¿Qué ha dicho hoy Mariano Rajoy en el Congreso?

500

Y qué más da lo que haya dicho, si parte de la premisa de someternos a una vieja Europa que ya ha recuperado a esos inferiores que tanto anhelaba.

Por no dejar de lado el discurso de aquel que figura como administrador (casi caudillo) por obra y gracia de un 30% de los españoles (no debemos culpar a un modelo electoral que está vigente: el desconocimiento voluntario nunca ha sido una eximente), haremos una síntesis.

El mensaje del discurso se podría resumir con la exclamación típica en los pasajeros histéricos de un avión que ha perdido los motores y un trozo de ala: ¡vamos a morir todos!

Se ha dedicado a pintar un paisaje de terror que justifique todos los recortes que “sin que le tiemble el pulso” acometerá, tras los muchos que ya hemos sufrido.

Es un pésimo actor, pero el aforo tampoco es muy exigente, así que a más de uno le habrá parecido convincente. Si nos engañaron convenciéndonos de que en un planeta mutuo hay quienes merecen más que otros, cómo no nos van a engañar con algo tan sencillo. La situación lo requiere.

Pobre y moribunda sociedad de egoístas. Han jugado con nuestra mayor debilidad y van camino de vencer. Nunca ha existido una política del bien común ni un contrato social. Sigue existiendo un rebaño y sus pastores.

Hablando claro: mientras la gran mayoría no entienda que la “propiedad privada” (no hablamos de poseer una vivienda digna o un vehículo) es una estafa en la que solo salen beneficiados los más aptos (los más despiadados e insensibles), que estos llevan siendo los mismos desde hace más de un milenio (con una mínima cantidad de agregados), y que la verdadera igualdad debe tener como base eliminar el lucro y la posesión desmedida (y no otras historias para marear a una sociedad infantilizada), seguiremos a remolque de esta antigua “nueva religión”, que nunca ha dejado de ser lo que siempre ha sido: un montaje para mantener los privilegios de unos racistas para los que no somos más que animales.

Sin nombrar países del tercer mundo, porque entonces mejor me callo. Aquí, en el que se suponía el “primer mundo”, hay niños que pasan frío en el colegio, y otros a una hora de vuelo que pasan hambre en esos mismos colegios. Hay familias que hacen cola en comedores sociales, o que tienen que dar patadas a una puerta para poder dormir bajo techo. Hay quien vive de las pensiones de sus mayores, y hay quienes aguantan unas condiciones laborales absurdas por miedo al desempleo. Hay más de cinco millones de personas que no saben hacia dónde ir ni qué hacer.

Entretanto este señor que acaba de escupir el discurso del miedo, se lleva casi 100.000 euros al año solo de su cargo (tiene otros ingresos) ¿qué le hace valer más que los demás, especialmente, si como él dice la situación es tan dura? ¿Por qué no establece durante este periodo adaptar el salario de todos los políticos al SMI para dar ejemplo? ¿O es que él “y ellos” tienen cinco brazos o tres piernas? ¿No son voluntarios? Nos están diciendo que son mejores que nosotros, que son superiores y que merecen más.

Esto también vale para el ámbito privado. Nadie tiene derecho a crecer sin límites valiéndose de la falta de regulación, o peor, de los instrumentos de los que se les ha dotado para no aportar nada por usar los bienes de todos o por imposibilitar eso que ellos con tanta vehemencia protegen: la “libre competencia”.

No se trata de ir contra nadie, sino de exigir justicia y cordura a toda la sociedad. Sí se puede vivir en un mundo mejor, pero nos han convencido de que este es el único mundo posible: su mundo; el de los psicópatas ávidos de superioridad, en el que la solidaridad es un concepto de pobres trasnochados idealistas. En el que prima la diferencia. En el que hay negros y blancos, hombres y mujeres, altos y bajos, listos y tontos, guapos y feos, triunfadores y fracasados. En el que lo importante no es vivir y hacernos mejores, sino sobrevivir y ser los mejores. En el que no hay personas.

Necesitamos imperiosamente empezar a creer en nosotros y dejar de creer en ellos. Es imprescindible recuperar los valores humanos, y denostar su repugnante credo, o sufriremos mucho más de lo que lo estamos haciendo.

