación del 95% en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales.

140
El aristócrata y empresario Alfonso de Borbón Escasany, en enero de 2016.
El aristócrata y empresario Alfonso de Borbón Escasany. GTRES

Antonio M. Vélez | El Diario | 22/09/2016

Keka Socimi, una pequeña inmobiliaria propiedad de los empresarios y aristócratas Alfonso y Francisco de Borbón Escasany, ambos hermanos y primos segundos del rey Juan Carlos I, ultima su salida a bolsa para aprovechar las enormes ventajas fiscales que ofrece el régimen de las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (socimis).

La empresa ya ha presentado toda la documentación pertinente en Bolsas y Mercados Españoles (BME) y prevé empezar a cotizar la próxima semana en el índice para pequeñas empresas, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), explican fuentes de Keka.

La socimi ha contratado como asesor registrado a Banco Popular, que todavía tiene que publicar su valoración de la compañía, y ya ha creado una rudimentaria página web con su información financiera básica. El pasado 8 de septiembre, aprobó un reglamento interno de conducta en materias relacionadas con el mercado de valores “al objeto de adaptar la Sociedad a las mejores prácticas” en este apartado.

Los propietarios de Keka son Alfonso y Francisco de Borbón y Escasany, muy vinculados, entre otros negocios, al inmobiliario (a través de Ahorro Familiar, excluida de bolsa a finales de 2014 y ligada durante años a la aseguradora francesa Axa) y al de los seguros, a través de esa empresa gala, de la que ambos son consejeros en España.

Alfonso de Borbón es presidente de Keka y su máximo accionista (59,49%) y el resto del capital (43,51%) es de su hermano Francisco, consejero y secretario. Este último, ex banquero, es V duque de Sevilla y Grande de España, la distinción máxima dentro de la nobleza española. En el consejo de Keka también se sientan dos hijos de ambos, Francisco Joaquín de Borbón Hardenberg y Alfonso de Borbón y Yordi.

Con un capital social de 5 millones de euros (el mínimo exigible para las socimi), una cifra de negocios de 1,26 millones en 2015 y un beneficio de 621.933 euros, a cierre del primer semestre de este año Keka tenía cuatro empleados (un administrador, una directora, un conductor y una portera) y activos de 14 millones de euros.

Entre sus inmuebles están oficinas, locales comerciales y garajes en Madrid, Barcelona y Sevilla. Uno de sus locales en Madrid, en la calle Conde de Aranda, está alquilado a Alfredo´s, clásica hamburguesería de la capital, y otro en Núñez de Balboa, a los supermercados Simply; en Barcelona, tiene como inquilinos (en Rambla de Cataluña, 106) una joyería Swarovski y una tienda de calzados Geox.

El vínculo con Abelló

Entre las inversiones de Keka figuran, según sus últimas cuentas, una pequeña participación (25.731 acciones, un 2,4605% del capital) en Stratek Plastic Ltd, una firma con sede en Irlanda (aunque originalmente estuvo radicada en el paraíso fiscal de Isla de Man) con un fuerte acento español.

En el  consejo de administración de Stratek se sientan varios españoles. Entre otros, el propio Francisco de Borbón, y dos personas muy cercanas al multimillonario Juan Abelló, compañero de cacerías y buen amigo del rey emérito Juan Carlos I: el abogado del Estado en excedencia José Díaz-Rato (consejero-director general de Torreal, la firma de inversiones de Abelló) y Bernardino Díaz-Andreu, otro ejecutivo de confianza del magnate.

Constituida originalmente en julio de 1976 como Keka, SL, tras absorber una serie de sociedades en los 90 y a principios de este siglo (Norkopin, SL; Kokele 2000, SL; Gepecruz, SL), Keka se convirtió en socimi a finales de 2014, pero tenía pendiente salir a cotizar para disfrutar de las ventajas de este régimen.

Con su desembarco en el MAB, la empresa de los hermanos Borbón Escasany podrá disfrutar de los beneficios fiscales de las socimi, que han protagonizado un espectacular despegue tras un cambio legal en 2012 largamente reclamado por el lobby inmobiliario.

Estas sociedades no tienen que pagar impuesto de sociedades y tienen una bonificación del 95% en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales siempre que repartan como dividendo el 80% de sus ingresos y al menos el 80% de sus activos sean inmuebles urbanos destinados al alquiler.

Este ventajoso régimen ha propiciado que ya haya 24 sociedades de este tipo en el MAB. La última que ha debutado, esta misma semana, es Euro Cervantes, controlada por el Gobierno de Singapur.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA