La música tiene un impacto biológico en el envejecimiento cerebral

472

Un estudio arroja las primeras evidencias del efecto del entrenamiento musical de larga duración en la actividad neuronal

Los retrasos en el ritmo neuronal vinculados al envejecimiento no son inevitables y pueden eludirse o reducirse con entrenamiento musical, según se desprende de un estudio reciente en el que se ha analizado la relación entre música y cerebro. En un experimento realizado, se comprobó que músicos ancianos eran capaces de procesar un discurso, desarrollado en un entorno ruidoso, con la misma eficiencia que personas jóvenes. El hallazgo sugiere que el entrenamiento musical sería una herramienta eficaz para la potenciación de la plasticidad cerebral.

Los retrasos en el ritmo neuronal vinculados al envejecimiento no son inevitables y pueden eludirse o reducirse con entrenamiento musical, según se desprende de un estudio realizado por especialistas de la Universidad Northwestern de Estados Unidos.

Esta investigación es la primera que proporciona evidencias biológicas de que la experiencia musical a largo plazo afecta al proceso del envejecimiento humano, publica la Universidad Northwestern en un comunicado.

Efecto de la música en el sistema nervioso

Las evidencias fueron recopiladas a partir de las mediciones de las respuestas cerebrales automáticas de músicos jóvenes y mayores, así como de adultos que no eran músicos, ante los sonidos de un discurso.

Las mediciones, llevadas a cabo por investigadores del Auditory Neuroscience Laboratory de dicha Universidad, demostraron que el ritmo neuronal de los músicos más ancianos presentaba una ventaja.

Según explica la neurocientífica Nina Kraus, co-autora del estudio, en este sentido, “los músicos más ancianos no sólo superaron a las personas de su misma edad que no eran músicos, sino que además decodificaron los estímulos sonoros tan rápida y acertadamente como los adultos más jóvenes, que no eran músicos”.

Los resultados obtenidos refuerzan la idea de que experimentar activamente los sonidos, en el transcurso de nuestra vida, tiene un profundo efecto en el funcionamiento del sistema nervioso, asegura la investigadora.

Kraus, profesora de ciencias de la comunicación en la Escuela de Comunicación, y de neurobiología y fisiología en el Weinberg College de Artes y Ciencias de dicha universidad, ha publicado, junto a otros colaboradores, los resultados de la presente investigación en la revista especializada Neurobiology of Aging.

También ayuda a la memoria

Los investigadores señalan que, a partir de los hallazgos realizados, se demuestra que el entrenamiento musical intensivo, incluso en las etapas avanzadas de la vida, podría potenciar el procesamiento mental de cualquier discurso y, como consecuencia, incrementar la capacidad de los ancianos para comunicarse en entornos acústicos complejos o ruidosos.

Una nueva interfaz cerebro-ordenador regula el estado de ánimo con música
El entrenamiento musical mejora las capacidades cognitivas de los niños
La música favorece la producción de dopamina en el cerebro, como el sexo o la comida.
La música tiende puentes entre los dos hemisferios del cerebro infantil
especialistas proponen utilizar la música para desarrollar las habilidades cognitivas.

Nina Kraus, autora de la investigación. Fuente: Universidad Northwestern.

Los adultos mayores suelen tener problemas para distinguir palabras en estos contextos porque la reducción del ritmo neuronal vinculada al envejecimiento les impide decodificar bien los sonidos.

En este sentido, la música podría serles de ayuda ya que, según Kraus, “la experiencia musical afecta selectivamente al cronometraje de elementos de sonido importantes para la distinción de las consonantes”.

En estudios previos, Kraus y sus colaboradores del Auditory Neuroscience Laboratory se habían analizado ya por extenso los efectos de la experiencia musical en la plasticidad cerebral, a lo largo de toda la vida, en entornos clínicos y corrientes, así como en medios educativos.

En estos análisis fueron constatados otros efectos positivos de la música sobre el cerebro, como que ésta puede reducir la pérdida de memoria vinculada al envejecimiento.

La presente investigación fue llevada a cabo midiendo la respuesta neuronal automática a los sonidos del discurso de 87 adultos de habla inglesa, nativos, y con una audición normal. Las mediciones se hicieron mientras los participantes veían un vídeo.

Los voluntarios músicos habían empezado a estudiar música antes de los nueve años, y habían estado implicados en actividades musicales constantes durante toda su vida. Los voluntarios que no eran músicos habían estudiado música durante tres años como máximo.

El cerebro y la música

En los últimos tiempos, hemos sabido de otras investigaciones centradas en el efecto de la música sobre el cerebro humano.

Por ejemplo, en 2011, un estudio llevado a cabo por científicos de la York University de Canadá, especializados en el aprendizaje, la memoria y el lenguaje de los niños, constataron que la música puede potenciar el aprendizaje de niños de preescolar.

Por otra parte, en 2008, una investigación realizada por especialistas de la Harvard Medical School de Boston reveló que los niños que tocan un instrumento una media de dos horas y media a la semana desarrollan un 25% más el cuerpo calloso, la zona que conecta los dos hemisferios cerebrales y que ayuda a la coordinación de ambas manos.

Dados los resultados de diversas investigaciones al respecto, en 2009, investigadores de la Universidad de Zurich señalaron que la plasticidad cerebral que propicia la música podría ser aprovechada para desarrollar terapias destinadas a mejorar las habilidades cognitivas.

Concretamente, los científicos propusieron entonces utilizar la música en la terapia neurofisiológica, por ejemplo para mejorar las habilidades lingüísticas, la memoria o los estados de ánimo de las personas.

La música sería útil para este fin debido a que las regiones cerebrales implicadas en la práctica musical se utilizan también para otras funciones, como la memoria o el lenguaje. Cualquier mejora que favorezca la música en estas áreas del cerebro, favorecería, por tanto, las capacidades en otros campos del conocimiento.

Tendencias 21

Comentar con Facebook ()

Comentar (6)

6 Comentarios

  1. Buenas tardes,

    Muchas gracias Montejb, la verdad es que yo también soy un adicto a la música y no me canso, quizás con una vena más rockera, pero alucino con el amplio abanico de estilos y diferentes grupos que hay.
    Cierto que la música es un placer no solo para los oidos si no para el cerebro y llena parte de tu alma con sonidos.

    Saludos.

    • Buenas tardes Ivan. Bueno, Miguel Ríos el viejo rockero ahí está para los que ya hemos pasado el ecuador, aunque tengo a muchos otros, intheair(live) de Phil Collins, The Final Countdown de Europe… ufff mogollón, ahora los estoy escuchando.

  2. Desde luego, puedo dar fé de esto, pues yo, me encanta todo tipo de música, moderna y antigua, clásica , pop, rock, twist, instrumental, flamenco, fusiones, Cubana, zarzuela,ópera Las penas me las quito cantando. Tengo una memoria fotográfica, Y me saqué el Graduado Escolar, a los 59 años, e Internet, a los 76. No sé dibujar, pero si supiese, les diría exactamente todos los pormenores, del entierro del Dictador, D. Miguel Primo de Rivera, cuando tenía tres años y meses, en la pradera de San Isidro, al lado del Cementerio del mismo nombre. Yo, estaba en brazos de mi hermana, que llevaba un vestido de flores, y me sentía extasiada, viendo el armón de artillería cubierto por la bandera, y la caballería, tocó La diana floreada, que me dejó embobada. Y yo, miraba a todo el conjunto, que partecía un cuadro, pero mis ojos se iban sin querer, a las tapias del Cementerio, por donde asomaban la hilera de Cipreses, y eso no me gustaba. He buscado en todos los sitios de Internet, para verlo de nuevo, pero no sale en ningún sitio. El Entierro, termina en la Estación del Norte, o Príncipe Pio. Ahí se acaba la historia, La foto del despido en el Cementerío no sale en ningún sitio, no sé porque motivo, y me hubiese gustado verla para comprobar todo lo que vi. Recuerdo letras y músicas de canciones de las películas de Holliwood, de los musicales tan bonitos, de Gerswin, Cole Porter, Irving Betlin, Y las chicas Ziegfeld, tan guapas , con esas coreografías perfectas, y todas las pelis de Ginger y Fred, y su música. Así, que puedo dar fe, que es cierto lo de la música, porque yo diría que cuando nací, en vez de llorar, canté, y aún no he parado. Es cierto todo lo que dicen. Os lo afirmo.

  3. Añadir que adoro la música. En estos momentos estoy escuchando Walking on Broken Glass de Annie Lennox de una lista recopilada donde hay de todo y mantiene mi alma en ebullición ;)))) La verdadera felicidad no tiene precio si sabes dónde encontrala ;)))

  4. Muy buen post, felicidades Ivan. Efectivamente la música tiene efectos sobre el cerebro humano, incluso en el de los animales. Por ejemplo; está demostrado y se utiliza en muchas granjas de vacas la música que supone un mayor rendimiento de producción de leche. En mi caso puedo añadir, sin ánimo de vanidad alguna, que mi colección supera los 18.000 títulos de casi de todo, menos zarzuela que se me indigesta, menos la de marisco ;))))

    Un saludo,

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here