La muerte de Marat (de Jaques Louis David)

Jacques Louis David, artista oficial del gobierno revolucionario francés.

Se consideraba como los pintores griegos o romanos, aquellos que se sabían importantes porque reflejaban en sus cuadros o en su arte una importante parte de la historia. David sabía que aquellos años eran dignos de su atención y como caudillo de todos aquellos artistas de estilo neoclásico se preocupó de la representación de sus figuras.

En este caso, Marat, un jefe de la Revolución Francesa, fue asesinado por una fanática y David lo pintó como un mártir sacrificado por su causa. El personaje aparece en actitud de haber estado trabajando, con un papel (solicitud) que él estaba a punto de firmar cuando ella lo asesinó.
La impresión que quiso traslucir David fue el de la heroicidad, modelando el cuerpo al estilo de la escultura griega y romana, moldeando músculos y tendones, dándole un aspecto de noble belleza, proponiendo en su pintura una enorme sencillez (aprendido del arte clásico, evitando los pormenores no esenciales para su efecto) y sin colores matizados.

Muy diferente de los pintores de su generación, como por ejemplo de Goya, quién no renunció a los brillantes colores en favor de la grandiosidad clásica.

Pintor que rompió con la tradición de la pintura pero que se interesó más en la armónica distribución de la figura o en la consecución de una expresión dramática que en los colores, también se preocupó de reconstruir la escena lo más fielmente posible, como si de una fotografía se tratase a modo de prueba para su posterior investigación.

Amado Blasco

Facebook

Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *