Pulsa "Enter" para saltar al contenido

En los tiempos que corren el empresario nos aprieta.

En estos años de crisis muchos han aprendido lecciones de un gran valor, pero si alguien lo ha hecho de manera excepcional han sido las empresas. Ellas, con sus beneficios a costa de los trabajadores que casi tienen que pedir perdón por trabajar. Está claro que las empresas nos contratan y nos pagan, pero no es ni gratis ni haciéndonos un favor a ninguno. Se supone que el trabajo es un derecho plasmado en la Constitución.

Este derecho se ha visto menoscabado por muchas PYMES y grandes corporaciones sedientas de dinero, y entiendo con esto que las empresas han de ganarlo pero no nos están dando la vida con ello; solo nos utilizan para ganar dinero.
Con todo esto el trabajador ha llegado a temer tanto por su puesto de trabajo que es capaz de dejar de lado la solidaridad y hasta de quitar de en medio a quien desee arrebatárselo. Por no hablar del tiempo que no pasan con su familia, haciendo horas que no cobrarán jamás; de esto no se habla cuando nos dicen que hay que ayudar al empresario.

Este temor está quedando de tal manera arraigado en su espíritu que el trabajo diario ya no es simplemente una herramienta de producción, sino una especie de esclavo, un cuerpo y una mente sin derechos. Todos y cada uno de nosotros necesitamos en parte trabajar y, como bien dice el dicho “Trabaja para vivir y no vivas para trabajar”.
En mi humilde opinión, la empresa debería ayudar al trabajador no asustándolo continuamente, sino ayudándole a estar cómodo y que no crea que su situación es precaria por la situación en la que vivimos.

Antes se creía que el trabajador era parte de un proyecto de futuro, un bien para todos y para que todos pudieran ganar con ello, y eso está creando un desanimo generalizado en todos nosotros.

Hacen con nosotros lo que quieren, pasándose los convenios reguladores por lo alto sin pensar en derechos. Ahora quieren una reforma laboral importante, más aún, sin proteger nuestros derechos. Y la excusa perfecta es la crisis y que en otros países de la UE también se hace.

Hoy en día hay en la cola del paro millones de personas que harían lo que fuera por un puesto de trabajo, pero ¿a costa de qué? Nada les podemos echar en cara. Es totalmente lógico que quieran darle de comer a sus hijos y a las personas que a su cargo están, pero hemos de darnos cuenta que nos harán pagar un alto precio por ello. No olvidemos que se consideraba un “derecho”.

Haciendo las cosas como debes con una responsabilidad del trabajo por el que te pagan no deberían exigirte más por ello, pero no es así: se presiona el trabajador hasta que lo que hace esta supeditado al miedo, no a las ganas por trabajar.

¿Que se pretende con esta presión constante? Que se haga un esclavo permanente del miedo y que sea un cordero en manos de un asesino de derecho inalienables. Las diferentes técnicas de miedo y temor nos disminuyen como “ser humano” para sacarnos partido a los viejos y nuevos esclavos. No debemos dejar que nos sigan inculcando esto. Debemos seguir las riendas de nuestro pensamiento con derechos que nuestros antepasados hicieron palpables.

 

14 Comments

  1. Juan Carlos
    Juan Carlos 4 febrero, 2012

    Con mi trabajo y mi sudor, me gano la vida pues la empresa me paga por ello; Pero como valor añadido ADEMAS HAGO RICO AL EMRESARIO…. ALGO QUE YO NUNCA LOGRARE CON MI TRABAJO!!!
    Pongamos las cosas en su sitio, YO NO LE DOY LAS GRACIAS AL EMPRESARIO POR DARME TRABAJO QUE ME LAS DE EL A MI PORQUE LO HAGO RICO !!!!!!!

    • Iván
      Iván 5 febrero, 2012

      Es muy cierto Juan Carlos, eso mismo quiero hacer llegar con este artículo que nosotros como trabajadores no les debemos nada absolutamente, es un derecho, pero quieren hacernos creer lo contrario para utilizarnos como sus marionetas. Saludos

    • maria
      maria 11 enero, 2013

      como he dicho mi padre es empresario y no es rico. su empresa la levantado él solo. y ha trabajado mucho para sacrla adelante y aun sigue trabajando mucho. a los empresarios tambien le afecta la crisis. y ni tú le tienes que dar gracias a los empresarios, ni ellos a ti.

      • Fernandosegundo
        Fernandosegundo 12 enero, 2013

        Hay empresarios y empresarios, María. Cierto que muchos como tu padre las están pasando muy putas y de hecho muchos se han arruinado. Éstos se merecen toda nuestra comprensión y solidaridad, pero hay otros empresarios especialmente los grandes que son sanguijuelas para los trabajadores y a éstos no hay que agradecerles que nos den trabajo (por cierto que ya es hora de que cambiemos la expresión, ellos no nos dan trabajo, si no que nos compran el trabajo que nosotros realizamos y lo revenden haciendose ricos con ello) ellos deberían agradecernos a nosotros el trabajo que hacemos para sobrevivir con lo que ellos se hacen millonarios.

        Un saludo.

        POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, YA

  2. Indignado
    Indignado 5 febrero, 2012

    La mentalidad del empresario Español, es uno o mejor dicho, es el peor problema que tiene nuestro país. Esa mentalidad de que le hace creer que todo lo que hay en su empresa es suyo, incluso la vida de los que para ellos trabajan, es el cáncer del crecimiento, la innovación y el desarrollo. Para ellos todo es beneficio, ni tan siquiera tienen el concepto básico de lo que es la amortización y el valor residual de la maquinaria, y claro se enfadan cuando se quedan las maquinas anticuadas, por poner un ejemplo. Además es el único país en que los ingenieros van con corbata, no como en la fabricas alemanas o americanas en las que trabajan con el mono puesto, en el sentido que, ¿quien mejor que una persona preparada y cualificada para innovar en el proceso de fabricación?, pues ponen a un peón, no van a pagar un sueldo de ingeniero para controlar una maquina que ne ha costado un huevo, por poner otro ejemplo.
    Aquí los empresarios han destacado por los pelotazos e influencias políticas para hacer dinero fácil, y ¿que más sencillo invertir en el ladrillo?.
    Hacer negocios con los clientes o proveedores es comer o cenar bien, y sellar el negocio en una casa de mujeres publicas, o bacilar de lo buena que este la “secretaría”. Y claro como la mayor parte de las empresas vienen de la dictadura, los IVEX son los amos del calabozo, podemos decir que para lo mismo que esta gente vale, es para estar en una empresa, un banco o un partido político.
    Y desde esa posición del reparto de la tarta, adornada con
    PYMES, información privilegiada, ventajas fiscales y otras lindezas solo para ellos, ¿como va a llegar la financiación a los verdaderos emprendedores y gente con ganas de trabajar?, gente con talento y sana ambición a los que tan siquiera se les de oportunidad.
    Oportunidades necesarias para el futuro y porvenir de esté nuestro país, por ahora, en manos de unos tiranos protegidos por el fino escudo de una secuestrada democracia.
    Saludos.

    • Iván
      Iván 5 febrero, 2012

      No puedes tener más razón y lo peor es que las cosas aun se están poniendo peor y las reformas no nos ayudaran nada de nada. Saludos

    • maria
      maria 11 enero, 2013

      perdona pero mi padre es empresario, y ha estado mas puteado que el trabajador, sabes porque? porque ha trabajado el doble, porque el trabajador hace sus 8 horas y se va a su casa y el empresario no, porque el trabajador tiene su baja, el empresario no, porque el empresario tenga mas o menos se tiene que romper la cabeza para pagar a su empleados, a sus proveedores, y todos los gastos que una empresa conlleva, ademas de los suyos propios, y ni siquiera tiene paro. si el negocio se hunde, el que da a la quiebra es el. se arruina. asique no echemos tanta culpa a los empresarios que hay de todo, tanto empresarios sin verguenza, como trabajadores que nada más quieren chupar del bote. La culpa de la crisis no la tienen ni empresarios ni trabajadores. asique dejarse de tonterias

  3. Imma
    Imma 5 febrero, 2012

    Lo más triste a mi modo de entender es que se han cargado de un “plumazo” todos los años de esfuerzo y sacrificio que han invertido todas las personas que han luchado por un estado del bienestar a lo largo de los últimos “50 años”.
    Tendremos de crear cooperativas para derrotar al regimén que quieren imponernos con el rollo de la CRISIS, quién tiene crisis…. solo los trabajadores.
    Deberemos de plantearnos como ser solidarios entre nosotros y buscar maneras distintas hasta ahora.

    • Iván
      Iván 5 febrero, 2012

      Si así es pero y donde estan las huelgas generales y salir a la calle, ¿Que pasa que eso solo lo hace el movimiento 15M? que ahora no se les oyes por ningún sitio. Si eso sigue así no solo seremos corderos su no además esclavos como ya parecemos. Y maneras de luchar siempre hay pero hay que hacer algo urgentemente. Saludos

  4. maría
    maría 5 febrero, 2012

    No cesamos de repetirnos,a nosotros y a nuestrso hijos que hemos de tener un buen trabajo. Es también el problema,tenemos mentalidad de asalariados.La herencia transmite fortunas y también conocimientos (Martin Varsavsky,fundador de jazztel,ya.com… decía que su hija iba a optar por “emprender”.Sin duda papá podrá darle buenos consejos.No es así para la mayoría)

    Más que “emprender”,quizás se nos de mejor salir de todo esto.Echarse al campo ,procurar recuperara cierta autosuficiencia .Utilizar (o intentarlo) otro tipo de energías.Sería maravilloso dejar de pagar recibos..luz,gas,teléfono…

    • Iniciativa
      Iniciativa 5 febrero, 2012

      No des esos saltos, que hay a quien más de un paso corto se le hace una montaña.

      El día en que no sea un halago eso de “es muy trabajador”, será el día en que sepamos que este mundo ha cambiado.

  5. Francho
    Francho 5 febrero, 2012

    El que más tiene, más evade. Han conseguido evadír sus ganancias y el dinero negro a paraisos fiscales.
    Con lo cuál las arcas del estado se vacian, para enriquecerse a costa de los demas. Su banca no incentiva el ahorro al pequeño contribullente y poca rentabilidad y credibilidad a los inversores. Claro las hipotecas dejan ganancias continuas y a largo plazo, si no cobran se quedan con la vivienda (y encima no condonan la deuda)
    Las ayudas conseguidas por crear empleos, no son devueltas cuando se despide o se desregulariza el empleo en sus empresas. Sus políticas agresivas van en contra de un mercado estancado y siguen con las mismas recetas que han generado el desequilibrio actual.
    Es de locos. ¿Para que quieres que seamos más productivos, si me dices que no vendes? y ¿porqué me quitas días de vacaciones, sí luego me mandas a espedientes de regulación y encima no generas empleo?

    Con el mercedes en la puerta y las comilonas y viajes vuestros, (en 1ªclaro, por que yo lo valgo)teneís la cara dura de decír que estamos en crisís.
    Vostros pedisteís mano de obra estranjera antes de paliar el paro existente. Porque lo importante era enriquecerse lo antes posible. En lugar de mirar por el bién local, las inversiones las habeís hecho en el estranjero. Quizá para priorizar beneficios, en lugar de la contratación digna y equilibrada que sería la correcta.
    Ahora posiblemente soís vosotros los empresarios, banqueros y gobernantes, los que decís que no pueden mantenerse los gastos sociales, y que somos los trabajadores los responsables de vuestros desmanes.
    Esto solo tiene un termino:
    ¡SINVERGUENZAS!