No solo no debemos aceptar ni un recorte más, sino que debemos exigir una política absolutamente opuesta a la actual, en la que si hay que hacer sacrificios, se le exijan firmemente a quienes pueden hacerlos, y el primer ejemplo debe partir de los que tienen capacidad vinculante para exigirlos.

Mariano… si crees que con el miedo vamos a aceptar tus crímenes, te estás equivocando. Hay quienes no nos vamos a callar, y puede que si un día nos cansamos de hacerlo, el drama deje de ser el nuestro.

Paco Bello.

Comentar con Facebook ()

Comentar (12)

12 Comentarios

  1. lOS PROBLEMAS QUE VEO QUE EXISTEN ES LA UNIDAD, es necesario que podamos coincidir en la acción por lo menos de 3 puntos con todos los sectores que están actuando, alguien debe de comenzar a decir en que coincidimos para hacer un plan de lucha transversal sin nombres de asociaciones ni de sindicatos ni de partidos y hacer un frente estratégico de respuesta y salir a la calle a manifestarnos, y por otro lado discusión y acuerdos, hasta lograr convencernos de que es la única manera de enfrentar a las ratas corruptas y serviles del capitalismo financiero,

  2. Me parece a mi, que esto no lo arreglamos si no es con la unidad de toda la clasa trabajadora unida, saliendo a la calle y cortando unas cuantas cabezas, como en la Revolución Francesa,. Por las buenas estos/as H.P., no van a soltar nada y además cada vez nos van a pedir “más sacrificios”, por el bien de todos/as, osea el suyo.

  3. Joder con lo fácil que sería juntarnos unos cuantos con ganas, ver a los cagones que nos están apretando llorando como niñas, es tan sencillo pero a la vez, por idiotas tan difícil. Cansado estoy de esperar esa chispa que nos haga saltar y tomar nuestro arrebatado destino…
    Tan simple tan complicado, es entender que no somos un rebaño, solo es cuestión de levantar la cabeza y ver… joder, con tanta información y comunicación, y quedarnos en nada… !NO!.(ostia he gritado y son las tantas)

  4. Partiendo de que la imbecilidad es, pese a quien pese, minoritaria, los adjetivos a utilizar son otros, bastante más gruesos, amén de declarados y evidentes.
    Lo positivo de la situación actual, lo acabo de hacer telefónicamente, es que te puedes cachondear sin el menor descaro de cualquier actitud “de partido”, porque las decisiones afectan a todos, aunque parece que duele admitir eso.
    No creo que se logre el cambio en el sistema de representación con alardes pacifistas, sino todo lo contrario. Recomiendo, contra dudas al respecto, aprovechar una de las muchas ofertas en viajes a India… y garantizo que no volverán a soportar discursos sobre Gandhi o Teresa de Calcuta cuando vuelvan, a la vista de sus logros, y cuando les mencionen lo de la “mayor democracia del mundo”… es fácil que se interesen por la madre del interlocutor, y con acritud.

    De momento, y por tiempo indefinido, mientras no se institucionalicen los espacios restringidos y protegidos, normales en tantas partes del mundo, nos queda la opción de amargar la vida a concejales, alcaldes, diputados y senadores.

    Al ritmo de deterioro actual… perderemos la posibilidad en poco tiempo, y la violencia necesaria será cada vez mayor, la estupidez se disparará. Se nos divide de un modo tan grosero y grotesco, tan planificado en nimiedades, tan obvio en su pretensión de romper la comunicación, que anima a considerar que, realmente, lo merecemos.

    Ya casi nos suena normal que nuestros personajes públicos digan lo de ciudadanos y ciudadanas, españolas y españoles, vecinos y vecinas, …, que imposibilitan un discurso coherente, pero, lo que empezó como chorrada sindical parece que se impone, y hasta los hay que han llegado a escribir, en aras presuntamente económicas de uso del idioma, con “x” para ahorrar los “os” y “as”, o “as” y “os”, según la fuentes, que hasta esos extremos distinguen orígenes.

    Todo va en con misma intencionalidad intrínseca, como lo de funcionarios y no funcionarios, fumadores y no fumadores, … , jóvenes a los 30 para tener trabajo y desfasados a los 40 y pico ya. Me asustó hace unos años descubrir las críticas que se hacían a un grupo musical de Santander, con un sonido espectacular, porque no cantaban en el idioma adecuado, “cantabrón” o algo similar. Aquí en Asturias cada vez que un partido se empeña en la “llingua”, aborto con presunto fundamento lingüistico, se queda sin representación.

    Hay una noticia sin desperdicio que abunda en lo anterior: Iparralde se prepara para estrenar una moneda local vasca, y además lo argumentan, pero… no sería preferible el trueque tal como se llevó a cabo en Argentina?

    Suecia nacionalizó la banca en los noventa, y ya saneada volvió a su situación actual. Su porcentaje de funcionariado supondría aquí, si se lograse de la noche a la mañana, la desaparición del paro.

    Se habla tanto de Alemania que se olvidan cuestiones tan elementales, afortunadamente para los alemanes, como que su Constitución impide la toma de decisiones empresariales aún contando con la propiedad del 100% de las acciones. O su red de pequeñas Cajas de Ahorro, muchas locales, al contrario que las nuestras, robadas con nuestro propio dinero, que les dan la opción de la risa ante inicativas como las de Iparralde.

    Mientras no seamos serios y conscientes de que todos dependemos de todos, y de que si todos los componentes de nuestros variados entornos tienen niveles de vida dignos será poco menos que imposible que nosotros no lo tengamos… nos robarán como ahora, y nos hundirán cada día con más descaro.
    Lo de menos es decir lucha de clases o tertulia de comadres, pero, al ritmo actual se nos acaba el tiempo.Hace años que Chomsky expuso que las cuentas de las privatizaciones estaban hechas pero que no tenían prisa.

    Pues ahora les urge.

  5. El mundo occidental ha estado explotando al resto de los países durante décadas, pero ahora, desde hace unos años los países explotados se van quitando el yugo explotador y estamos viendo que el mundo occidental al no poder competir sin ventaja, se ha quitado la careta y trata de conseguirlo por medio de la guerra, en el exterior y la guerra interior contra los derechos de los trabajadores. La clase político-económica dominante no acepta disminuir sus privilegios y exprimirá a sus mansos ciudadanos.

  6. Es que no me entra en la cabeza… ¿Como puede haber gente (y no hace falta ni tan siquiera leer ID), que leyendo los periódicos o viendo la tele, y tan solo comparando el antes y el después de esos “personajilllos”, por que no siquiera el apelativo de personajes merecen, no se de cuenta de su ralea y siga empecinada en votarles. ¿Que les hace falta para abrir los ojos? ¿Que las den literalmente por el culo? Perdonad la grodería, pero es que no me entra en la cabeza tal grado de cerrazón, tanto borreguismo… ¡Cada día estoy más cabreado!

  7. Lo malo de todo esto no solo es que antes los políticos estaban para ayudar a sus conciudadanos, cosa que realmente no sé si algún día llegaron a hacer, pero que estoy totalmente seguro que ahora no hacen.
    Solo puedo decir que lo que no puede ser es que no hagan más que darnos palos por todos sitios, que nada más que piensen en el bien de la política de la UE con los acosadores de todos los países de Europa, tecnócratas sin sentimientos sin acordarse de todos los que mueren día a día sin sustento.

    Mi pregunta es: ¿Esto va a cambiar esto algún día?

    Saludos y suerte en la lucha

  8. Poco puede decir Marianico por la sencilla razón de que es un personaje vacio de ideas, ue da un paso adelante y otro atras, todo cuanto dice es una eterna duda, sin ninguna idea nin política ni propia.
    Y lo que dice poco valor tiene, no es nada creible, porque miente como lo ha demostrado en este mas y medio escaso que lleva durmiendo en la poltrona.
    Resumiendo es un trilero y embustero.

    • Posiblemente asistimos a la decadencia del capital, puesto que si sabemos que hay gente capaz (ya la había) de especular con la muerte. No lo callemos y que corra. Por medio de las páginas solidarias que recogen firmas, y denunciemos esto ante las autoridades pertinentes. Si se saltan los derechos humanos se delatan y así el engaño sale a la luz.

      Indignemonos todos y hagamos presión. Por ejemplo pedír opinión a rajoy y CIA, jueces e incluso a la iglesia.

      Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here