La voz afónica de María Martín López

3250

Félix Población

Cuando fusilaron a su madre, María tenía solo 6 años y 2 meses. La mataron con otros 27 hombres y 3 mujeres. A María, hoy octogenaria, no le han permitido apenas explicar, ante el Tribunal Supremo de su país, la más íntima emoción de su memoria. Que su padre estaba segando cuando pasó aquello “y también fueron a por él y se lo llevaron preso, y el día que volvió de la cárcel me abrazó y no me soltó en horas”.

La voz de María sonaba como un susurro, quebrada por la afonía, ante los imperturbables semblantes de los jueces. Al instructor de la causa contra Baltasar Garzón, Luciano Varela, le dijo un día María, por carta, que también él movería cielo y tierra por encontrar a su madre si ella fuera la desaparecida, pero no obtuvo respuesta. También escribió María al juez Garzón. Esta carta, manuscrita con pundonorosa caligrafía, sí mereció contestación y por ella María fue escuchada ayer, aunque se haya retrasado tanto la cita.

María Martín López, de Pedro Bernardo (Ávila), llegó a la Audiencia Nacional apoyándose en un andador y en un cuartilla amarillenta, tan vieja y tan viva como su íntima y silenciada memoriaDe niña -cuenta- los falangistas la llevaban a veces al cuartel o a la iglesia y le daban aceite de ricino y guindillas para castigarla. “Yo lo que quiero es que me ayuden a encontrar a mi madre para poder enterrarla. Nada más y nada menos”. Su madre está, desde el primer día del otoño de 1936, junto a los restos de otras 30 víctimas, “al lado del arroyo, arriba del puente, aunque ahora han hecho una obra y han echado tres metros de tierra encima”, indica María.

Estoy convencido de que María Martín López, que ayer tambien dijo que “un entierro sin muertos, como esto, es una cosa muy seria”, coincidirá con el lehendakari López cuando ayer igualmente, en un acto público, tuvo un recuerdo especial para todas las víctimas del terrorismo y reivindicó su memoria como referente ético: “Nunca las olvidaremos, porque forman parte ya del nosotros colectivo sobre el que tenemos que asentar la convivencia democrática. Sin revanchas, sin odios, pero con memoria, haciendo una revisión justa y veraz de lo ocurrido“. Tiene mucha razón el lehendakari al afirmar que un nuevo tiempo no se construye sobre el olvido. Lo sabe muy bien María.

[N. de IDP: Félix tiene una página estupenda, os la recomendamos]

Diario del aire

Comentar con Facebook ()

Comentar (5)

5 Comentarios

  1. En un libro sobre la guerra civil dice su autor :” A los que no volvieron,que importa de qué bando,todos eran mis paisanos”

    Eso sólo puede ocurrir en lugares pequeños,donde se conocen bien y sobre todo,se aprecian.Cuando los vínculos pueden más que las diferencias.Cuando se ha creado “comunidad”,lo que significa altos niveles de ayuda y empatía mútuas.

    Entonces el dolor de la pérdida es la misma muy al margen del bando al que perteneciera el asesino.

  2. Para que vayamos viendo en que país vivimos.
    Hay temas que están atados y bien atados.
    No quieren oir lo asesinos que fueron, lo vengativos que se mostraron después de la guerra.
    No quieren que descubramos como se hicieron terratenientes, ……etc.etc.etc..

  3. Etos jueces me recuerdan, a los del Oeste americano, que colgaban a un ladrón de caballos, porque cualquiera, decía, que lo había visto robar un caballo.Cómo son jueces, se creen dioses, y que su palabra es incontestable e irrebatible, pero son hombres cómo cualquiera, y pueden equivocarse, claro está, y de hecho se equivocan muchas veces. ¿Porqué es un delito querer saber donde están tus muertos de una guerra, y si puedes, enterrarlos? ¿Porqué negar para todos, la Memoria Histórica, para no caer en otro error Histórico? ¿Que mal hay en que cada cual reclame sus muertos?¿POrqué,a Garzón se le acosa y persigue, y se inventan prevaricaciones, y cobros ilegales para inmovilizarle?A mí, me gustaría saber, donde cayó mi primo hermano en Stalingrado. O sea, que todo esto, tiene que permanecer en el anonimato, porque a un grupo de jueces, se le ha metido en la cabeza, que así sea. ¿Qué ganan con ello, si todos los españoles supervivientes, sabemos qué pasó, con unos y otros. Quieren amordazar al juez, y además que no pueda ejercer cómo tal.Y cuando pase el tiempo y no haya nadie para contar, los Historiadores, querrán saber, mismamente, donde está el cuerpo de Federico García Lorca, pongo por caso. Y no podrá nadie jamás saber que pasó, porque unos señores impidieron, no sé muy bien por qué causa, que se supiera. Y al final, todo se hará con arreglo, a cómo ellos quieren. Y si se han empeñado en descalificar a Garzón , pueden hacerlo impunemente.Pues la verdad, es que no lo entiendo. Pero hay tantas cosas que no entiendo y están sucediendo!!!. Un abrazo.

    • La doble vara de medir. Casualmente ha sido la asociación manos limpias los que denuncian a alguién que ha recogido una petición de personas que denuncian que los asesinados en una etapa muy oscura de España sean recuperados y devueltos a unos familiares, que han tenido que vivír con esta injusticia más de setenta años.
      Es curioso que esta organización haya abanderado la lucha contra los asesinos de ETA.
      Y el rey diciendo que la justicia es igual para todos.
      No se puede creer en una justicia amordazada que no ha superado el franquismo y le inponen tabus a la historía.
      Fué una injusticia y lamentablemente tendran que intervenir internacionalmente para recuperar la dignidad perdida.

      Saludos

  4. Maldita la burbuja de prepotencía e impunidad que envuelve a los magistrados del caso, que desde su alto tribunal y tuertos ojos de su justicia, en su fatal empeño de destruir a un colega convertido en su objetivo, no atiendan ni comprendan, si no que incluso lleguen a odiar, a verdaderas victimas de la barbaridad cometida contra toda persona que no pensara igual que ellos, no permitiendo que tal atropello para la humanidad termine de una vez con los verdaderos culpables y sus cómplices juzgados de Vedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here