    Saludos

  6. Fer
    Fer 5 febrero, 2012

    Llevo trabajando 25 años y en estos años he podido ver que clase de empresarios tenemos. A lo largo de estos años se han aprobado leyes con el fin de disminuir el desempleo y/o que sectores en desventaja lo tuvieran. Si digo leyes si. El empresariado tan astuto como siempre en este país sólo ha mirado estas leyes con el rabillo del ojo beneficiándose de las subvenciones recibidas por contratar, obviando el objetivo final: crear empleos estables y de calidad. Sólo les importaban las subvenciones, a la vista está. Y los resultados de esto no se lee en los últimos años de crisis, viene de mucho antes. El pleno empleo nunca ha sido un objetivo empresarial en nuestro Estado, tampoco el bienestar del trabajador. Explotarlo sí. Eso han sabido hacerlo bien. Hasta tal punto que no dudaron, ni dudan en llevarse las empresas a otros países para seguir explotando más cómodamente a la par que engordan más sus beneficios. Esto es un hecho visible. Excusas hemos escuchado muchas: que si la globalización del trabajo, que si aquí la mano de obra es cara, que si esto que si lo otro. La única verdad es que han mirado solamente ganar más y más al mínimo coste posible (los medios en este caso justifican sus fines) Y en ello siguen. Hasta aquí no creo que nadie piense que no llevo razón, es tan obvio…Un empresario es una persona que monta un negocio para ganar dinero y para ello contrata a unos trabajadores para realizar la producción, estos cobran por su trabajo un salario y el empresario pone al mercado su producto con un coste sacándole un beneficio. Esto que parece tan elemental es lo que tienen que hacer, sin esperar que la empresa que no es competitiva, productiva… tenga que ser subvencionada. Si no saben sacar adelante una empresa que se dediquen a otra cosa. Sería lo justo. Han recibido mucho dinero público que se han embolsado y en definitiva la sociedad no se ha beneficiado. No se han creado puestos de trabajo de calidad, ni fijos y todos lo sabemos. ¿Qué han hecho con ese dinero? ¿Qué han hecho con lo que se han ahorrado en SS?
    Con esto quiero decir que hay mucho empresario que cree que el gobierno, es decir todos los españoles tenemos que subvencionarlos y piensan que es una obligación o peor aún un derecho adquirido.
    Personalmente creo que ante todo esto deberíamos boicotear toda empresa que de trabajo fuera de nuestras fronteras. No les compremos sus productos, que encima nos los venden a precios caros, mientras explotan, como ya he dicho, a otros ciudadanos en otros países con la sola intención de ganar más y más. Son libres de hacerlo diréis. Si lo son y nosotros libres de no comprarles sus productos. Tenemos pocas armas a nuestra disposición para hacerles frente pero algunas son muy potentes. Nuestra decisión como ciudadanos de elegir responsablemente comprando solo productos “limpios” (productos que sepamos de donde vienen y como y quien los fabrica) y si son fabricados en nuestro país mejor que mejor. Darle la vuelta al mercado global está en nuestras manos.
    A lo largo de estos años hemos ido perdiendo derechos y los han ganado los empresarios y ahora con la escusa de la “crisis” quieren apretarnos más las tuercas y colocarse en mejor posición robándonos los pocos derechos que nos quedan. No podemos dejar que continúen saqueándonos. O les hacemos frente o seremos esclavos en sus manos. Pensar como aquí se ha apuntado en otras formas de asociación de trabajadores, cooperativas por ejemplo, es una idea que abandonamos hace años y que deberíamos rescatar. Las cuestión es no dar nada por perdido y luchar.
    Mientras podamos comprar hacerlo sólo a empresas que fabriquen aquí. Mientras podamos comprar elijamos productos locales y artesanales. Mientras podamos comprar, comprar productos de temporada (no comprar fresas a 5€ kilo en invierno, o cerezas a 4€) Mientras podamos comprar… y elegir… que aún está por ver que podamos seguir haciéndolo. ¡Nada está decidido aún!
    He hecho una exposición sencilla de un tema complicado, espero que haya quedado claro lo que quiero decir.
    Un saludo

  7. maria
    maria 14 enero, 2013

    eso ya es otra cosa, porque estoy empezando a estar harta de escuchar siempre las mismas historias, y de generalizar a todos por igual. y eso no es así. Hay de todo, y hablo con el criterio de que mi padre es empresario, y mi madre trabajadora de una empresa que no es la de mi padre. Así que conozco los dos lados. En lo que si estoy de acuerdo con vosotros es que esto tiene que cambiar YA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *